Dom. 01 Agosto 2021 Actualizado ayer a las 11:35 am

Brasil 1.jpg

Brasil ha alcanzado un nuevo sitial de crisis política y social desde el auge de la pandemia COVID-19 en simultaneidad a la presidencia de Jair Bolsonaro (Foto: AFP/Getty Images)

De la tragedia a los cambios necesarios

A finales de año leímos numerosos artículos, ensayos y entrevistas haciendo balance de la situación económica y política del país. Todos muy interesantes, unos más completos y profundos y otros más sucintos.

Me atrevo aquí a sistematizar unas breves notas, de lo que podríamos llamar la tragedia de 2020.

El año estuvo marcado por tres hechos principales que trajeron enormes consecuencias a la vida de nuestro pueblo: la crisis económica capitalista; el estallido de Covid-19 y la forma en que lo tratamos y el comportamiento de un gobierno loco y genocida, con sus métodos fascistas de gobernar para una minoría de seguidores fanáticos.

La economía brasileña

La crisis capitalista que está instalada en el mundo desde 2008, se ha agravado aquí en Brasil desde 2014, y desde entonces, solo ha empeorado con medidas neoliberales y una política económica que solo protege al capital financiero y las corporaciones internacionales. El resultado del año fue que el PIB brasileño cayó un 5%; la tasa de inversiones productivas, fundamental para impulsar el crecimiento económico, bajó hasta apenas el 15,4%, cuando ya teníamos el 21% en 2013, y en los años dorados llegamos al 30% del PIB invertido. Incluso el capital extranjero, siempre especulativo, se dio cuenta y huyó. Las salidas aumentaron de 45 mil millones de reales (en 2019) a 87 mil millones en 2020. Y los indicadores de la industria son aún más aterradores, ellos pesaron 18% del PIB en 2004 y cayeron a solo 11%. Ningún país se desarrolla sin una industria y una agricultura fuertes.

Brasil 3.jpg

La crisis estructural de la economía brasilera ha quedado expuesta (Foto: Reuters)

En la agricultura, el modelo del agronegocio continuó predominando y creciendo, pero produce solo commodities, no alimentos para el mercado interno. Hoy, el 80% de nuestra tierra y fuerzas productivas agrícolas están enfocadas solo en la producción de soja, maíz, caña de azúcar, algodón y ganadería extensiva. Las empresas transnacionales que controlan los insumos y los grandes terratenientes ganan mucho dinero. Pero la sociedad y la economía en su conjunto, no. Sin mencionar que todavía estamos en una etapa pre-estado moderno, ya que los ruralistas se niegan a pagar impuestos a la exportación (que los protege la Ley Kandir del gobierno de Fernando Henrique Cardoso, FHC), se niegan a pagar el Impuesto a la Circulación de Mercancías (ICM), pesticidas y otros productos, como se vio ahora en São Paulo. Es decir, es renta agraria, utilizando nuestros recursos naturales, infraestructura, logística, pero no quieren aportar al Estado, los servicios públicos y la sociedad. En Argentina, la soja paga el 35% de los impuestos a la exportación y los fondos van directamente a programas de distribución de ingresos sociales. En otras palabras, los ingresos extraordinarios del boom de los precios internacionales de las materias primas y la subida del dólar se reparten entre todos los ciudadanos y no solo entre media docena, como aquí.

El agronegocio ejerció su fuerza e influencia en el gobierno, intentó aprovecharse y lanzó más de 300 nuevas etiquetas de pesticidas. El agrotóxico mata la biodiversidad, contamina el agua y contamina los alimentos. Se ha comprobado que causa enfermedades y cáncer. Todo esto yendo en la dirección opuesta al progreso. Europa prohíbe el uso de la fumigación aérea y le ha dado un plazo de tiempo al glifosato. En México, el gobierno acaba de decretar que en tres años se deben eliminar de su agricultura los pesticidas y las semillas transgénicas.

