Jue. 29 Octubre 2020 Actualizado 11:10 am

pag.jpg

A la izquierda Gonzalo Himiob, y en el centro Alfredo Romero, las caras visible de la ONG (Foto: Archivo)

La intervención por otros medios: Foro Penal

Estados Unidos tiene un largo historial de golpes de Estado y cambios de gobierno en Latinoamérica. Y cuando no ha sido por intervención directa, ha empleado ONG como caballos de Troya que fungen como operadores o brazos de la política exterior estadounidense.

Basta que se instale un gobierno autónomo de los designios del país norteamericano para automáticamente se despierte el altruismo de estas organizaciones. Pero, ¿cómo operan? Oficinas como la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) despliegan donaciones y recursos a organizaciones no gubernamentales (ONG) y partidistas de la nación donde quieren intervenir.

Un cable publicado por el portal WikiLeaks revela una estrategia de cinco pasos implementada por Washington para debilitar y destruir la Revolución Bolivariana. Una de esas estrategias para "fortalecer la democracia" en el país suramericano consistía en dividir al chavismo y aislarlo internacionalmente, receta que se ha venido cumpliendo.

El documento filtrado expone que la USAID, entre 2004 y 2006, donó unos 15 millones de dólares a más de 300 a ONG en Venezuela, ofreciéndole "apoyo técnico y de capacitación", a través de su Oficina de Iniciativas de Transición (OTI), para emprender acciones desestabilizadoras. 

En el cable, el mismo embajador William Brownfield (2004-2007) estuvo a cargo de seguir los detalles del plan, que se empieza a implementar luego de que fracasara el golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez en abril de 2002 y su remanente en el paro petrolero a finales de ese mismo año.

La fórmula sigue

En un contexto más reciente, las ONG se convirtieron en multiplicadores de la campaña que promovía la imagen de un país cuya crisis generó un "éxodo masivo de venezolanos", lo que provocó, según la imagen de país que querían proyectar, la "mayor crisis migratoria" de la región. Cifras abultadas y falsas configuraron la estrategia para sostener este discurso.

Vale recordar que muchas de estas organizaciones estuvieron involucradas en una enorme trama de corrupción auspiciada por el entorno del gobierno fake de Juan Guaidó.

En estos últimos años, las ONG también se han dedicado a crear la narrativa de que en Venezuela se violan los derechos humanos, sin embargo, como veremos más adelante, este método tiene antecedentes que se remontan a los inicios de la Revolución Bolivariana.

La batuta de esta estrategia la ha llevado la ONG Foro Penal, organización que "presta asistencia jurídica a personas detenidas arbitrariamente", pero en realidad se ha dedicado a señalar como "presos políticos" a todo aquel que enfrente la justicia venezolana por cometer delitos contra la nación; muchos, incluso, vinculados a actos terroristas contra el presidente Nicolás Maduro.

La organización Freedom House, dependiente del Departamento de Estado, según este cable publicado, financió al bufete de abogados Foro Penal y a la oposición en los primeros años del nuevo milenio. Por eso no es de extrañar que sus directivos ya no guarden ni las formas para emular el discurso de la oposición venezolana, asumiendo posturas que se asemejan a la de un partido político.

"El año pasado la gente quería mantenerse en la calle y la oposición tuvo que retroceder en gran parte por las presiones gubernamentales y por seguridad. No era fácil continuar en la calle así", decía su director ejecutivo Alfredo Romero en 2018, a propósito de la escalada de violencia de la oposición de derivó en cientos de muertos y millonarias pérdidas materiales.

¿Cómo aislar a Venezuela internacionalmente?

Desde que se instaló la Revolución Bolivariana se ha intentado socavar su imagen. Además de señalar a los gobiernos de Chávez y Nicolás Maduro como autoritarios, estos han sido acusados de violadores de los derechos humanos.

La finalidad de esta campaña, en primer término, era denunciar a Venezuela en instancias internacionales para aislarlo políticamente. Y quienes sistematizan y van engrosando el supuesto expediente criminal del Estado son las ONG que hacen vida en el país, las que reciben financiamiento por parte de las oficinas gringas.

En aquella oportunidad —señala el documento filtrado por WikiLeaks— la USAID tenía planes de llevar a la Revolución Bolivariana a la Corte Internacional de La Haya por supuestas violaciones de los derechos humanos en Venezuela y crear un precedente.

¿Quiénes participaron subordinadamente a los designios de la oficina estadounidense? Sí, las ONG financiadas por EEUU. Organizaciones como Observatorio Venezolano de Prisiones y Human Rights Lawyers Network in Bolivar State (Red de Abogados por los Derechos Humanos) y otras se prestaron para construir la narrativa contra Chávez.

Ya en 2002 Foro Penal denunciaba al Gobierno por "crímenes de lesa humanidad", aun cuando en abril de ese año el comandante Chávez recibió un golpe de Estado orquestado entre la oposición y el gobierno estadounidense.

En la construcción de una falsa imagen

Esta supuesta sistematización de los "casos de tortura y desapariciones" por parte del chavismo le ha servido a Foro Penal para posicionarse como una fuente de credibilidad para los que quieren saber sobre Venezuela.

Informes como los de esta organización fueron utilizados por la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, cuyo insumos, prácticamente, fueron suministrados por la redes sociales y tamizados por las ONG.

Pero este no fue el primer encuentro entre Foro Penal y Bachelet. En 2007, esta ONG y partidos de oposición, durante una cumbre regional de energía, asistieron para hacer lobby contra el gobierno de Chávez. En esa oportunidad se reunieron con quien era la presidenta de Chile y se discutió la politización de la justicia venezolana, revela otro cable de WikiLeaks.

Detrás de cada golpe de Estado, cambio de gobierno o desestabilización siempre están involucradas las ONG. Es de inocentes pensar que estas no constituyen un brazo de las políticas de Estados Unidos si se toma en cuenta que son financiadas por este. 

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<