El imperio reordena sus fichas mundiales

Los nuevos enemigos de la OTAN

En el interminable ajedrez mundial, la OTAN toma las acciones ya legitimadas mediáticamente de "luchar" contra el Estado Islámico y la amenaza rusa.

Fracasada parcialmente la ofensiva en Siria y Ucrania, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) anuncia nuevas medidas para recalentar la guerra fría en curso y "anticiparse" a la retórica de cables pelados con la que Estados Unidos arrastra a sus aliados hacia los choques y el choque definitivo. 
 
Preparada a vapor con los misiles mediáticos de "invasión" rusa a Ucrania, derribo "rebelde" del vuelo MH7 de Malaysian Airlines y el nacimiento del engendro facho del Estado Islámico, la última cumbre de Gales vuelve a mostrar cómo se construye el relato de la intervención y luego se plasma en acciones "necesarias" bajo la doctrina de West Point, para hacerlo de manera encubierta bajo la fachada del "multilateralismo" o las "coaliciones" de bien. 

Pintarse la cara de Rambo, la vieja canción de la OTAN

Después del anuncio del cese al fuego en el sudeste de Ucrania (previa derrota del ejército ucraniano, que perdió en cada ofensiva y hasta no pudo contener el avance rebelde hacia el mar de Azov), el ambiente otanesco sobre la amenaza rusa estaba listo para ser capitalizado con una acción simbólica y efectiva para la audiencia occidental, que está bombardeada con la demonización de Putin y el discurso de la rusofobia:
 
  • Ante esto, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rassmusen expresó: "El momento de seguridad que afrontamos es más impredecible que nunca: Rusia está atacando a Ucrania y hay inestabilidad en Oriente Medio y en el norte de África. Atacar a uno de los aliados es hacerlo a toda la Alianza".
     
  • Luego de que todos los líderes europeos subordinados a Washington cuestionaran la viabilidad del cese al fuego en el sudeste ucraniano, el Presidente estadounidense señaló: "Estoy esperanzado, pero también escéptico debido a pasadas experiencias. Por eso hay que probar que el acuerdo se cumpla". Incluso llegó a remarcar que la única razón para que Rusia diera una bienvenida al alto al fuego fue el impacto económico de las sanciones estadounidenses y europeas. Claro, antes de la cumbre los misiles mediáticos justificativos de la derrota del Ejército ucraniano la habían tapado con "evidencia" sobre la invasión rusa al país.
     
  • Pese a que Ucrania no es miembro de la OTAN, en la cumbre se decidió darle una asistencia de 15 millones de euros  (que planteó aumentar en el próximo tiempo), que se le brinde ayuda de manera bilateral con los países miembros para que modernice sus fuerzas armadas y el sector de defensa, y que se le dé apoyo en comunicaciones, ciberguerra y rehabilitación de las tropas heridas y dañadas en el conflicto. Además en ese territorio se realizará finalmente un ejercicio militar conjunto durante los próximos días, lo que es una nueva provocación a Rusia que viene de la mano de la polarización anti-rusa de los países bálticos, que añoran y exigen que sean desplegadas bases y baterías antimisiles en sus territorios para continuar con el cerco a Moscú. Eso sí, esto sigue sin estar en la agenda y viola los acuerdos firmados por Estados Unidos y Rusia después del derrumbe soviético, que tan poco le ha importado a Washington en los últimos años. 
     
  • Sin embargo, la acción más significativa que ha tomado la OTAN es el establecimiento de una fuerza de acción rápida con capacidad de actuar de dos a cinco días en un territorio determinado, lo que se lee en la lógica antirusa en Crimea y guerra en Georgia. Esta se une a la fuerza convencional de 13 mil hombres y la de reserva que tiene la alianza atlántica, además de una fuerza extraordinaria que también se creó en esta cumbre. Sin lugar a dudas esto responde a un recalentamiento de los motores en Europa y se anticipa a lo que pueda venir desde Ucrania y otros países cercanos a Rusia que se intenten utilizar como puntos focales de provocación y amenaza a la seguridad interna de Moscú, aparte del conveniente escudo antimisiles que le están armando a su alrededor. 

Estado Islámico, nosotros lo creamos, nosotros lo "matamos"

De la doctrina renovada del excepcionalismo estadounidense predicada por Obama en la Academia Militar de West Point bajo la táctica de acciones encubiertas, nacieron primero los grupos fundamentalistas islámicos (el más conocido hasta ahora era Al Qaeda) para desestabilizar Medio Oriente y, más recientemente, otras organizaciones del mismo estilo que salieron a la luz con los conflictos en Libia y Siria.
 
