Nuevo reporte de la Nueva Guerra Fría

Para George Soros el mundo neoliberal se está cayendo a pedazos

Quién lo diría hace dos décadas: George Soros está muy preocupado. El "trabajo" global de toda una vida se escurre en el fracaso mientras peligran lo que él califica como sociedades abiertas.

Unos días antes de que acabara el año 2016, el megaespeculador financiero George Soros publicó un artículo victimizante que llevó por título "La sociedad abierta necesita defensores". Un alegato moral en el que busca chivos expiatorios por el giro geopolítico que comenzamos a experimentar a escala global, con el ocaso de la hegemonía occidental en el firmamento de la historia.

Según Soros, la culpa de que la democracia representativa-liberal y el capitalismo en su presente fase estén en decadencia son los líderes políticos de Occidente. Este sicario financiero de élite apunta directamente a la canciller de Alemania, Angela Merkel, por involucrarse inadvertidamente con el presidente Vladimir Putin para la solución de algunos problemas europeos que involucran a la Federación Rusa.

En su nota de opinión, la cual este personaje considera una verdad sin tachaduras, afirma que la actual crisis de la Unión Europea (UE) comenzó en 2008 con la explosión de la burbuja financiera global. A partir de ese año, la corta mira estratégica y ensimismada por parte de Alemania como "hegemón europeo" ha fallado en detrimento de lo que él llama "los votantes". Asimismo, compara (absurdamente) el Plan Marshall luego de la Segunda Guerra Mundial con la actual manera de gobernar de la canciller alemana, sobre todo refiriéndose al plan Merkel en torno a los refugiados, política que él mismo ha apoyado a través de organizaciones no gubernamentales y tanques de pensamiento que financia.

Citamos el artículo reseñado, cuando trata de argumentar el rechazo general de la población al mundo neoliberal, globalizado, unipolar: "La única explicación que encuentro es que los líderes elegidos fallaron en ocuparse de las expectativas y aspiraciones de los votantes, y que este fallo provoca desencanto con las versiones prevalentes de la democracia y el capitalismo. Muy simple: muchas personas sienten que las elites les han robado su democracia".

Parece curioso que Soros achaque a los "líderes elegidos" la disfunción esencial en la UE. Para él no se trata de un comprobado modelo insostenible de capitalismo financiero, mucho menos de la pérdida de legitimidad y credibilidad en la reconfiguración de Europa, políticas de austeridad para la población mediante.

En su artículo, predice el deceso (en desarrollo) de la UE: "Con el crecimiento económico decaído y la crisis de refugiados fuera de control, la UE está al borde del colapso y está lista para sufrir una experiencia similar a la de la Unión Soviética a principios de la década de 1990".

Pero Soros tiene una solución, que ve sin embargo lejana en el horizonte político. Para impedir la muerte de la UE, es vital ganar para el bando neoliberal que él apoya las pugnas electorales que se darán en el presente año en Alemania, los Países Bajos, Italia y Francia.

Según el multimillonario, Marine Le Pen y Francois Fillon son gente cercana a Putin y están dispuestos a "complacer" al presidente ruso. De ganar estos, "el dominio de Europa por parte de Putin será un hecho consumado".

"Estoy particularmente preocupado por el destino de la UE, que está en peligro de quedar bajo la influencia del presidente ruso Vladimir Putin, cuyo concepto de gobernanza es irreconciliable con el de la sociedad abierta". Esta afirmación es cierta si sólo tomamos en cuenta que Putin en 2003 ordenó la salida del país de todas las ONGs financiadas por los EEUU y el mismo George Soros, en particular la Fundación Open Society, organización que ha sido descrita al detalle por Misión Verdad.

Una vez más: los rusos

Según Soros, la de Putin fue "una maniobra brillante" al explotar las redes sociales para propagar desinformaciones y "noticias falsas" para así desorientar al electorado y "desestabilizar la democracia". Es decir, como alegan los medios corporativos, el Partido Demócrata y las agencias de inteligencia gringas, los rusos manipularon Facebook y Twitter para hacer ganar a Donald Trump las elecciones presidenciales en los EEUU en pasado noviembre.

Aun cuando Occidente ha demonizado la figura de Putin y la OTAN desplegado un cerco en fronteras rusas en los últimos lustros, recientemente ha venido escribiéndose nuevas páginas de una reciente Guerra Fría que llevan a cabo las agencias de inteligencia estadounidenses junto con sus brazos mediáticos y políticos contra Rusia y el nuevo bloque promotor de la multipolaralidad. Soros se une pública y editorialmente a la orquesta que amenaza con tocar una sonara nuclear.

Por ello, busca defensores de lo que él defiende como "sociedad abierta". Neoliberales y neoconservadores dan nuevas patadas de ahogado.

Debido a lo expuesto por Soros, el periodista irlandés Bryan MacDonald opina que el mundo por el que el megaespeculador "trabajó" (que en realidad promocionó financiera y políticamente) se está cayendo a pedazos, y por ello anda buscando culpables.

De buscarlos y señalar a alguien, que mejor se compre un espejo.

Notas relacionadas