El gobierno turco: plataforma logística del Estado Islámico

El gobierno de Turquía, en carta enviada al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, alegó que antes de derribar el avión militar Su-24 no sabía que era ruso. Por su parte el presidente ruso Vladimir Putin afirmó que el ataque, que incluye a los dos pilotos del bombardero asesinados, es un claro respaldo al terrorismo que se combate en Siria, y el canciller Lavrov afirmó que formaba parte de una emboscada. Con este incidente de guerra, se hace más que evidente las conexiones entre la familia Erdogan y su gabinete y los grupos yijadistas como Daesh y el Frente Al-Nusra.

A mediados de este mes (noviembre) se reunieron los jefes de Estado de los países que integran el llamado G-20 en la ciudad de Antalya, Turquía. Vladimir Putin en su alocución hizo mención de la "financiación de terroristas [que] proviene de unos 40 países, incluidos algunos del grupo de los 20". La alusión a EEUU, Israel, Arabia Saudí, Catar y otros países del Golfo Pérsico, junto al país sede de la cumbre, es clara e insta a pensar que el presidente ruso no se callará ante las evidencias de quiénes son los que proveen logísticamente a Daesh/Estado Islámico/Isis y demás grupos terroristas desplazados por Medio Oriente y Europa. No es lo mismo que Putin hable a que un analista o investigador lo describa.

A estas acusaciones se suma el derribo por parte de un caza turco F-16 del bombardero ruso táctico Su-24, el cual, según este jefe de Estado, "traerá consigo trágicas consecuencias para las relaciones entre Turquía y Rusia". Los dos pilotos asesinados mientras descendían en paracaídas forman parte del siniestro, lo que califica como crimen de guerra.

Más allá de las implicaciones futuras que puedan emanarse de este incidente en el conflicto sirio, materia de un futuro análisis exhaustivo de tipo militar, vale la pena remarcar las palabras de Putin en cuanto al papel logístico del actual gobierno turco con respecto a los terroristas, en específico Daesh. Señaló que el flujo de petróleo desde territorio sirio bajo control de este grupo terrorista a Turquía sirve para financiarlo, y cuyo contrabando está amparado por el ejército turco.

Además, dijo Putin, que antes y luego del incidente recurrió a la Otan sin comunicarse siquiera con Rusia, por lo que el presidente de este país preguntó con seriedad: "¿Quieren poner a la Otan al servicio del Estado Islámico?". Debido a las acciones del gobierno liderado por Recep Tayyip Erdogan, con el desarrollo del despliegue de la Fuerza Aérea de Rusia, las intenciones mencionadas por Putin no parecen muy lejanas de la realidad.

Sanciones comerciales a Turquía y despliegue militar en Latakia serían las respuestas rusas

Las fronteras como tierras de nadie

Obviados por la mediocracia occidental, los convoyes de gigantescos camiones que diariamente cruzan la frontera turco-siria han sido reporteados por un canal televisivo alemán, por lo que quedó demostrado que la mayoría de los insumos de los yijadistas no provienen sólo de los mercados negros del petróleo y de antigüedades o del rescate de prisioneros, sino de millardos de dólares suministrados por Turquía con la implicación directa del ejército y la aviación que sirven a las apetencias de Erdogan. La infraestructura militar de la OTAN, según Tony Cartalucci, también apoyaría este flujo logístico.

Las líneas de suministros, entonces, serían los objetivos principales para romperle la médula a los grupos terroristas en Siria. Fue noticia que la aviación rusa destruyó la semana pasada más de 500 camiones cisterna cargados con petróleo en dirección a Irak (para su refinamiento) y Turquía (para la venta). La ampliación del número de aviones a 69 que volarán el mar Caspio arreciarán sobre estos objetivos, lo cual significan la destrucción de los depósitos petroleros de Daesh de los cuales se benefician el contrabando turco.