Si no fuese suficiente el modelo de concentración de ingresos de la agroindustria, el latifundio atrasado y depredador, que no produce nada, sino que solo acumula de manera primitiva, apropiándose privadamente de los bienes de la naturaleza, regresó con toda la fuerza y ​​apoyo del Estado y del gobierno. Los terratenientes, retrasados ​​en su forma de acumular, son sostenidos por el capital financiero, y con ello buscan apropiarse de tierras públicas, minerales, biodiversidad, bosques, agua e incluso el oxígeno de los bosques para venderlo como crédito de carbono, en su ensañamiento de máxima acumulación con los bienes de la naturaleza. Nuevamente a expensas de las necesidades de todas las personas. Esta política se hizo famosa en la expresión del ministro que los defiende: "¡Es hora de pasar el ganado!" es decir, apropiarse de todo lo que puedan, en cualquier momento ... El resultado expandió las consecuencias para toda la sociedad. Nunca habíamos tenido tantos incendios. Y no solo en el bioma amazónico, sino también en el Pantanal y el Cerrado. El cambio climático es perceptible para cualquier ciudadano, e incluso São Paulo, nuestra metrópolis más grande, sufrió lluvias irregulares y la noche del mediodía causada por el humo de la quema en el Amazonas.

No se han regularizado áreas indígenas ni territorios afrobrasileños en los últimos cuatro años. Al contrario, nunca habíamos tenido tantas invasiones de agricultores en sus áreas. Y se ha fomentado y protegido a más de 20.000 mineros de oro que explotan minerales en áreas indígenas. De ahí que la violencia contra estos brasileños haya alcanzado índices inaceptables.

Siguiendo la misma lógica de solo proteger el capital y la acumulación, el Estado y el gobierno abandonaron todas las políticas para estimular la producción de alimentos y dar atención a la llamada agricultura familiar y campesina. Y son ellos los que producen para el mercado nacional. Ya no hay asistencia técnica, programas de vivienda rural ni programas de compra de alimentos.

En cuanto a la reforma que es una política de Estado y está en la constitución como una forma de garantizar el derecho al trabajo de la tierra, se enorgullecen de decir que la enterraron. Que ya no se necesita. Fue precisamente para eso que el latifundio y los ruralistas de la agroindustria eligieron este gobierno. ¡Tiene sentido!

El COVID y las condiciones de vida del pueblo brasileño.

Si los resultados en la economía no fueran suficientes, provocados por la crisis capitalista y por una política económica ultra neoliberal, tuvimos el Covid-19. El golpeó, como enemigo invisible y mortal, a más de 8 millones de brasileños y llevó al cementerio a unas 200 mil personas, de todas las edades y clases sociales. E incluso médicos, enfermeras, religiosos y personas que trabajaban ayudando a otros pagaron este alto precio.

¿Por qué, aquí, no derrotamos a este enemigo común, si otros países lo lograron? Por qué nos faltó la estructura de apoyo del Estado, un gobierno con representación, capacidad y moral para coordinar las acciones de esta guerra, y la educación necesaria para que nuestro pueblo actuase colectivamente.

Otros países, organizaron a la sociedad de manera diferente, priorizaron el combate unitario al enemigo, y ganaron. Aquí, el Estado y el gobierno se han aliado con el enemigo. Y en la sociedad, lamentablemente, prevalecieron actitudes oportunistas, individualistas, de comerciantes y jóvenes a pesar de saber que eran vectores del virus.

En Vietnam murieron menos de 100 personas. En Indonesia, un país con más de 280 millones de habitantes, solo murieron 3 mil personas.

El pueblo fue lanzado a su propia suerte, tuvo que abandonar los cuidados y salir a la calle a buscar comida. El gobierno se obligó a pagar los 600 reales, ahora ha sido cancelado. Los resultados de esta política demente y genocida no aparecen solo en los muertos, sino también en todos los indicadores sociales de las condiciones de vida de la población.

Si somos la decimotercera economía del mundo, sin embargo, nuestra población se encuentra entre la de los 83 países con las peores condiciones de vida. Somos, junto con Sudáfrica, el peor país en desigualdad social. Terminamos el año con un 14% de desempleo, que mide solo a quienes buscan trabajo, y tenemos 60 millones de trabajadores adultos, fuera de la economía y los derechos sociales. Un Brasil rechazado. Rechazados por el Estado excluyente y por una estúpida y embrutecida burguesía que no piensa en la nación, solo controlan su cuenta bancaria.

