Súbito aumento en los precios del petróleo: razones y datos esenciales

Durante las últimas semanas se ha apreciado una racha al alza del precio internacional del petróleo. Particularmente el día lunes 6 de noviembre el precio del crudo alcanzó niveles que se vieron por última vez en 2015.

La sesión del lunes había cerrado con un alza de 3,5% en los futuros del crudo Brent y de 3% en el West Texas Intermediate (WTI), que llegaron a situarse en 64,08 y 57,25 dólares por barril respectivamente: las mayores ganancias porcentuales en seis semanas. No obstante el martes 7, el Brent registró una caída de 19 centavos de dólar (0,3%), y el WTI de 10 centavos (0,2%).

En lo que a Venezuela concierne, esta evolución favorable de los precios reafirma la propuesta venezolana de regulación de los productores, dentro y fuera de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), para reequilibrar el mercado. Durante los últimos cuatro meses la cotización del crudo venezolano se ha incrementado en un 30%, es decir, la cesta venezolana alcanza al día de hoy los 365 yuanes por barril, lo que equivale a unos 55 dólares por barril con un aumento neto de 15 dólares.

Este incremento en buena medida es producto de la labor que ha realizado el presidente de la República, Nicolás Maduro, al promover el diálogo y unión entre los miembros de la OPEP y otros grandes productores como Rusia. 

Factores que inciden

Sin lugar a dudas, las políticas de contención de la producción de crudo por parte de los países productores están ofreciendo ahora resultados palpables. Esta decisión entró en vigencia a principios de 2017 y ha permitido elevar la cotización de esta fuente energética, con base al acuerdo suscrito entre la OPEP y 11 productores externos (entre ellos Rusia) de reducir en 1,8 millones de barriles al día la extracción de crudo.

Una vocería de la firma de análisis comercial Tradition Energy en New York dijo: "Todo está movido por la idea de que el recorte de producción está empezando a funcionar y que el reequilibrio está en marcha". En esencia, la reducción de los excesos de inventario de crudo en EEUU estarían aupando una mayor avidez en los mercados, y en consecuencia el petróleo estaría recibiendo este impulso luego de un prolongado ciclo de precios decaídos.

Un factor subyacente en la composición del equilibrio en los mercados es, sin duda, la correlación de los sistemas asociados al crudo dentro de EEUU. Sobre esto, la agencia Reuters ha señalado indicios alentadores para el precio del crudo desde finales de octubre. Las existencias de crudo perdieron 2,4 millones de barriles en la semana terminada el 27 de octubre. Analistas esperaban un descenso de 1,8 millones de barriles.

Aunque por otro lado los inventarios de crudo en el centro de distribución de Cushing, Oklahoma, aumentaron en 90 mil barriles, dijo la Agencia Internacional de Energía (EIA, por sus siglas en inglés), las tasas de operación en refinerías cayeron en 10 mil barriles por día, según datos de la agencia. La tasa de utilización de refinerías creció en 0,3 puntos porcentuales.

Los inventarios de gasolina se redujeron en 4 millones de barriles, contra el pronóstico de un declive de 1,5 millones de barriles según analistas consultados en un sondeo de Reuters. Las existencias de destilados, que incluyen combustible para calefacción y diesel, bajaron en 320 mil barriles, según datos de EIA. Se esperaba una reducción de 2,1 millones de barriles. Estos factores se acompasan por un lado a una disminución de las importaciones por parte de EEUU y una leve caída en la producción de campos mediante fracking en ese país.

No obstante hay otros elementos de índole geopolítico que también están asociados a esta racha. Sobre esto, el canal de noticias RT en español ha apuntado que diversos expertos habían relacionado la subida reciente con los arrestos de 11 príncipes, cuatro ministros y otros ex ministros acusados de corrupción en Arabia Saudita, en una redada ordenada por el príncipe heredero Mohamed bin Salman. Asimismo, las recientes tensiones entre Riad y Teherán -con un controversial misil recientemente lanzado desde Yemen a territorio saudí- habrían influenciado en el repunte en los precios.

