Trabajadores de Mc Donald's en huelga en 50 ciudades de EEUU

Saludar, tomar la orden, recibir el dinero, dar cambio, entregar el ticket de venta y despedir al cliente. Todo en un minuto, dos, quizá tres. Para la industria de comida rápida esta es la función rentable del "personal calificado" del siglo XXI.

Pero este personal anda arrecho. En más de 50 ciudades de EE.UU. trabajadores de cadenas de comida rápida protestan para conseguir una mejora salarial; para ganar 15 dólares la hora.

Aunque la publicidad laboral de McDonald's y compañía esté dirigida a jóvenes bachilleres y universitarios de los primeros semestres de carrera, la verdad es que estas industrias ganan millones de dólares gracias al trabajo de empleados con más de 25 años de edad, con hijos y familias que intentan mantener por 7,25 dólares la hora.

Este además es el salario mínimo federal, ubicado a nivel de pobreza.

Los trabajadores envejecidos no tienen posibilidad de trabajar 40 horas semanales (lo que hace un empleado con suerte en Estados Unidos) ya que sólo se les permite 28 horas por semana ¿La razón? Si trabajan 30 horas tienen derecho a un seguro médico.

Seguro médico que les serviría en caso de sufrir quemaduras por exponerse a hornos de elevada temperatura, o sufrir accidentes los motorizados que reparten la comida a domicilio. Para empeorar la situación, sus horarios cambian a diario y si hay poca clientela les dan el día libre. En resúmen, sobre un salario promedio de 100 dólares semanales, 30 se les van en el ticket del metro.

Dato: McDonald's tuvo $ 5.000.000.000 en ganancias en el 2011, 130% más que en el 2007.

Generar ingresos a un sistema de franquicias que no ofrece seguridad laboral, a cambio de repetir por horas el mismo guión, la sonrisa congelada y como plusvalía. Por 7,25 dólares la hora, el negocio de comida rápida repesenta una de las nuevas versiones la esclavitud calificada (o no) del siglo XXI.

Notas relacionadas