¿La victoria de Trump salvó al mundo de una guerra nuclear?

Comentaristas y medios se centraron en el peligro de que Donald Trump accediera al control de las armas nucleares de los Estados Unidos.

Sin embargo, el verdadero peligro no era Trump sino una eventual presidencia de Hillary Clinton.

Es sabido que nueve países poseen armas nucleares (Estados Unidos, Rusia, Gran Bretaña, Francia, China, India, Pakistán, Corea del Norte e Israel). Pero por lo que se dijo en la campaña y sobre todo por lo que anunciaron sus asesores y eventuales ministros, la ex secretaria de Estado de Obama ha sido la más entusiasta por ver estallar hongos nucleares.

Indicios que reflejan lo cerca que pasamos de estar en las puertas de una guerra directa entre potencias y un eventual holocausto nuclear.

Guerra directa con Rusia y cercar con misiles a China

Que Trump plantease tanto conversar con Rusia sobre Siria y el Estado Islámico, como endurecer las relaciones comerciales con China, pasó tan desapercibido como las declaraciones de Clinton sobre una eventual escalada bélica, descrita también por su equipo de asesores.

Clinton sostuvo en una reunión con ejecutivos del banco Goldman Sanchs que Estados Unidos necesitaba cercar con misiles a China y poner un parado a Rusia en Siria con el establecimiento de una zona de exclusión en el norte de este país para defender a los fundamentalistas islámicos aliados a Washington.

Una decisión que el Jefe de la Marina estadounidense, Joseph Dunford, describió en una audiencia en el Congreso como un paso directo hacia una guerra con Rusia, sin intermediarios ni actores de proximidad, como actualmente se desarrollan los conflictos entre estas dos potencias en el mundo.

Esto no ha sido noticia aún

Esta declaración no proviene del libre pensamiento de Clinton, sino que se basa en una propuesta del tanque del pensamiento Centro para una Nueva Seguridad Americana, integrado por un grupo de ex asesores de George Bush y posibles altos cargos de Clinton en su evitada futura presidencia.

La estrategia directa hacia un conflicto nuclear

Este tanque de pensamiento abiertamente planteó, en un un trabajo titulado "Expansión del Poder Americano" que la mejor manera de "asegurar la longevidad de un sistema internacional favorable a Estados Unidos es extender su poder y liderazgo en Asia, Europa y Medio Oriente".

Esta sentencia puede sonar abstracta hasta que dentro del texto claramente se sostiene, por ejemplo, que las vías para lograr este objetivo son aprovechar el poder militar, económico y diplomático de Estados Unidos para imponerse ante China (smart power), como la firmas de los megatratados comerciales y un rearme militar contemplado en la doctrina de Dominio de Espectro Completo.

Directamente se propone disuadir militarmente a China en el Mar Meridional para asegurar el control de mares por parte de Estados Unidos, lo que significa progresivamente cercar militarmente a China, tal como afirmó Clinton, y entrar en una abierta tensión que pudiera derivar en un conflicto entre potencias. Una posible guerra con armas nucleares que hasta otros tanques de pensamiento como Rand Corporation analizaron dentro de sus trabajos académicos dirigidos principalmente para el "Team Clinton".

Como vemos, todas son hipótesis de conflictos planteadas por el equipo de Killary que hubiesen significado una escalada bélica impredecible. Con Trump, al menos en el caso ruso, estos juegos de la guerra y de rearme militar entran en un congelador hasta nuevo aviso, de acuerdo con su discurso de campaña.

Paradójicamente, en apariencia el candidato "más demente" es mucho menos peligroso que la malvendida como el "mal menor".

Sin ser tremendistas, el mundo se salvó de una posible guerra nuclear. Eso no ha sido noticia aún.

Notas relacionadas