La estafa del agua embotellada

Las empresas privadas venezolanas están ganando millones vendiendo "agua de manantial". De las 54 que para el 2012 existían, sólo nueve marcas (Alaska, El Taparo, Santa Rita, Santa Fe, Nevada, Santa Rosa, San Sebastián, La Chinita y Los Ángeles) estaban registradas y con permisología sanitaria correspondiente del Ministerio de Salud.

Sin embargo, las ganancias de estas nueve marcas deben ser sumadas al monstruo Minalba, que pertenece a Empresas Polar; a Crystal Drop que adquirió unos terrenos a las faldas del parque nacional Henry Pittier en la década de los 70 para “purificar” su negocio; a Los Alpes sociedad integrada por tres hermanos desde 1966 y productora de todo: vidrio, plástico, hielo y, por supuesto, agua; y por último para esta entrega, a Zenda, que desde hace 25 años dispone-expolia agua de los Altos Mirandinos para comercializarla.

El mercado del agua ha sido discreto en su proceder, pero ya se les tiene que hacer insostenible ese modo de explotación: hay que saberlo. Con el agua no se juega.

Sacarle ganancia a todo, pa ellos

Esta estafa histórica tiene sus razones: a la larga se  impulsa con agresividad una agenda radical para poner el agua pública, que es un derecho humano, en manos privadas con fines de lucro como las enumeradas arriba. Meter a Venezuela en la guerra del agua. Y con desinformación también se genera ganancia, lo importante, para mantener las cosas así, es que usted no lo sepa.

Por esta razón le invitamos a tomar en consideración dos cosas, la primera consecuencia de la segunda. Cada envase con el vital líquido cuesta en Venezuela mucho más que llenar el tanque completo de un carro en una gasolinera. Y en este particular no vemos a las personas reclamar porque nos han vendido la idea de que el único lugar para conseguir agua limpia y segura está en la botella o en el botellón que traen los grandes camiones semanalmente a su cuadra.

Si contamos con el daño ambiental que estas corporaciones generan, le informamos que estas industrias usan anualmente entre 32 y 54 millones de barriles de petróleo, lo que equivale a la gasolina de 1 o 2 millones de carros.

Si a usted no le interesa la cantidad de hidrocarburo utilizado porque también le vendieron la idea del “qué carajo, vivimos en un país rico en petroleo”, seguro le interesará saber que beber agua embotellada puede causar daños importantes a su salud y a la de sus familiares.

"...los estudios realizados en animales han concluido que el bisfenol-A puede provocar diversos problemas de salud, como trastornos en el sistema reproductivo, en el sistema nervioso central, tiroides, así como conducir a la obesidad o causar hipertensión y diabetes", dice una nota de RT.

Contra la rosca y el veneno

Fuera del embotellamiento y los químicos que se empleen en ese momento, el proceso del "tratamiento" del agua es el mismo que usted hace en su casa, pero a nivel industrial: hervir el agua, en mayores proporciones. Por lo que algo en dinero y en salud se ahorra hirviéndola en la casa. Dependiendo de la palabra del especialista en el tema.

Gastará menos usando agua del chorro de su casa, le tomará un tiempo sí, pero es el mismo que emplea este modelo de producción del capital para estafar a sus consumidores promocionando agua embotellada, cuando la noticia que se les ha filtrado es que usan la misma que corre del grifo.

Notas relacionadas