Dom. 13 Junio 2021 Actualizado 9:41 am

MAHMUD HAMS.jpg

Benjamin Netanyahu pidió a los residentes israelíes "aguantar" las respuestas bélicas palestinas (Foto: Mahmud Hams / AFP)

La última palabra en Palestina la tendrá quien aguante más

Los extraordinarios enfrentamientos entre los palestinos e Israel son una prueba de una situación paradójica que no acabará pronto. El enfoque israelí de lo que está ocurriendo parece formal y engañoso. El jefe del Estado Mayor israelí, Aviv Kochavi, dijo: "Hamás no ha evaluado adecuadamente la gravedad de nuestra respuesta, ya que la Franja de Gaza se enfrenta a una enorme intensidad de ataque que no se ha visto hasta hoy".

Tel Aviv reveló que había bombardeado más de 1 mil 500 objetivos y destruido decenas de edificios en la asediada ciudad de Gaza. Sin embargo, Israel nunca se dio cuenta de que los grupos de resistencia palestinos habían introducido nuevos misiles de largo alcance y habían aumentado significativamente la potencia de fuego, con un ritmo de más de 150 cohetes disparados a diario y simultáneamente. Los palestinos registraron más de 100 edificios alcanzados en Israel, y Gaza introdujo una nueva amenaza al lograr bombardear desde el primer día Jerusalén y Tel Aviv.

Se trata de un cambio fundamental en las reglas de enfrentamiento, de bombardear gradualmente y evitar bombardear Tel Aviv, que el Eje de la Resistencia está acostumbrado a observar. Por primera vez se lanzaron nuevos misiles, uno bajo el nombre de "Al-Qasim" (llamado así por el comandante iraní Qassem Soleimani, responsable del suministro de armas a los palestinos), de 400 kilogramos, y el otro misil, "Ayyash" (llamado así por "Yahya Ayyash"), con un alcance de 250 kilómetros.

Khaled Meshaal, representante de Hamás en el extranjero, no dudó en afirmar que "la resistencia se ha beneficiado de Irán, de sus misiles y de su experiencia, y las organizaciones de Gaza se han beneficiado del contrabando de armas y de tecnología militar".

La operación israelí "Guardián de los Muros" fracasó frente a la "Espada de Jerusalén" palestina a la hora de introducir una nueva ecuación de disuasión. Como en todas las guerras, Israel consiguió destruir instalaciones, tierras agrícolas, edificios civiles, bancos, vías públicas y edificios para los medios de comunicación locales y extranjeros. Esto indica que la resistencia palestina ha logrado reducir el banco israelí de objetivos altamente sensibles, como solía ocurrir en guerras pasadas. La incapacidad israelí para determinar la ubicación de los lanzadores de cohetes y el paradero de los altos mandos militares significa que las instituciones civiles son ahora el objetivo predilecto de Israel.

Israel no ha cambiado nada fundamentalmente en su política destructiva adoptada en décadas pasadas contra Gaza o Líbano: apuntar a las infraestructuras y a las zonas residenciales son los objetivos preferidos de Israel, con la esperanza de poner a la población en contra de la resistencia local. Gaza introdujo un nuevo elemento en la lucha al aumentar la intensidad de su potencia de fuego contra diferentes ciudades israelíes que nunca antes había atacado, empezando por el corazón de Tel Aviv hasta la ciudad sureña de Eilat.

Después de cada batalla entre Israel y el Eje de la Resistencia, cada una de las partes examina la actuación durante el combate para concluir las lecciones adecuadas con el objetivo de mejorar su actuación y rellenar los puntos ciegos, en preparación para la siguiente batalla. Todavía es pronto para concluir si será la intensidad de los cohetes lanzados o la calidad de los misiles lo que resultará decisivo.

Esta siguiente generación quiere recuperar toda la tierra usurpada: ya no aceptará la mano israelí en Palestina

Como en todas las guerras pasadas, los responsables israelíes juran que devolverán a Gaza a la "Edad de Piedra", destacando la potencia de su artillería y, sobre todo, la fuerza aérea proporcionada por la industria militar estadounidense. No cabe duda de que Israel no tiene rival en Oriente Medio en cuanto a su fuerza militar. Sin embargo, aparte de la introducción de los nuevos jets F-35 en esta batalla, Israel infligió importantes pérdidas humanas y materiales a su oponente, como siempre ha hecho. Dado que no hay responsabilidad internacional y que Israel desprecia todo el derecho público internacional, el apoyo ilimitado de Estados Unidos anima al primer ministro Benyamin Netanyahu a hacer caso omiso de las reglas de la guerra, atacando a niños (60 muertos hasta ahora), mujeres (39 muertas) y muchos otros civiles. Sin embargo, Israel no logró su objetivo de limitar el lanzamiento de cohetes y misiles.

Para sorpresa de los planificadores israelíes, la solidaridad local palestina en Gaza apoyó a los grupos de resistencia. Los palestinos viven en la ciudad asediada de Gaza con medios limitados y con falta de muchas necesidades básicas desde hace años. Estos palestinos han desarrollado una resistencia al agravio, ejemplificado en el dicho local: "Me estoy ahogando y tengo miedo de mojarme".

Israel afirma que ha interceptado el 90% del total de 3 mil cohetes y misiles procedentes de Gaza lanzados contra diferentes ciudades israelíes. Esto significa que al menos unos cientos de misiles lograron escapar de la red de sistemas interceptores israelíes. Estos cohetes obligan a miles de israelíes a meterse en sus refugios e impiden que la vida cotidiana continúe con normalidad, a diferencia de lo que ocurrió en anteriores guerras contra Gaza.

La resistencia palestina consiguió lanzar unos 150 cohetes al día, que cayeron en distintos sitios: cerca de Haifa, en el norte, el aeropuerto de Ramón, en el sur, y diferentes asentamientos alrededor de Gaza como Ashkelon, Ashdod, Beersheba (Negev), Gush Dan (Tel Aviv) y Jerusalén. La inteligencia israelí no supo anticipar la capacidad de los palestinos para atacar simultáneamente diferentes ciudades israelíes.

También es significativo el levantamiento de los árabes de 1948 que tienen la nacionalidad israelí. Durante el bombardeo de Gaza, afirmaron la unidad de la resistencia en la ciudad asediada. Parece que la era de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) que firmó los Acuerdos de Oslo ha terminado y que la siguiente generación quiere recuperar toda la tierra usurpada: ya no aceptará la mano israelí en Palestina.

La ciudad asediada de Gaza se ha convertido en una suerte de campo de concentración. Aislada del mar y de la tierra (solo el paso de Rafah está abierto, según voluntad egipcia), y no tiene aeropuerto. En consecuencia, todas las armas llegan a la ciudad a través de sus túneles secretos. Sin embargo, esta guerra -no cabe duda de que será devastadora para Gaza- ha puesto en peligro a la entidad israelí con el resurgir de la solidaridad del pueblo palestino, manifestada por primera vez desde 1948.

Benjamin Netanyahu pidió a los residentes israelíes "aguantar". Los dirigentes israelíes no se comprometieron con un momento concreto para poner fin a la guerra, entienden que esto va para largo. Esto se evidenció con la posición de Estados Unidos en las Naciones Unidas cuando el embajador estadounidense vetó una petición de alto el fuego en el Consejo de Seguridad. En consecuencia, la última palabra la tendrá el bando que sobreviva más tiempo, en una guerra que seguirá su curso entre los beligerantes durante unos días más.


Este artículo fue publicado originalmente en el blog de Elijah J. Magnier el 18 de mayo de 2021, la traducción fue realizada por Eli C. Casas.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<