Confirmado: "Sala de Operaciones" norteamericana apoya a Al-Qaeda en Siria

El think-tank de análisis político Brookings Institution confirma que, al contrario de la propaganda, los "moderados" sauditas-norteamericanos y los "islamistas" de Turquía-Catar han estado coordinados todo este tiempo.

La guerra en Siria continúa de forma interminable, ahora con un vigor renovado recientemente demostrado tras una oposición largamente retratada como fracturada y reflejando una miríada de intereses extranjeros que compiten entre sí. Principalmente se le había dicho al público que estaban los norteamericanos y los sauditas por un lado, apoyando a los llamados "rebeldes moderados", y Turquía y Catar en el otro abiertamente apoyando a Al-Qaeda y varias de sus franquicias, incluyendo al Estado Islámico.

Sin embargo, para quienes han seguido el conflicto de cerca, estaba claro desde el principio, y bajo el reconocimiento de Occidente del éxito en proveer articuladamente y de forma encubierta, armamento, dinero, equipos y apoyo tanto político como militar a Al-Qaeda y otros grupos extremistas, a los que Arabia Saudita no se opuso, sino más bien usando al reino como el principal intermediario a través del cual el apoyo material de Occidente podía ser blanqueado.

Y este hecho ahora se confirma en un artículo recientemente publicado en la página web del Brookings Institution titulado "Por qué Assad está perdiendo".

Sostiene inequívocamente que (énfasis añadido):

"El involucramiento de grupos del 'Ejército Sirio Libre' (ESL), de hecho, revela cómo quienes apoyan las facciones han cambiado su canción en relación a la coordinación con los islamistas. Varios comandantes involucrados en la dirección de las operaciones en Idlib confirmaron al autor que las operaciones dirigidas por la sala de operaciones dirigida por EEUU en el sur de Turquía, que coordina el aprovisionamiento de apoyo letal y no letal a grupos vetados de la oposición fueron un recurso para facilitar su involucramienteo en las operaciones de abril en adelante. Esta sala de operaciones -junto a otra en Jordania, que cubre el sur de Siria- también parece haber incrementado de forma dramática su nivel de asistencia y suministro de inteligencia a esos grupos vetados, como se vio en semanas recientes.

Así esta sala de operaciones multinacional previamente haya exigido que los receptores de ayuda militar cesen la coordinación directa con grupos como Jabat al-Nusra, las dinámicas recientes en Idlib parecen demostrar algo diferente. No sólo se aumentó el envío de armamento a los llamados 'grupos vetados', sino que la sala de operaciones alentó específicamente una cooperación aún más cercana entre los islamistas que dirigen el frente de operaciones."

En líneas generales, Brookings se complace en reportar que con la infiltración y el desbordamiento de gran parte de Idlib, al norte de Siria, parece que el objetivo hace tiempo planteado de crear una base de poder para sus intermediarios en las fronteras de Siria, y tal vez incluso la ampliación de la cobertura aéra de la Otan sobre él, finalmente ya esté a la mano. Brookings todavía intenta perpetuar una narrativa de una confrontación entre Occidente y Al-Qaeda, a pesar de admitir que fue sólo con apoyo occidental que las recientes ofensivas apuntaladas por Al-Qaeda fueron exitosas.

Brookings aún perpetúa una narrativa de confrontación entre Occidente y Al-Qaeda, a pesar de admitir que con apoyo occidental las recientes ofensivas tafkiris fueron exitosas

En realidad, ya para 2007, el armar y financiar a extremistas sectarios, incluyendo Al-Qaeda, era la política admitida por la Casa Blanca, entonces dirigida por W. Bush, a través de intermediarios, Arabia Saudita incluida. El periodista veterano y doble premio pulitzer Seymour Hersh en su reportaje "El redireccionamiento: ¿la nueva política de la administración beneficiando a nuestros enemigos en la guerra contra el terrorismo?" develó esta conspiración, que desde entonces se ha revelado literalmente como fue descrita en 2007.

