Carta de un científico argentino

Lo que no podemos perder hoy

Ha llegado el momento de la verdad. Estamos ante una dramática bifurcación de caminos en nuestra sociedad. No soy ni quiero ser neutral porque luego me lo voy a reprochar. Con toda responsabilidad y con todo respeto voy a dar mi punto de vista de ciudadano concernido e interesado en la cosa pública, que ha vivido, participado, sufrido y a veces disfrutado del devenir de los acontecimientos en nuestra querida Argentina.

Frente a este evento decisivo para nuestro futuro, el balotaje, es bueno hacer un balance. En una cuestión tan compleja y multifacética como es la vida de una comunidad, lo único que se puede hacer es un balance porque inevitablemente hay aspectos que quisiéramos mejorar y asignaturas pendientes. Sin embargo y con absoluta claridad y responsabilidad digo que el balance de estos últimos 12 años ha sido muy positivo. La Argentina está de pie, en marcha en un mundo con serios problemas. Quisiera enunciar algunos de los hechos objetivos positivos (sustentados en datos incontrastables de la realidad) que contribuyen a este balance.

1. Todos hablan de que la Educación es la base de sustentación de una Sociedad. En estos años el porcentaje del PBI dedicado a este rubro ha crecido de manera muy significativa, más allá de que el propio PBI se ha duplicado en este periodo. Este porcentaje es del 6.5% y está al nivel de los mejores estándares internacionales en la materia. También el salario docente ha crecido, en términos reales, de manera muy significativa. Yo soy docente de toda la vida y lo puedo decir con conocimiento de causa. Entre otros puntos, se debe mencionar la creación de varias universidades nacionales. Se instituyeron los Programas Nacional de Alfabetización, Nacional de Becas Universitarias y Programa Nacional de Becas Bicentenario para carreras científico-técnicas.

2. La inversión en Ciencia y Tecnología ha aumentado de manera importante (en un 67%, entre 2002 y 2011 de acuerdo a la Red de Indicadores de C y T de Iberoamérica, medido teniendo en cuenta la paridad de poder de compra). Se creó el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, dándole a esta temática el rol central que debe tener en una sociedad moderna por su impacto en el desarrollo y bienestar de la gente. Más allá de esto se ha visibilizado este rol de una manera como nunca se había hecho antes (por ejemplo, a través de Tecnópolis y de muchas otras acciones). El valor cultural y político de estas acciones no puede ser exagerado. El crecimiento del Conicet ha sido muy grande. Se ha incrementado de manera explosiva el número de investigadores y becarios (en 2002 había 3 mil 700 investigadores y 2 mil becarios, hoy más de 9 mil investigadores y 10 mil becarios). Similar ha sido la incorporación de gente joven en todas las instituciones del sistema científico tecnológico.

3. Se revitalizó el sector de tecnología nuclear. Se puso en marcha la central nuclear Atucha II (hoy Néstor Kirchner), abandonada por dos décadas. La CNEA salió de un estado vegetativo para transformarse en una Institución en plena marcha con muchos proyectos importantes. Argentina se ha transformado en un actor importante en la escena internacional en esta materia, consolidando posiciones históricas. Se han sumado 8.700 megavatios al parque de generación eléctrica instalado (49% más que en 2003, entre los cuales se cuenta el aumento de la generación en Yaciretá en un 47.6% entre 2003 y 2013) afrontando la mucho mayor demanda generada por el aumento de la actividad económica.

Estos son logros comprobados, no opiniones


4. Estatización de las AFJP. El enorme capital representado por los aportes de los trabajadores era saqueado por estas empresas sin generar un incremento de la actividad productiva, como se había prometido cuando se privatizaron estos fondos. Hoy están al servicio del desarrollo económico y social de nuestro país.

5. Se aumentaron sustancialmente los valores reales de las jubilaciones y pensiones y para impedir su degradación se sancionó la Ley de Movilidad Jubilatoria. Se aumentó muy significativamente el número de personas de edad cubiertas por el sistema jubilatorio estatal, en particular la jubilación de las amas de casa.

