Otro ataque químico en Siria: ¿por qué se le escapan los puntos cruciales a los medios?

Duma, el último bastión terrorista de la Guta Oriental al este del centro de Damasco ha sido devastada por un ataque con armas químicas que ha matado, al menos, 70 personas.

La mayoría de las víctimas fueron mujeres y niños.

Sin embargo, típica y característicamente, los medios mainstream culparon inmediatamente a los militares sirios del horroroso ataque, incluso antes de darse alguna investigación. ¿Sus fuentes?

Los Cascos Blancos y Jaish al Islam (el "Ejército del Islam").

Ocupémonos primero de Jaish al Islam. Los medios han usado a Jaish al Islam como información sobre los ataques, ¿pero cómo se puede confiar en un grupo que abierta y orgullosamente publica fotografías de ellos mismos enjaulando a mujeres para emplearlas como escudos humanos mientras lanzan una batería sin fin de morteros y misiles contra los civiles en la ciudad de Damasco?

O cómo estos mismos medios confían en los informes provenientes de un grupo terrorista cuyo fundador y líder anterior elogió abiertamente a Osama Bin Laden, la misma persona acusada por los famosos ataques del 11 de septiembre que mataron a alrededor de 3 mil ciudadanos estadounidenses?

Así que estableciendo que Jaish al Islam es un grupo terrorista radical que alaba a Bin Laden y no tienen ningún escrúpulo para usar mujeres como escudos humanos, ¿por qué la posibilidad de que ellos hayan sido los responsables del último ataque químico no se ha considerado?

La periodista Sharmine Narwani, que estaba sobre el terreno en la Guta Oriental apenas el mes pasado, reportó que el ejército sirio liberó "las zonas rurales de la Guta Oriental entre Shifuniyeh y Duma y ha descubierto un laboratorio químico bien equipado controlado por terroristas islamistas apoyados por Arabia Saudita. Ni un solo reportero occidental apareció para investigar las instalaciones".

Su reportaje ahonda en los detalles y suministra fotografías del laboratorio. ¿Por qué a los medios corporativos les resulta una idea descabellada que los terroristas pudieron ser los que perpetraron esta última atrocidad?

A continuación, la segunda fuente citada en los reportes son los Cascos Blancos. No pienso entrar en detalles sobre el por qué son una fuente desconfiable, tal como ha sido demostrado minuciosamente por otros periodistas como Vanessa Beeley. Sin embargo, debe cuestionarse el por qué los Cascos Blancos, que se declaran neutrales, solamente operan en zonas controladas por organizaciones terroristas como Jaish al Islam y el Frente al Nusra (afiliado a Al Qaeda), o por qué sus miembros cambian con frecuencia de uniforme: del casco blanco al militante.

Así que llegamos a la terrible conclusión de que los medios corporativos se están apoyando en dos organizaciones que están ideológicamente inspiradas y/o alineadas con Al Qaeda. Sí, vamos a repetirlo, la principal fuente de los medios corporativos son dos organizaciones alineadas con Al Qaeda.

¿Pero esto comprueba que no fue el gobierno sirio el que condujo ese ataque con armas químicas? Por supuesto que no, pero deberíamos preguntar por qué el ejército sirio recurriría a una medida tan drástica. No había ninguna ventaja estratégica al usar ese armamento.

En poco más de un mes, el ejército sirio ha liberado por encima del 90% del bolsón de Guta Oriental con facilidad, así que para qué ponerse ese último obstáculo teniendo todas las ventajas a su favor, apelarían al uso de armas químicas. Los medios corporativos retratan a las autoridades sirias como actores irracionales que no piensan en las consecuencias de sus actos, pero, en su lugar, existen numerosos ejemplos en los que Siria pudiera haber desplegado dicho armamento para preservar a sus propios soldados, pero optó por no hacerlo y arriesgar mayor número de bajas para asegurarse de que el daño sea mínimo con los civiles.

También deberíamos cuestionar el por qué la fuerza aérea siria nunca puso su sistema de alarmas en alerta roja de haber conducido un ataque de este tipo. El presidente Donald Trump ha demostrado estar dispuesto a realizar ataques misilísticos contra el ejército sirio basado en acusaciones vagas de haber usado armas químicas, tal como lo demostró el asalto a la base aérea de Shayrat el 6 de abril de 2017, luego del incidente de Jan Sheijun. Esta sería una maniobra descuidada del gobierno sirio, especialmente días después de Trump anunciar que quiere retirar tropas estadounidenses de Siria.

Se sabe que el Estado profundo estadounidense no quiere un retiro de tropas de Siria; un incidente de este tipo pudiera forzar a Trump a permanecer en Siria a pesar de haber manifestado no querer hacerlo abiertamente.

Además, tenemos también que hacernos la pregunta de por qué estos ataques siempre parecieran matar mujeres y niños pero nunca terroristas. El ejército sirio toma toda la precaución para que no mueran los civiles, tanto así que el gobierno sirio ha estado semanas tratando de buscar una resolución pacífica para Duma, permitiendo incluso que los terroristas sean amnistiados de sus crímenes sin repercusión alguna o ser transportado hacia otra parte de Siria con la seguridad garantizada, tal como hicieron sus aliados en Harasta y otras partes de la Guta Oriental, de forma exitosa.

Este mismo grupo terrorista, Jaish al Islam, ha secuestrado civiles del pueblo cercano de Adra, ha enjaulado mujeres para emplearlas como escudos humanos, elogia abiertamente a Bin Laden y negaron la evacuación de Duma, pero de repente no podemos pensar en la posibilidad de que ellos hayan gaseado a mujeres y niños para forzar una intervención internacional en Siria, especialmente luego de que funcionarios estadounidenses hayan dicho que no tolerarán esos ataques y que están dispuestos a conducir los suyos incluso antes de que se haga alguna investigación, como lo demuestra el ataque contra la base aérea de Shayrat.

Tampoco podemos olvidar que los gobiernos ruso y sirio alertaron en tiempos recientes que los terroristas en la Guta Oriental estaban preparando un ataque con armas químicas. Esto por supuesto ha sido omitido en las noticias de los medios corporativos a propósito del último incidente.

Por lo tanto, antes de atribuirle la culpa a alguien, todos debemos esperar por que se realicen las investigaciones. Asumiendo que los investigadores estén dispuestos a ir a Duma bajo el control de Jaish al Islam para hacer el informe. Sabemos que después de Jan Sheijun, a pesar de culpar por completo al gobierno sirio, los investigadores se negaron a ir para allá porque estaba controlado por terroristas salafistas, al igual que Duma.


Paul Antonopulos es un periodista, investigador académico y geopolítico australiano. Ha cubierto la guerra contra Siria desde sus orígenes desde diversos medios digitales. Actualmente se desempeña como investigador asociado en el Centro de Estudios Sincréticos y es editor del portal de análisis geopolítico y de guerra Fort Russ, de donde se tomó este artículo publicado originalmente el 8 de abril. La traducción para Misión Verdad la realizó Diego Sequera.

Notas relacionadas