El artículo de Brookings mencionado más arriba también alude a un paisaje geopolítico más amplio que está tomando forma más allá del conflicto sirio. En relación con el actual apoyo norteamericano, en lo que es para todo efecto práctico, una ofensiva dirigida por Al-Qaeda, manifiesta que:

"La explicación más probable de una acción como ésta es la presión que proviene de la nueva y envalentonada alianza regional compuesta por Turquía, Arabia Saudita y Catar. Estados Unidos también está buscando vías para comprobar la continuidad de su alineación con sus aliados sunitas del Golfo, en el marco del contexto ampliado de su reconciliación con Irán."

La continuación, incluso expansión del conflicto apoyado por Estados Unidos en Siria es la evidencia más expresiva de todo lo relacionado con la falsedad de la reconciliación norteamericana con Irán. Todo el objetivo de desestabilizar y potencialmente derrocar al gobierno en Siria es para debilitar a Irán en una futura y similar campaña de cerco, desestabilización y destrucción de la misma Irán.

El hecho de que se aceleren los acontecimientos en Siria, con el Brookings mismo admitiendo que se han "dejado de lado diferencias internacionales e ideológicas", ilustra la desesperación palpable de Occidente para culminar el conflicto en Siria con la esperanza de avanzar hacia Irán antes de que la dinámica regional y la postura defensiva de Irán vuelvan irrelevante la totalidad de la agenda regional de Occidente, poniendo en peligro su hegemonía de larga data por el norte de África y el Medio Oriente.

El objetivo de desestabilizar y derrocar al gobierno sirio es para debilitar a Irán en una futura y similar campaña de cerco

Operaciones igualmente apresuradas parecen estar en curso en Yemen. Con conflictos estimulados por Occidente envolviendo a todas las naciones que rodean a Irán, la idea de Estados Unidos busca todo salvo la eventual destrucción de Irán, ya no hablemos de la "reconciliación". Muy seguramente no ha engañado a nadie con esto en Teherán.

Mientras Brookings reporta entusiasmado sobre la continua destrucción en Siria, en el que ha jugado un papel en la promoción e ingeniería, aún admite que el derrocamiento del gobierno legítimo sirio no es inevitable. Mientras intenta retratar que los aliados de Siria retiran su apoyo a Damasco, la realidad es que si llegara a caer Siria, sus aliados indiscutiblemente son los siguientes.

Irán enfrentaría una nación completa entregada a Al-Qaeda y otros grupos sectarios, extremistas, con armamento pesado y bien apoyados soñando con una confrontación cataclísmica con Teherán, estimulado por una red global de madrasas (escuelas islámicas conservadoras) apoyadas por Estados Unidos y Arabia Saudita convirtiendo legiones de fanáticos envenenados ideológicamente. Y más allá de Irán, Rusia enfrentaría la posiblidad de la región del Cáucaso convirtiéndose en un corredor de terror apuntando directo al corazón de la misma Rusia.

El conflicto en Siria es apenas una batalla dentro una guerra mucho más amplia; una guerra global que se constituye básicamente como una Tercera Guerra Mundial, peleada no sobre frentes vastos y claramente definidos, sino más bien mediante el uso de la guerra de cuarta generación, agentes, mercenarios, economía e información. Para aquellos que no logran ver cómo Siria está vinculada con la supervivencia de muchas naciones más allá de su frontera y que el mismísimo concepto de un mundo multipolar construido bajo el concepto de las soberanías nacionales, no sólo son cómplices de la derrota de Damasco, sino del fin del mundo como lo conocemos. 


Tony Cartalucci, escritor e investigador geopolítico radicado en Bangkok (Tailandia), colaborador de varios medios de análisis. El artículo fue tomado de New Eastern Outlook. La traducción para Misión Verdad la realizó Diego Sequera.

Notas relacionadas