La elección en Ecuador en cuatro claves

1. El candidato de Correa será el más votado

Son un total de ocho candidatos de entre los que destacan Lenín Moreno del partido de gobierno Alianza País, el banquero Guillermo Lasso de la coalición CREO-Suma, la ultra conservadora Cinthia Viteri del Partido Social Cristiano y Paco Moncayo de Acuerdo por el Cambio.

De acuerdo a todas las encuestas, quien puntea en las preferencias electorales es Lenín Moreno entre unos 37 y 40 puntos. Seguido por el banquero Lasso, quien lucha por superar los 20 y quedar por arriba de Viteri, que se ubica en el tercer lugar.

La diferencia entre los primeros dos candidatos es fundamental. Si Lenín Moreno alcanza el 40% y supera por 20 al segundo, entonces será el próximo presidente de Ecuador que suceda a Rafael Correa. De caso contrario, se abre un escenario de balotaje en el que las opciones quedan más abiertas.

2. La campaña estuvo marcada por la propaganda sucia

Durante este periodo explotó una supuesta revelación sobre el segundo de la fórmula de Alianza País, el vicepresidente Jorge Glass. Esta fue realizada por el ex ministro de Hidrocarburos del país, Carlos Pareja, quien se encuentra prófugo de la justicia por su relación con hechos de corrupción sucedidos con la estatal Petroecuador que estaba a su cargo.

Justamente este ex ministro lanzó una operación a través de las redes sociales, donde señala a Glass como jefe de una supuesta red de corrupción, sin ningún tipo de pruebas ni soporte documental.

Este escándalo recuerda a dos falsos positivos que marcaron las últimas campañas en la región. Uno el del famoso caso del "hijo no reconocido" de Evo Morales, y otro el de la acusación por narcotráfico realizada por el candidato a gobernador de la provincia argentina de Buenos Aires, Aníbal Fernández, de la fórmula del kirchnerista Daniel Scioli.

Ambos se demostraron falsos y fueron determinantes en volcar los resultados electorales ante el escaso margen entre las dos propuestas en pugna. Esta contra Glass busca exactamente lo mismo para ensuciar la figura de Moreno, para forzar el escenario de balotaje.

3. El "cambio" y la corrupción son los principales caballos de batalla de la derecha

En esa dirección los dos grandes lemas de la campaña de la oposición apuestan justamente a establecer un gobierno corrupto que hay que sacar del gobierno. Escandalizar en primera medida a la clase media ecuatoriana y alejar a sectores que sientan simpatía con Alianza País. Fusilar mediáticamente y preguntar después.

Para luego instalar una necesidad que bastante bien funcionó en Venezuela y sobre todo Argentina. Hablamos del gaseoso y líquido "cambio" que instaló una moda y una percepción como reacción a los malvendidos escándalos de corrupción.

Bastante demostrativo en ese sentido es el spot promocional del banquero Lasso, segundo según las encuestas. Ya que sorteando su figura, impregnada de estafas financieras, intenta precisamente instalar ese famoso "cambio".

4. Lo que importa será la capacidad de reacción de Alianza País, sea cual sea el resultado

Más allá de las interpretaciones sobre la merma de apoyo al partido y gobierno de Correa. Si es relacionada a la merma económica, la criminalidad o la misma figura de Correa. La intensificación de las agresiones contra Alianza País parecen escenificar una fase inicial, dados los hechos de virulencia como el atentado contra la presidenta de la Asamblea Nacional, Gabriela Rivadeneira.

En ese sentido si Lenín Moreno triunfa en primera vuelta, Alianza País deberá estar atento a la reacción posterior de la oposición, sea cual sea. Ya que, además, en esta elección se elige también a la Asamblea Nacional. Un dato no menor en un continente que atestigua tres golpes parlamentarios en los últimos diez años.

Y si no logra ganar en primera vuelta, la capacidad de reacción será fundamental para intentar que no se vuelque un voto anti gobierno en contra de su candidato presidencial. El pulso político del momento será fundamental en una eventual elección de cara o cruz.

Estos dos escenarios no quitan el evidente ingreso de Ecuador a una nueva etapa política. Para fines prácticos: el traspaso de mando de Correa a quien gane será el primero en mucho tiempo en realizarse de presidente a presidente, sin que medie un golpe de Estado ni una interrupción constitucional.

Notas relacionadas