La corporación

En este documental de origen canadiense la corporación es radiografiada, estudiada y diagnosticada más como persona común que como una institución. El estatus de persona jurídica con que se ampara según los estamentos internacionales hace de la corporación un ente que se comporta y tiene los mismos derechos que las personas en el mundo. El comportamiento de las empresas modernas compende la primera parte de esta película, no en balde llamada "Análisis de personalidad".

El diagnóstico, visto desde el punto de vista de la psiquiatría y la psicología, es claro: las prácticas corporativas equivalen a los síntomas que expresa un psicópata, según el Manual de diagnóstico y estadístico de los transtornos mentales. El paralelismo entre la corporación y la de un sujeto con conductas psicopáticas recorre todo el documental, y sirve de pivote para hablar de la historia de las corporaciones, sobre todo las más dominantes de los Estados Unidos, que empezaron como instituciones públicas y hasta los momentos ha mutado en instituciones privadas cuyo único afán es el del lucro.

La segunda parte titulada "Influencia del entorno" es la presentación del mundo corporativo, su alcance, influencia y consecuencias que produce en los distintos rincones del planeta, sea en poblaciones o sobre los recursos renovables y no renovables disponibles.

Guerras y catástrofes, privatizaciones de recursos vitales, servicios básicos y medios de producción, la lógica subjetiva y objetiva del consumismo moderno, la férrea competencia entre corporaciones, el manejo de las percepciones con respecto al corporativismo, el imperio de las marcas, la trama de márketing encubierto, las manipulaciones científicas y el lucro sin escrúpulo, son factores y consecuencias de las corporaciones psicópatas que analiza el documental con detenimiento.

Por último, pero no menos importante, en la tercera parte se relata la connivencia que ha existido entre las corporaciones y los regímenes autoritarios como el fascismo y el nazismo, y más recientemente con el régimen de Hugo Banzer en Bolivia a principios del siglo XXI. Los intereses económicos han mediado, sin falta, en esa relación, pues el despotismo es la fórmula de gobierno que las mismas empresas prefieren para arropar el globo entero.

Misión Verdad invita a ver este extenso y sin embargo didáctico documental lanzado en 2003, que no pierde vigencia al mismo tiempo que auscultamos como si fuera un vecino violento a las corporaciones para intentar comprenderlas en su intento de imponer un gobierno corporativo global a su imagen y semejanza.

Ya lo subrayaba Sun Tzu: la única forma de vencer al enemigo es conociéndolo a profundidad.