Y las regiones más afectadas por la sequía

Los principales afectados del cambio climático

La brutalidad mundial pocas veces es tan visible para los pobres como con los efectos del famoso cambio climático, expresado esta vez en forma de sequía global.

Mientras el imperialismo anglosajón se niega a reducir sus emisiones de carbono y a cambiar el modelo económico (capitalismo del desastre) basado en el consumo de energías fósiles, la tierra le pasa factura a la desproporcionada acción humana, y afecta principalmente a los pelabolas de la periferia, dentro y fuera de los centros mundiales, tal como sucedió con el huracán Katrina y la población negra de Nueva Orleans.
 
Esta vez la sequía global nos trae un nuevo capítulo en el que no es lo mismo el racionamiento de agua en California, que los quince niños muertos por falta de agua y alimentos en la Guajira colombiana, o los africanos asediados endémicamente por el hambre y la sequedad de sus campos. 
 
El aumento de la temperatura y el deshielo vinieron para quedarse, y el capitalismo del desastre no tiene cómo ocultarlo, ni siquiera con la instalación del oenegeismo verde de raíz conservadora o el comeflorismo pachamamístico sin perspectivas de cambio estructural. 
 
Es el modelo único de dominación global, otra no hay.

Efectos no, consecuencias sí

El relato dominante aísla la narrativa climática de los acontecimientos, y si no puede la convierte en un soporífero consumado, mezclado con realidades parciales y voces de académicos con poca calle y mucho libro. 
 
En ese contexto es que en la actualidad vemos el siguiente escenario:
 
  • Zonas con uno a tres años de continua sequía, o regiones enteras, como África y Medio Oriente, expuestas crónicamente a esto. Lo que se afecta centralmente son las fuentes de agua potable y los cultivos de subsistencia de la conocida agricultura familiar, debido al impacto en el riego. 
     
  • Acciones gubernamentales de compensación que corren detrás del problema e intentan minimizar consecuencias que no son propias del cambio climático sino del desamparo del pobrerío, que agudizan el fenómeno. Campos de afectados, asistencia social de última instancia u otras medidas extremas en las que la acción del Gobierno colombiano es la cara más visible como ejemplo de esta actitud. También hay de las otras, que se paran sobre las fortalezas sociales, plantean cambios en los ámbitos de consumo o racionan para cambiarlos (esto se da en todos los países por igual), y planifican la construcción de infraestructura para prevenir lo que vendrá con la tendencia climática mundial. 
     
  • Alertas asexuadas sin ningún tipo de acción concreta de los organismos internacionales o instancias creadas para resolver la situación. Es más, todavía resta saber cuál va a ser el nuevo protocolo para disminuir las emisiones de carbono que sustituya al de Kyoto (al que no adhirieron Estados Unidos, uno de los principales contaminadores a cielo abierto, ni China, entre otros).

    Esto es fundamental porque si no hay una disminución en las emisiones, el alza de la temperatura mundial, calculada en 2 a 6 grados, va a continuar (incluso a acelerar) con el consguiente deshielo. La piedra de tranca: lo que se considera como una emisión de carbono, en la que los países centrales quieren transferir los costos al contar de una manera similar, por ejemplo, a las de metano por eruptos de vacas y las de quema de combustibles fósiles o de confort (aire acondicionado). Para saber más, acá hay una explicación pormenorizada.

    Sobre este tema el Gobierno Bolivariano lanzó en julio la PreCOP (anterior a la Conferencia de Partes que busca crear un nuevo protocolo) para aglutinar movimientos sociales y ecologistas bajo el lema "Cambiemos el sistema, no el clima", y llevar una propuesta de este sector, nunca escuchado en la ONU.   
     
  • Impacto social y económico agudo, no hay infraestructura preparada o adecuada para el fenómeno ni recursos suficientes para disminuir sus consecuencias, y la población tiene dificultades estructurales para acceder a servicios públicos y a una alimentación mínima. Una vida digna que no sea la de un hambreado, para simplificar. Peor aún es en los lugares en los que la actividad extractiva o industrial afecta las fuentes de agua, como acuíferos y ríos. 

Y este año los más afectados son...

