Siria: EEUU arma a los mercenarios

El diario norteamericano Washington Post ha revelado con datos y evidencias lo que ya todo el mundo sabía o sospechaba: que Estados Unidos está inundando de armas a Siria. Ha publicado el rotativo que hace dos semanas la CIA inició la entrega de armamento al Consejo Supremo Militar (las siglas CSM pueden leerse de otras formas más adecuadas), que es el principal cónclave de mercenarios y asesinos que buscan derrocar al presidente Bashar Al Assad.

El vocero que ha confirmado esa entrega ha sido Jaled Salé, una especie de Leopoldo López sirio: es el sujeto que negocia la forma en que Estados Unidos destruirá a su país, pero él en persona no saldrá a dejarse matar en el campo de batalla, ni de vaina. Como suele ocurrir con estos mercachifles de la muerte, Salé ha dado las gracias a Estados Unidos pero ha dicho también que el aporte es muy bajo. Que los mercenarios necesitan más, y más, y más.

Evidentemente antes de estas entregas se ha enviado a Siria más armamento y recursos a otras organizaciones y elementos mercaderes de la guerra, pero el dato fidedigno de esta operación revela algo más: Obama ha dicho que no destacará soldados norteamericanos en ese país, lo cual tal vez sea cierto porque no es necesario tener norteamericanos allí: con los criminales contratados en varios países, tal como operaron en Libia, es suficiente para intentar un derrocamiento mientras los misiles hacen su trabajo de demolición a gran escala.

El armamento que el periódico gringo ha rastreado proviene de Jordania y Turquía, y sería bastante ingenuo creer que las armas pasaron la frontera en cajas o containers, bien embaladas: si usted traslada 5 mil fusiles de un lugar a otro lo más obvio es que esos artefactos los llevaban 5 mil hombres.

Notas relacionadas