Por otro lado, la respuesta directa de Rusia hacia el gobierno turco con respecto al derribo del avión Su-24 tendría como base recursos asimétricos y no sólo y estrictamente militares, como sanciones económicas y enérgeticas: el 57% del gas que importa Turquía proviene de la industria rusa, además Rusia es el segundo mayor socio comercial de los turcos, y su segunda fuente principal de turistas.

Ya lo venían anunciando: Erdogan terrorista

Si bien Putin en la última cumbre del G-20 expuso una serie de fotografías satelitales de los convoyes de camiones cisterna que atraviesan Turquía para vender el petróleo que Daesh roba en Irak y Siria, y que varios analistas geopolíticos e investigadores anunciaran desde hace tiempo las evidencias antes expuestas, Erdogan hace uso de la terquedad para seguir apoyando a los yijadistas y demás grupos que intentan derrocar el legítimo gobierno de Al-Assad. Aun cuando ha sido denunciado su papel dentro y fuera del país que gobierna.

  • Un general israelí, Aviv Kochavi, informó que en la ciudad turca de Sanliurfa cuenta con un campo de entrenamiento secreto de Al-Qaeda.
  • Una enfermera declaró que la hija del presidente turco, Sumeyye Erdogan, supervisa la actividad del hospital que recibe a yijadistas heridos de Daesh. Además, ella es la responsable de Relaciones Internacionales del partido que gobierna Turquía, el AKP.
  • El partido socialista CHP ha denunciado que el petróleo robado por Daesh está siendo exportado por BMZ Ltd., la compañía marítima de Bilal Erdogan, hijo del presidente Recep Tayyip Erdogan, en violación de la resolución 2170 del Consejo de Seguridad de la ONU.
  • Un portavoz de ese mismo partido, Barish Arkadash, develó que el gobierno de Erdogan suministra gas sarín a los grupos terroristas.

Erdogan está involucrado hasta las metras con el apoyo logístico a Daesh

  • El investigador y analista Thierry Meyssan ya había dicho que "Erdogan se ha convertido en el jefe ejecutivo [de Daesh] utilizando como pantalla al califa Abu Bakr al-Baghdadi".
  • El jefe de la Inteligencia de EEUU, James Clapper, declaró que "la lucha contra el Estado Islámico no es prioritaria para Turquía", y que "el 60% de los combatientes extranjeros [yijadistas] entran en Siria a través de Turquía".
  • La facción kurda en Siria (YPG) ha denunciado los ataques del ejército turco a sus unidades mientras apoya a Daesh.
  • En febrero de este año los gobiernos de EEUU y Turquía pactaron entrenar a cerca de 15 mil "rebeldes moderados" que formarían parte del Ejército Libre Sirio, que pretende derrocar a Al-Assad junto a los otros grupos yijadistas.
  • El periodista turco Can Dunar fue amenazado por el mismo Erdogan por haber sacado a la luz pública la entrega de armamento del ejército turco a Daesh en la frontera con Siria.
  • Putin con anterioridad se había reunido en agosto de este año con el embajador turco en Moscú, Ümit Yardim, para advertirle que Rusia rompería relaciones diplomáticas con Turquía si Erdogan no dejaba de suministrale apoyo logístico a Daesh.

La lista de datos a citar que demuestran el involucramiento directo del gobierno de Turquía con el Daesh sería interminable, la ocupación yijadista en Siria desde sus comienzos ha tenido un fuerte financiamiento por parte de Erdogan y su familia, además de los otros países del Golfo Pérsico aliados de EEUU.

Por su parte, Erdogan ya declaró según la línea Obama y bajo el respaldo de la Otan. "Rigurosamente de acuerdo a las reglas de reacción ante amenazas que tomamos y anunciamos, hemos intervenido en contra el avión (ruso)", dijo ante el Consejo de Seguridad de Turquía. Y afirmó que el Su-24 estaba en territorio turco al momento del ataque, cuando está demostrado vía satélite que no fue así. Se hizo el loco, igual que hace cuando le preguntan por su apoyo a Daesh. Veamos hasta cuándo.

Notas relacionadas