En años anteriores los principales afectados por las sequías fueron China,  Siria e Irak (el llamado Creciente Fértil) y los países del Cuerno de África. Este año este año los titulares posicionan a otros viejos y nuevos conocidos afectados por la sequía mundial, al que se añade Venezuela:  
 
  • California atraviesa una sequía de tres años de continuidad, y este año ya sobrepasa en magnitud a la sequía protagonizada en 1849, cuando la fiebre del oro coincidió con el inicio de los registros pluviales. El fenómeno afecta al 80% del estado, 10 de sus 12 embalses están por debajo de la mitad de su capacidad y queda agua para 12 o 18 meses, según Jay Famiglietti, experto en agua de la NASA, quien alertó sobre la falta de conciencia de la población, que el año pasado aumentó en un 1% su consumo.

    Ante esto, ya se aprobaron multas de hasta 500 dólares por el mal uso de este recurso, se prohíbe su uso en fuentes decorativas, lavar automóviles con manguera sin grifo o regar jardines que desborden la calle. Una medida a mediano y largo plazo se tomaría si se aprueba el referéndum para endeudarse por 5.600 millones de dólares, ya que ese dinero se destinaría a construir una mayor infraestructura para afrontar este tipo de problemas:
 
  • Colombia pasa por su segundo año de sequía extrema. En 2013 tuvo como uno de sus epicentros a Casanare, donde se perdieron 40 mil cabezas de ganado y se pusieron de relieve las consecuencias del monocultivo de palma africana (además de maíz transgénico y arroz), la actividad petrolera en la erosión de los suelos y la disminución de agua en los ríos, humedales y acuíferos.

    Esta vez los palos van para toda la Costa Caribe y afectan a 3,5 millones de personas, principalmente a 70 mil familias que están en riesgo de entrar en emergencia pública, lo que ha desembocado en medidas de racionamiento de agua, el anuncio de perforación de pozos subterráneos, el envío de camiones cisterna, y también en la muerte de 7 mil cabezas de ganado. La zona más afectada es la Alta Guajira, donde el 70% de la población está afectada por el problema e incluso se ha dado la muerte de quince niños por falta de agua y alimentos dentro de un duro contexto de desnutrición infantil y pobreza agravado por el fenómeno.
     
  • Todo esto desencadenó una serie de protestas en reclamo de mayores regalías para la zona y una solución al problema del acceso al agua y a los alimentos, que por ser una zona de frontera dedicada al contrabando, su economía se vale en parte de recursos venezolanos, y está siendo golpeada por las medidas contra el contrabando del Gobierno Revolucionario, lo que se pone aún más de relieve con la pérdida de 10 mil hectáreas aptas para cultivo. Santos anunció el envío de camiones cisterna y la perforación de pozos profundos para paliar el problema (entre otras medidas), pero nada dijo sobre los recursos económicos generados por la explotación de carbón de la mina Cerrejón, que en su mayoría van para la exportación sin que ingrese mucho en el movimiento de la Guajira (en 25 años aportó un poco más de mil millones). Toda una muestra de quiénes son los que sufren más el cambio climático, y lo que puede pasar si el fenómeno El Niño toca a todo el país:
 
 
  • En España se da una sequía histórica en el sureste del país, que es considerado como el periodo con menos lluvias desde hace 150 años. Las zonas afectadas son Valencia, Alicante, Almería, Cadiz, Albacete, Cuenca, Teruel, Jaén y Málaga. Los expertos afirman que el nivel de los embalses se mantiene a niveles estables porque el nivel medio supera el 60%, pero estos se reducen cada semana y el balance hídrico tiene un déficit de 41%, lo que podría obligar a tomar medidas de racionamiento si se agrava el problema.

    La sequía, además, afecta los cultivos de la zona, principalmente los olivares o viñedos. En Alicante, por ejemplo, el nivel de lluvias la ubican como una de las zonas más secas del planeta con números parecidos a los del Sahel o el desierto de Atacama (en el norte de Chile), y en Valencia, los agricultores hablan de pérdidas de 300 millones de euros, agravadas aún más por la prohibición de importaciones de alimentos aplicada por Rusia a raíz de las sanciones de la Unión Europea. Sin embargo, este fenómeno no se circunscribe a esta parte de Europa, ya que un informe de expertos de ONU prevé más sequías, inundaciones e incendios en el sur del continente. Esto generará mayores restricciones de agua debido a la reducción de la extracción de los ríos y acuíferos subterráneos, aunadas a subas en la demanda de irrigación, energía, industria y uso doméstico:
 
