Vie. 19 Abril 2024 Actualizado ayer a las 6:45 pm

2022_02_01_07.19.42_edit_1.jpg

Rueda de prensa entre la Cancillería colombiana y FAO en Colombia, el 1 de febrero de 2022 (Foto: AFP)

Controversia entre Colombia y FAO expone propaganda en contra de Venezuela

Hace poco, la Canciller de Colombia, Martha Lucía Ramírez, salió a cuestionar a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) por haber incluído a su país en la lista de los países donde es probable que la inseguridad alimentaria se deteriore aún más en los próximos meses, dentro de un informe titulado Puntos críticos de hambre. Alertas tempranas FAO-PMA sobre la inseguridad alimentaria aguda. Perspectivas de febrero a mayo de 2022.

Lucía Ramírez sostuvo que la publicación carece “del soporte técnico, definición metodológica y claridad en las fuentes que le den validez y credibilidad” y pidió que se corrigieran las afirmaciones del informe. Las exigencias las hizo en unas declaraciones públicas que contaron con la presencia del representante de la FAO en Colombia, Alan Bojanic, quién por su parte ofreció unas disculpas e intentó aclarar que la forma en que se presentó el informe "no fue la mejor".

"Lamentablemente no refleja lo que se quería revelar", respondió Bojanic, lo cual era "llamar la atención sobre la inseguridad alimentaria aguda de algunas poblaciones en el territorio, principalmente en el tema de migrantes venezolanos". El representante de la FAO continuó su aclaratoria diciendo que el mapa no había ayudado con ese objetivo y que hacía parecer 'que Colombia estaría en igual situación que otros países que están en una situación de inseguridad (alimentaria) crónica”.

Sin embargo, siguiendo la revisión que la investigadora Clara Sánchez hizo al documento, se observa claramente que Colombia sí aparece, junto a Haití y Honduras, entre los paises con situación alimentaria crítica por múltiples factores. Sánchez también indica que en la página 19 del documento, se afirma que Colombia “según el resumen de necesidades humanitarias de 2022, tiene 7,3 millones de colombianos que sufren inseguridad alimentaria y necesitan asistencia alimentaria”.

No hay manera racional de sostener que la mayoría de esas siete millones de personas que padecen de inseguridad alimentaria son en realidad inmigrantes venezolanos, y que por lo tanto, sea "culpa de Venezuela" que la gente en Colombia esté pasando hambre, y no de un Estado que ha abandonado las políticas sociales y se ha dedicado a fortalecer las estructuras del paramilitarismo y el narcotráfico. Pero eso parece ser lo que Bojanic intenta hacer.

Clara Sánchez recuerda que no es la primeras vez que un informe de la FAO incurre en la manipulación de la información para presentar a Venezuela como zona de "crisis humanitaria". Afirmaciones de esa clase validan los despliegues de recursos financieros para invasiones militares o golpes de Estado. 

Este caso es ejemplificante sobre cómo las "observaciones" acerca de la realidad política, económica y social en nuestro país, emitidas por organizaciones internacionales como la FAO, casi siempre vienen cargadas con elementos de propaganda más que con datos fiables. 

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<