Macri coopera con EEUU la aplicación de sanciones contra Venezuela

El presidente de la República Argentina hace lo posible por replicar cualquier acción estadounidense contra Venezuela, como ya lo han hecho Colombia y México.

En este caso, con respecto al tema de las sanciones que impusiera el Departamento del Tesoro contra el presidente Nicolás Maduro y otros 13 funcionarios venezolanos, Mauricio Macri ordenó que se investigara si existen cuentas particulares de los sancionados por Estados Unidos en suelo argentino y su operatividad.

Esta medida replica lo hecho por Colombia, que también prohibió hacer negocios con funcionarios del Estado venezolano en apoyo a las decisiones de presión financiera que lleva a cabo EEUU contra Venezuela.

EEUU dispone, Macri acata

La Unidad de Información Financiera (UIF), oficina estatal encargada de mantener el registro de los miles de bancos, entidades financieras, concesionarias, inmobiliarias, casinos y otras empresas radicadas en Argentina, recibió una notificación de la Office of Foreign Assets Control (OFAC), el organismo dependiente del Departamento del Tesoro norteamericano, para que activara la cooperación que mantiene Buenos Aires con la arquitectura financiera estadounidense, según información de La Nación.

Esta llamada cooperación significa "facilitar el intercambio de información con fines de inteligencia en asuntos relacionados con el lavado de activos, delitos conexos, incluidos aquellos vinculados con el crimen organizado o el financiamiento del terrorismo".

Hasta los momentos ninguna cuenta ha sido puesta a la luz pública e internacional que relacione a funcionarios estatales del chavismo con lavados de activos, corrupción offshore, ligada al narcotráfico o el terrorismo. Sin embargo no ha cesado la campaña político-mediática que declara a Venezuela como un narcoestado forajido de conexiones con el "terrorismo islámico".

La circular de la OFAC, según reporta el citado diario argentino, comenzó a llegar a los bancos y otras firmas financieras de Argentina para que "corroboren la existencia de cualquier tipo de operatoria en la que puedan haber intervenido de forma directa o indirecta las personas individualizadas", en referencia a la lista de sancionados del Departamento del Tesoro.

Todo esto se enmarca en la estrategia regional de creco y asfixia liderada por EEUU. Así lo confirma La Nación, reconocido medio de derecha: "Por supuesto, la medida supera una decisión puramente técnica y enfatiza la decisión política de Macri de profundizar la presión sobre el gobierno venezolano".

Protagonista de cuentas offshore

Quien sí ha aparecido ligado al lavado de activos en el exterior ha sido Mauricio Macri. La inmensa operación de propaganda denominada Panamá Papers condujo al nombre del propio presidente argentino, al igual que su padre Franco Macri.

El fiscal federal Federico Delgado pidió a principios de febrero de este año investigar a dos cuentas offshore, Fleg Trading (en Bahamas) y Kagemusha (en Panamá), ligadas a la familia Macri según los Panamá Papers y con relación al lavado de dinero.

La familia empresarial se ha declarado inocente, por supuesto. Y la mediática local, sobre todo la perteneciente al Grupo Clarín, antikirchnerista y antichavista por donde se vea, defiende la posición de los Macri. Las investigaciones siguen en curso.

El doble rasero es política de las oligarquías latinoamericanas, la historia de la región así lo confirma. Macri, que se ufana de llevar una ofensiva desde el Mercosur contra Venezuela como parte de la estrategia de EEUU, constantemente ataca al Gobierno Bolivariano por violación de derechos humanos y de la democracia, además de investigar por negocios ilícitos a funcionarios chavistas, mientras el presidente argentino impulsa medidas neoliberales en Argentina en detrimento de las mayorías y posee en su récord histórico personal un presunto lavado de dinero en cuentas offshore, dicho no por Nicolás Maduro sino por sus "socios" del Departamento del Tesoro.

Para Macri, sencillamente y según la expresión popular, lo que es bueno para el pavo no lo es para la pava.

Notas relacionadas