  • En la actualidad también se registra una fuerte sequía en Guatemala, país que se encuentra entre los 15 más afectados por el cambio climático en el ámbito global. Esto afecta a 170 mil familias y ha arrojado pérdidas por tres mil 250 millones de dólares en los últimos quince años. A raíz de esta nueva crisis, el Gobierno anunció que enviará 4000 toneladas de alimentos para los afectados. Esta sequía, además, golpea a El Salvador, el sur de Honduras, y el norte y centro de Nicaragua, lo que ha provocado grandes pérdidas de grandes extensiones de frijol y maiz, que a su vez impactó en un alza de precios en los alimentos y amenaza con llevar a la región a una crisis alimentaria similar a la ocurrida durante el paso del huracán Mitch en 1998. Peor puede ser para estos países si El Niño los afecta significativamente, ya que todos tienen altos índices de pobreza y pobreza extrema. 

Evitar el desmadre

Es indudable que para disminuir el impacto del cambio climático habría que cambiar el sistema mundial, pero de ahí a que eso pase falta bastante, sin ser derrotistas ni profetas del desastre. 
 
En ese contexto, es que hay expertos en Cambio Climático como Osvaldo Girardín que tiran las siguientes puntas a tener en cuenta:
 
  • "Toda política de desarrollo equilibrado que tienda a generar mayor equidad e igualdad es una política de adaptación. Si tenes un pueblo educado, concientizado, con buen nivel de alimentación y salud, serás menos vulnerable". 
     
  • "Si en ciertas regiones el recurso escaso será el agua, es racional ponerse a analizar las implicancias de meter actividades que lo consuman".
     
  • "En general esos procesos tienen que ver con una ocupación de espacio que no está pensada o planificada. Son caóticos a lo sálvese quien pueda. Lo que se ve en muchos casos, por ejemplo, de inundaciones o deslaves".
     
  • "Cada vez es más importante analizar estos temas para evitar fenómenos que después no puedas revertir. Costosos en salud y calidad de vida. Este proceso (el cambio climático) lo que hace es agrandar las heterogeneidades. Esto significa que se montará sobre la desigualdad y falta de infraestructura que ya arrastras. Se suele decir que nos va a tocar a todos, pero no le va a pegar a todos de la misma manera". 
     
  • "Hay otro mito de que los países pobres son los más afectados. No es así, los pobres del mundo son los más afectados. Se lo vio en el Katrina. Los que son vulnerables a los cambios climáticos también son afectados por la globalización, las modificaciones en los precios de las materias primas, al aumento de los combustibles. Son los que están menos preparados ante fenómenos que salen de la media".
     
  • "Más allá de eso, hay un forzante humano a cambios que naturalmente se dan. El clima de la tierra varió desde su inicio hacia adelante. En esta época es evidente que se dan desequilibrios naturales debido a la acción humana. Incluso un mismo fenómeno de la misma magnitud pega distinto, según las redes de contención social que posea el país afectado. Por ejemplo, el huracán Mitch del año 96 en Honduras dejó un saldo de 11 mil muertos y una caída del 18% en su producto bruto. En cambio, en Costa Rica sucedió una cosa muy distinta, al igual que en Cuba". 
     
  • "Esto significa que un desastre de tal virulencia no provoca las mismas víctimas e impacto. En definitiva la vulnerabilidad no está relacionada con la fuerza del impacto sino con tu velocidad de respuesta. Si tu sistema económico está muy ligado al clima, seguramente te encontrarás menos preparado para afrontar el problema. También está entrelazado con si posees una población que pueda hacer frente al problema". 

Así es como el cambio climático no es más que una nueva lucha de pobres contra ricos para evitar que nos apliquen aquel inconfesable anhelo de disminuir la población mundial o generar situaciones de masas sobrantes en asquerosas condiciones, para aumentar aún más sus mecanismos de acumulación de riquezas como posible salida a la crisis estructural del capitalismo y entrada masiva de la alta tecnología en la actividad económica. 

Para ellos todo vale, menos la vida. 

Notas relacionadas