6. Se llevaron a cabo acciones concretas para redistribuir el ingreso y asistir a los sectores más necesitados y débiles de la sociedad: Asignación Universal por Hijo. Planes Procrear, Progresar, Programa Conectar Igualdad. Asignación por Embarazo. Ley de Movilidad de Asignaciones Familiares. Plan Nacer-Sumar. Programa Remediar.

7. Se impulsaron acciones concretas para democratizar la sociedad entre las cuales se destaca la Ley de Medios de Comunicación Audiovisual. La creación del canal Encuentro y Paka Paka tienen un enorme valor cultural.

8. Acciones para ampliar los derechos de la ciudadanía: Ley de Protección Integral de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, Ley de Protección Integral a las Mujeres, Ley de Identidad de Género, Ley de Matrimonio Igualitario, Ley de Fertilización Asistida, Ley de Muerte Digna. Proyecto de Ley de Promoción de Trabajo Registrado. Ley de Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a sus Víctimas. Régimen de empleadas domésticas. Ley del trabajo rural.

9. Derechos humanos: Anulación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final. Levantamiento de la reserva de información del terrorismo de Estado.117 nietos recuperados. Política de Memoria, Verdad y Justicia, impulso a juicios por delitos de lesa humanidad.

10. Se llevaron adelante políticas de desendeudamiento, lográndose la mayor quita de deuda en la historia de nuestro país. Hoy en día el peso de la deuda externa en términos del PBI está en valores muy inferiores a la de muchos países, incluso desarrollados. Se negoció y batalló de manera eficaz con los fondos buitres, evitando graves consecuencias para nuestro país. Se impulsó exitosamente legislación internacional para acabar con este flagelo (136 países nos apoyaron contra 6 que se opusieron).

Hace 12 años Argentina estaba en el infierno. Hoy es un país respetado


11. Hubo una gran recuperación y fortalecimiento de la industria nacional. Se logró disminuir la tasa de desempleo de alrededor del 20% a valores de un dígito (aprox. 7%). En 2014, según destacó un informe producido por dos instituciones de la ONU (Organización de las Naciones Unidas); la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) y la OIT (Organización Internacional del Trabajo), Argentina es el país con los salarios más igualitarios de América Latina. Argentina está en el grupo de países de muy alto índice de desarrollo humano incluidos en el Informe sobre Desarrollo Humano 2014 del PNUD. Este cuadro está muy alejado del cuadro catastrófico que nos quieren vender. Se recuperaron para el Estado resortes importantes de la economía, como los hidrocarburos (YPF). Se cuidó el empleo como pocas veces en la historia argentina con acciones concretas y contra cíclicas por parte del Estado. Se instituyeron programas como Precios Cuidados y Ahora 12 junto a otras iniciativas para cuidar el poder adquisitivo y potenciar el mercado interno y el trabajo argentino.

12. Se logró el desarrollo de tecnología satelital propia integrándose nuestro país a un grupo reducido de países que dominan esta tecnología sensitiva.

13. Se impulsó decididamente la integración regional (Mercosur, Unasur).

Esto constituye sin duda sólo una lista parcial de los logros de los últimos años. Muchos, si no todos estos logros están en riesgo. Esto se puede afirmar constatando cómo votaron y se comportaron los máximos dirigentes del PRO y algunos de sus socios en Cambiemos, frente a cada una de estas iniciativas y de estos logros. Esto no son prejuicios y especulaciones sino hechos concretos y verificables.

Pensemos muy bien lo que vamos a hacer y hagámonos responsables de nuestros actos. Hace 12 años estábamos en el infierno. Hoy Argentina es un país respetado que ha logrado recuperarse de una manera notable.

Por último y para que quede claro: la Argentina no es el paraíso. Faltan muchas cosas por hacer y mejorar y esto lo tenemos que exigir y además contribuir a lograrlo. Tenemos que hacerlo con humildad y con verdadero espíritu de servicio, pero cuidando lo bueno que hemos logrado.

Notas relacionadas