Nunca habíamos tenido tanta violencia urbana. Nunca hemos tenido tanto odio y racismo. Y la violencia contra la mujer, dentro del hogar, alcanzó las altas tasas de feminicidios, también practicada por caballeros blancos, "buenos", adinerados, que robaron la vida de sus exparejas en todas las clases sociales.

El hambre afecta a 12 millones de brasileños y otro 20% come por debajo de sus necesidades. La inflación de alimentos varía entre el 20% y el 80% según el producto, afectando a los más pobres.

El programa mi casa mi vida, fue interrumpido.

Alrededor de 60 países ya están vacunando a su población. Por aquí, el ministro de Salud debe estar estudiando geografía para saber por dónde pasa la línea del ecuador.

El gobierno de Bolsonaro.

Con cada día que pasa, la naturaleza de este gobierno se vuelve más clara, que se ha vuelto loca y genocida. Voy a ahorrar detalles. Quizás la opinión de algunos exministros como el Gral. Santos Cruz, el Dr. Mandetta, el consultor Sergio Moro, que conocen bien la casa desde adentro, nos bastarían para entender de qué tipo de gente se trata la que nos está gobernando. Y por qué ha sido tan dañino para el pueblo brasileño y para la democracia.

Brasil 2.jpg

Bolsonaro ha colocado al país en un nuevo cuadro de crisis política. (Foto: Reuters )

Lo positivo es que ahora se alzan más voces en las editoriales de periódicos y televisoras que antes lo apoyaban e incluso en intelectuales que habían pedido el voto. La pregunta que todos se hacen, ¿de dónde vienen las fuerzas que lo apoyan? No se puede simplificar con la tutela militar, porque a pesar de los 6.157 oficiales de las tres armas presentes en el gobierno, parece ser una cuestión de oportunismo personal, para apoderarse de pequeños privilegios y mejorar su carrera, dado que su desempeño profesional es pobre en funciones administrativas y ha avergonzado a todos y especialmente a la FFAA. El ministro del Ejército no se cansa de advertir que las FFAA no participan en el gobierno, que son solo instrumentos de Estado!! Espero que algún día el Gral. Vilas Boas, se disculpe públicamente por la trampa que tendieron contra todo el pueblo, que solo él y el capitán conocen!

Es cierto que parte de la burguesía, con sus banqueros y transnacionales, sigue apostando por su plan Guedes, sedienta de más privatizaciones prometidas, como la de Eletrobras, Correios, Caixa.. para aprovecharse de nuestra riqueza natural.

El gobierno no tiene proyecto de nación, no tiene hegemonía ideológica y política en la sociedad. Vergonzosamente perdieron las elecciones municipales, donde perdieron todos los que se identificaron con el bolsonarismo. Y no hay nada que demuestre que las ideas neofascistas sean mayoría en la sociedad. Al contrario, sus discursos, tesis y ejemplos son defendidos únicamente por fanáticos, que no deben ser más del 10%, como hay en toda sociedad.

Entonces, los hechos más recientes nos hacen cambiar la pregunta y en lugar de cuestionarnos quién lo sostiene, debemos preguntarnos, ¿cuánto tiempo aguantaremos tanta incompetencia y locura?

Las perspectivas para 2021

Ante una realidad tan dura, que ha costado tantas vidas, tanto sacrificio y desánimo a nuestro pueblo, ¿qué perspectivas tenemos? De hecho, las soluciones no son simples y no se limitan al corto plazo. En los movimientos populares hemos debatido estos dilemas y qué hacer.

Hay una misión permanente de la naturaleza de nuestro trabajo que nos impone la tarea de organizar a la clase obrera de todas las formas posibles. Sobre todo los contingentes del “Brasil rechazado”, de los 60 millones de adultos abandonados a su propia suerte, sin trabajo, ingresos, hogar y futuro. Sabemos que la mayoría son mujeres, jefes de familia, jóvenes, negros y que viven en las periferias de todas las ciudades. Necesitamos organizarlos, para que luchen por defender sus derechos y lograr soluciones a sus problemas.