Estas guerras se iniciaron bajo la fachada mediática de la "primavera árabe" (ofensiva comandada para fines prácticos por el eje Hermanos Musulmanes-Catar-Turquía), que tuvo la cobertura de los países aliados en Medio Oriente y, obvio, de la OTAN. De ahí que la retórica aniñada contra el Estado Islámico tenía que estar presente en la cumbre para disfrazar la intervención, ofrecer una solución parcial de la boca para afuera y continuar aplicando la tenaza en el eje Siria-Irak-Líbano-Irán. 
 

Pese a que Ucrania no es miembro de la OTAN, en la cumbre se decidió darle una asistencia de 15 millones de euros

 
En este contexto, se decidió
  • La necesidad de formar una "coalición de dispuestos" para contrarrestar lo que Obama calificó como "una amenaza para la OTAN". El líder estadounidense también señaló que hay que "degradarla y en último lugar destruirla". En ningún momento se incluyo a Siria, Rusia e Irán en la "coalición de dispuestos" y se continúa hablando de una "intervención" selectiva en suelo sirio para golpear al Estado Islámico, la que sería asumida por Estados Unidos y Gran Bretaña, los dos países que más están siendo afectados por las acciones simbólicas en HD que ejecuta la organización. 
  • La OTAN se ofreció a brindar ayuda a Irak, además de la que convenientemente se le está dando a los kurdos en la clave de reforzar su aparato de seguridad previo a la partición en tres del Estado iraquí (sunitas, chiitas y kurdos). Ya el vicepresidente anunció que necesitan ayuda militar pero no presencia de tropas de la coalición y de Estados Unidos.
  • La última decisión se centró aumentar la colaboración entre los países de la OTAN para identificar y neutralizar a los miembros de organizaciones fundamentalistas islámicas para evitar un eventual ataque en sus territorios. Todavía no se sabe, si eso incluye a Turquía, Qatar o Arabia Saudi, que tanto han dado por la instalación del Estado Islámico en suelo sirio. Seguro que no. 

La falsa política del multilateralismo y la respuesta profunda de la segunda guerra fría

Obama con su mezcla de "poder inteligente" diplomático, acciones encubiertas de desestabilización y legitimación a través de una coalición, ha preparado al Imperio y sus aliados para el ejercitismo irregular en los países a disputar con el eje chino-ruso para condicionar el giro inevitable hacia Eurasia. 
 
En esta nueva reedición de la segunda guerra fría, todavía no ha podido disciplinar contundentemente a una Alemania, que por el momento volcó la balanza a favor del cese al fuego al apoyar y promover implícitamente la posición rusa de frenar la escalada en la guerra civil en Ucrania. 
 
Con solo dos países europeos (Eslovaquia y República Checa) oponiéndose a la nueva ronda de sanciones a Rusia, el tubo de oxígeno llega en el momento justo, pero no esconde la tendencia de fondo, que apunta a un cerco militar-económico a Rusia y luego veremos cómo se hace con China (si a lo militar se combina también lo económico).
 
Aún en ese panorama, la estrategia estadounidense de aislar a Europa de Eurasia puede salir demasiado cara y de esto están tomando nota en Berlín (y su economía en baja), por lo que Washington está dejando que las contradicciones de la UE hablen por sí mismas, si no hay unanimidad y se necesita caotizar el viejo continente para un nuevo escenario mundial. 
 
Mientras tanto, la nueva movida de largo alcance del eje chino-ruso se prepara en la reunión de la Organización de Cooperación de Shanghai (contraparte euroasiática de la OTAN), en la que se pueden unir India e Irán como miembros plenos, lo que sería un tiro de importancia al esquema gringo que considera a Nueva Delhi como el rival de peso a fogonear contra Beijing y a Teherán como la llave para diversificar el consumo energético europeo por sus segundas reservas de gas mundiales (ver las negociaciones nucleares en curso y el poder "inteligente" de las nuevas sanciones a Irán). 
 
Los movimientos aún no se dibujan en el mapa en su totalidad, pero tampoco la ofensiva (revolución de color) de la inteligencia paquistaní para desbancar a su Gobierno cercano a China (en Pakistán apuesta a un paso energético y un puerto de transporte que sortee el Estrecho de Malaca, controlado por Estados Unidos) parece escapar a los dardos encubiertos que Washington está aplicando en vivo y directo. 
 
Ya todo es encubierto, nadie se quiere hacer cargo de la responsabilidad simbólica y política sino que el negocio es tercerizarla. 
 
Así que señoras y señores, bienvenidos y bienvenidas, la segunda Guerra Fría Mundial ya está en marcha, tome su asiento y una pastilla mediática para soñar que nada está pasando.

Notas relacionadas