A un Click: La mano invisible te saqueó la nevera

Este click conducido por Larissa Costas y basado en las investigaciones de la economista y profesora Pascualina Curcio busca contrastar los índices de pobreza en Venezuela en los últimos años del puntofijismo y durante la Revolución Bolivariana (los datos disponibles incluyen hasta el año 2015). Cuáles indicadores han sido afectados los últimos años, y sus orígenes. ¿Fracasó realmente el modelo chavista y bolivariano? ¿Necesitamos menos controles en la economía venezolana? La respuesta a esas preguntas se encuentran en el extenso trabajo de la profesora Curcio.

Cuando se mide la pobreza en Venezuela consideramos dos metodologías. La primera de ellas es la pobreza por nivel de ingresos, que es un valor vulnerable a cambio de precios y salarios. La segunda es la pobreza por necesidades básicas satisfechas. Con el primer método, el análisis compara el ingreso del hogar con el precio de la canasta básica (que incluye la canasta alimentaria más otros bienes y servicios). El trabajo de Pascualina Curcio demuestra que entre 1980 y 1998 los hogares en pobreza general se incrementaron en 149%, mientras que en la etapa de la Revolución Bolivariana la pendiente va en decrecimiento. Sin embargo, dos eventos marcan una afectación en esa tendencia: sabotaje petrolero y paro empresarial ocurrido entre los años 2002-2003 y la guerra económica que se recrudece tras la desaparición física del Comandante Chávez. El segundo método, la medición de la pobreza por necesidades básicas insatisfechas, es un concepto más estructural y mide variables sociales como el porcentaje de hogares de niños entre 7 y 12 años que no asisten a la escuela, las condiciones de la vivienda, hacinamiento, dependencia económica, acceso a servicios básicos, etc.

El trabajo de Curcio da cuenta de cómo se ha mantenido la disminución de la pobreza por necesidades básicas satisfechas considerando las variables que hemos explicado, incluso bajo la agresión económica y financiera que estamos viviendo desde 2013.