CNN usó a una niña para promocionar el terrorismo en Siria

Durante el último año parte de sus reportajes sobre el conflicto se basaron en una hija de un matrimonio de fundamentalistas islámicos.

Se trata de Bana Alabed de siete años, quien en septiembre del año pasado abrió una cuenta de Twitter en la que escribía en un perfecto inglés sobre la situación en la ciudad de Alepo, en ese momento a punto de ser recuperada por el gobierno sirio con la ayuda de Rusia, Irán, Hezbollah y milicias chiítas.

Entre los tuits de la menor utilizados para demonizar la ofensiva en Alepo, se encuentra uno en el que pide por una Tercera Guerra Mundial para frenar al presidente sirio Bashar Al Assad, y a su par ruso Vladimir Putin. Obviamente resulta imposible que frases como estas provengan de una menor de tan sólo siete años.

Aún y con eso, CNN utilizó su testimonio para vender la necesidad de una mayor intervención en Siria para detener la ofensiva contra grupos armados como Al Qaeda. 

El momento de la operación y el entorno cercano de Bana

Justamente la aparición de Bana como fuente coincidió con la puesta en escena de una operación de propaganda por demonizar la ofensiva en Alepo.

Por lo que difícilmente llama la atención que Bana tuiteara desde la parte de la ciudad contralada por los "rebeldes", ni que lo hiciese con una activa frecuencia cuando toda Alepo no tenía internet, ni siquiera electricidad, en la mayoría de su territorio.

Tampoco que Bana apareciese continuamente en fotos con militantes fundamentalistas islámicos, que a su vez hacían de reporteros de las grandes cadenas de televisión mundiales como CNN.

Así la niña durante la última parte de la ofensiva contra Alepo se convirtió en un símbolo para estos militantes de la comunicación yihadista.

Quienes en la mayoría de los casos recibieron un curso dictado por la Agencia Internacional de Desarrollo de Estados Unidos (Usaid) para poder narrar la guerra desde su perspectiva. Y realizar campañas de propaganda tales como Stand With Alepo, en las que Bana participó.  

A tal punto fue así que estos terminaron por sustituir a los periodistas en el campo y se convirtieron en la principal fuente de los medios para relatar la guerra en Siria, como Misión Verdad describiera aquí.

Los padres de la niña y su foto con un presidente

Sin embargo una niña de siete años no puede ser acusada de actos que le fueron ordenados por sus padres. Tal como lo demuestra la mayoría de los vídeos donde aparece la menor relatando algún tipo de acontecimiento o directamente pidiendo por los niños de Siria.

En ellos que se puede ver cómo la niña no sabe inglés, repitiendo exactamente lo que sus padres le dicen detrás de la cámara. Vea como la obligan con sus propios ojos: 

Y menos que menos que el escape de la familia de la menor haya sido hacia Turquía, donde el presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, les hizo este recibimiento: para nada es anecdótico que el padre de Bana haya sido delegado del gobierno "rebelde" en Alepo, ni que aparezca armado en fotos junto a fundamentalistas islámicos.

Porque revela cómo un país como Turquía, que participó activamente en el conflicto sirio, utiliza la figura de Bana para que se continúe exigiendo una mayor intervención internacional en Siria a través de cartas a Donald Trump, y videos en los que pide por los niños de ese país.

CNN, sin duda, tiene un lugar destacado en propagandizar esta historia, sin ningún tipo de decoro por las formas ni por las leyes contra el abuso infantil.

Notas relacionadas