Dom. 14 Julio 2024 Actualizado Viernes, 12. Julio 2024 - 16:36

Magnicidio.jpg

Ya han ocurrido varios intentos de magnicidio contra el presidente Nicolás Maduro (Foto: Xinhua / AP Photo)

La eterna reincidencia opositora en la violencia política y el magnicidio

El fiscal general de la República, Tarek William Saab, ha ofrecido declaraciones sobre un comunicado emitido por las Autodefensas Conquistadoras de la Sierra el 6 de julio. Según la denuncia, los contactos con un grupo paramilitar comenzaron hace dos meses en La Guajira colombiana. Un emisario se identificó como miembro de la oposición venezolana y se llevaron a cabo tres reuniones en un restaurante de Maicao. 

Durante estos encuentros, se discutió la posibilidad de atentar contra el presidente Nicolás Maduro en actos públicos o sabotear la infraestructura eléctrica en el estado Zulia. Además, se mostraron mapas y fotos del palacio de Miraflores. Aunque no se llegó a concretar un monto de pago, se ofreció asilo político a quienes participaran en estas acciones.

En los últimos meses las autoridades venezolanas han desarticulado una serie de planes de desestabilización dirigidos contra el gobierno de Nicolás Maduro. Tales intenciones, que incluyen ensayos de magnicidio, espionaje y proyectos para generar violencia e inestabilidad, han puesto en evidencia una reincidencia por parte de sectores extremistas de la oposición, según el Fiscal General.

"Es muy delicada la reincidencia de este sector", advirtió Saab, quien ha detallado el desmontaje de al menos 8 casos de intentos de magnicidio en lo que va de año.

Dentro de los más destacados se encuentra el llamado "Alta Conspiración", en el que 11 individuos fueron detenidos por divulgar información militar clasificada; el caso de "Espionaje en Guasdualito", que implicaba la venta de datos confidenciales sobre la seguridad presidencial; y el caso "Fortunato", en el que un individuo fue arrestado por ingresar al país de manera irregular para recabar información sobre pilotos y personal militar.

Sin embargo, el caso más preocupante, según el Fiscal, es el conocido como "Asesino de La Viñeta", en el que el jefe de seguridad de la residencia presidencial fue captado conspirando para atentar contra la vida de Maduro. En total, cinco personas fueron detenidas e imputadas por este grave suceso.

Además de los proyectos de magnicidio, también se han frustrado planes destinados a fomentar violencia e inestabilidad en el país. Por ejemplo, el "Caso de Barinas" reveló una estrategia para efectuar una nueva versión de "La Salida", con la intención de provocar protestas y disturbios en varias ciudades, incluidas Caracas y Táchira.

El Fiscal General también informó sobre la detención de un individuo en Monagas por proferir amenazas de muerte contra Maduro. 

Recordemos que tales acciones no son nuevas, la oposición extremista históricamente ha recurrido a los paramilitares colombianos como mercenarios en sus planes desestabilizadores contra Venezuela; al respecto vale la pena reseñar las más recientes declaraciones del exjefe paramilitar Salvatore Mancuso en las que asegura que para la "Operación Daktari" hubo complicidad, abrigo y resguardo de las autoridades, y señaló específicamente a los entonces alcaldes de los municipios El Hatillo y Baruta, Alfredo Catalán y Henrique Capriles, junto al gobernador del estado Miranda de ese momento, Enrique Mendoza, quienes habrían amparado la acción sediciosa.

Alcaldes opositores se unen al camino del consenso político 

En medio de tales asechanzas para escalar la tensión política, la noticia de que cuatro alcaldes opositores de los estados Guárico, Cojedes y Barinas se han sumado al llamado del presidente Nicolás Maduro por la unidad y el consenso genera un fuerte contraste. 

Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional, ha destacado la importancia de este gesto, y lo considera un paso crucial en la construcción de un país de paz y unidad.

"Queremos agradecer este paso crucial que ha dado un grupo de alcaldes a escala nacional... quienes han expresado lo que conforma el núcleo principal de nuestra campaña y del discurso del presidente Nicolás Maduro: la necesidad del consenso, la necesidad de la unión, la necesidad de cuidar el crecimiento económico para poder construir prosperidad en el futuro, la necesidad de cuidar la paz de la república", afirmó Rodríguez. 

El presidente de la Asamblea Nacional destacó que "mucho daño se ha hecho en aras de buscar atajos que nos llevaran a la violencia y a la diatriba inútil". En ese sentido, hizo un llamado al rechazo de la violencia y alertó sobre la reaparición de posturas peligrosas en sectores desesperados que buscan desestabilizar, pero enfatizó con seguridad: "no lo vamos a permitir, el pueblo de Venezuela va a responder a estos intentos de torcer la tranquilidad que ahora tenemos".

La insistencia de sectores de la oposición en promover la violencia como herramienta política para socavar el orden constitucional y generar caos en el país refleja una profunda incapacidad para construir alternativas a través del diálogo y de la participación. 

La decisión de los alcaldes de unirse al llamado por la paz y la unidad, en contraste con las intenciones de los sectores extremistas de la oposición, evidencia la profunda convicción de la sociedad venezolana por el mantenimiento del orden constitucional y la búsqueda de soluciones pacíficas. La praxis del presidente Maduro, que busca la construcción del proyecto de país a través del diálogo y la participación, encuentra un eco en la mayoría de la población, que rechaza la violencia y se resiste a las maniobras de desestabilización.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<