Proponemos la construcción inmediata de un FRENTE POPULAR, amplio, que reúna a todas las centrales sindicales, todos los partidos políticos que quieran, el Frente Brasil Popular, el Frente pueblo sin miedo, las iglesias, las entidades, los artistas e intelectuales. Y ese frente debe luchar por una agenda unitaria, que oriente nuestro qué hacer con urgencia, la defensa de los intereses populares, a saber:

  1. Luchar por la vacuna ya y para todos, con urgencia, prioridad. Y fortaleciendo al Sistema Único de Salud, SUS, con los recursos necesarios.
  2. Lucha por Fuera Bolsonaro. Este gobierno no cuenta con las condiciones políticas y sanitarias mínimas para enfrentar los problemas como gobierno. Hay más de 50 solicitudes por impedimento durmiendo en la Cámara de Diputados.
  3. Garantizar el acceso a alimentos saludables para todos, con precios controlados.
  4. Garantizar la continuidad y ampliación de las ayudas de emergencia, para cada trabajador que se encuentre en paro o que no pueda cumplir con su contrato.
  5. Exigir un plan nacional de empleo para todos.
  6. Aprobar un impuesto a los más ricos, esos 88 multimillonarios que se hicieron aún más ricos. Sobre las herencias y movimientos de bancos. Derogar la ley Kandir y poner fin a la isención fiscal que absorbió 457 mil millones de las arcas públicas este año, según Unafisco.
  7. Luchar contra las privatizaciones y defender Eletrobras, Correos, Caixa, Serpro, Petrobras, y las tierras que el gobierno y los ruralistas quieren entregar, el 25% de cada municipio, al capital extranjero.
  8. Lucha contra el racismo y cualquier tipo de violencia contra la mujer.

Este es el programa mínimo que deben asumir todos los movimientos, partidos, parlamentarios y diferentes formas de organización de nuestro pueblo.

Aunque sabemos que su logro depende de la lucha social, de masas, que solo ve después de la vacuna. Pero llegará. El aumento de los problemas solo aumenta las contradicciones y conflictos sociales. Que algún día estallarán, lo quiera los gobernantes o no.

Y es evidente que la recomposición democrática de nuestras instituciones pasa también por aclarar los engaños que provienen de un golpe ilegítimo contra Dilma. ¿Y por qué la sociedad necesita saber quién ordenó la muerte de Marielle? ¿A dónde fueron los recursos públicos desviados en la “rachadinha”? Necesitamos devolver los derechos políticos de Lula, extorsionado ilegalmente por la banda de Curitiba. Revisar el caso contra el almirante Othon encarcelado injustamente. Recomponer los derechos sociales y laborales asegurados en la constituyente y volver a tener una política exterior soberana.

Y a mediano plazo, necesitamos construir un nuevo proyecto de país. Un proyecto de nación que reorganice nuestra economía basada en la producción, en la industria y en la agricultura, para garantizar bienes, trabajo e ingresos para todos los brasileños. Un proyecto que anteponga la vida y las condiciones de vida. Un proyecto basado en la universalización de los derechos a la educación, la salud, la tierra, la vivienda digna y la cultura. Solo un proyecto que combate la desigualdad social y la discriminación puede construir una sociedad más justa y armoniosa. Y las elecciones de 2022, deben ser para reunir fuerzas políticas para este nuevo proyecto, que congregue una mayoría popular en las instancias del Estado y no solo disputas menores de nombres y partidos.

Si no construimos estas alternativas, la crisis ciertamente se profundizará en todos los sentidos: económico, social, político, ambiental y cultural, cobrando un costo cada vez mayor a nuestro pueblo.

Por Joao Pedro Stedile 

João Pedro Stedile (Lagoa Vermelha, 1953) es un economista brasileño graduado en economía en la Universidad Católica de Río Grande do Sul y post-graduado en la Universidad Nacional Autónoma de México. Forma parte de la dirección nacional del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST), del que es uno de los fundadores, de Vía Campesina y del Frente Brasil Popular, constituido como alianza de unas setenta organizaciones pertenecientes a movimientos populares, juveniles, feministas, sindicales, pastorales y fuerzas políticas.

La publicación original esta fechada en São Paulo, el 7 de enero de 2021

Fue publicada inicialmente para el portal PODER 360, Brasilia.

Los creditos de traducción son para Carmen Navas Reyes

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<