Será determinante la continuidad o no del acuerdo de países OPEP y no OPEP

"Un posible conflicto podría limitar significativamente el suministro hacia afuera de la región", indicó al medio ruso el asesor de acciones y derivados de ASR Wealth Advisers, Shane Chanel. "Vemos el WTI por encima de 60 dólares e incluso podemos ver el Brent por encima de 70 para fin de año", agregó, de continuar la tensión en la región del Golfo Pérsico.

El probable bloqueo de Turquía al paso del crudo por el Kurdistán iraquí es otro factor que ha generado expectativas en los mercados, especialmente luego del referéndum independentista en esa región, cuestión que detonó las alarmas a inicios de octubre. Aunque hasta el momento ese escenario luce indefinido, sigue siendo de especial interés.

¿Es sostenible la tendencia al alza del crudo?

Si bien es un hecho que los mercados se sienten aupados por señales de reequilibrio una vez que las acciones de recorte de países OPEP y no OPEP comenzaran a drenar los excesos en los inventarios, también es un hecho que la misma organización petrolera reconoce la posibilidad de que EEUU retome un repunte en su cota de producción. Eso indica que, aunque el precio del crudo aumente, este difícilmente será sostenible, pues los factores que apuntan estructuralmente a la baja persistirán.

Sobre la sostenibilidad en la racha de recuperación del precio del crudo, será determinante la continuidad o no del acuerdo de países OPEP y no OPEP.

La producción de petróleo en EEUU registrará en los próximos años un fuerte aumento, pronostica la OPEP en un reciente informe. Lo han publicado justo ahora, que se debatirá la posibilidad de prorrogar, junto a otros países productores, la vigencia del acuerdo para limitar la producción y sostener así los precios. La oferta mundial de hidrocarburos líquidos (petróleo, gas natural licuado) debe aumentar de 96,5 millones de barriles por día (mbd) actualmente a unos 101,1 mbd en 2020.

Se habla de unos nuevos 4.6 mbd en los próximos dos años. Según la OPEP, las tres cuartas partes de este aumento vendrán desde EEUU, en donde el sector del petróleo de esquisto seguirá aumentando, paradójicamente aupado por los precios que han conseguido los países OPEP y no OPEP. Entonces, el punto del debate será la sostenibilidad de mantener estos acuerdos, mientras EEUU alcanza nuevas cuotas en su propio mercado.

El escenario luce inconcluso y en ciertas maneras imprevisible. No es posible en estas instancias prever que este actual precio del crudo pueda seguir creciendo y sostenerse hasta el 2018, dado que, más allá de las señales del efecto del recorte en el mercado, los factores que siguen inclinando la balanza de manera definitiva siguen siendo los geopolíticos, y estos son impredecibles y coyunturales.

En meses recientes, al efectuarse una fuerte arremetida y generarse tensiones entre los países árabes sunitas en el Golfo Pérsico, en un cerco contra Qatar, muchos pudieron prever que el precio aumentaría significativamente y no ha sido así. Sigue sin ser así, aunque Qatar sufra un parcial bloqueo aéreo y comercial y un severo cerco diplomático por sus tradicionales aliados.

En consecuencia, es indeterminado que la tensión en la familia real de Arabia Saudita pueda hacer sostenible el alza del precio del crudo. Como también es impredecible que la tensión de Arabia Saudita e Irán pueda escalar.

Eso nos coloca nuevamente en el marco de maniobra de los países OPEP y no OPEP, y la posibilidad de continuar su política de recorte. Sobre eso, afortunadamente para el mercado, Venezuela, Rusia y Arabia Saudita han dado el visto bueno para continuar y extender el acuerdo.

Desde Venezuela el Gobierno continuará impulsando la extensión del acuerdo más allá del primer trimestre de 2018. Los 14 integrantes de la OPEP se reunirán en Viena, Austria, el 30 de noviembre para evaluar acciones que contribuyan a impulsar el precio del crudo y estabilizar el mercado.

Notas relacionadas