Confirmado: Gobierno francés sabía de los extremistas antes del ataque

Como se predijo y previamente se reportó, los terroristas que formaron parte de un ataque sin precedentes en el centro de París, asesinando a más de 100 e hiriendo a cientos más, eran bien conocidos por las agencias de seguridad francesas antes de que se dieran los ataques.

El británico Daily Mail informó en su artículo "A la caza por los asesinos del Isis: 'Joven francés conocido por las autoridades' identificado como uno de los terroristas; a otros dos se les encontró pasaportes sirios y egipcios" que:

"Uno de los terroristas involucrados en los ataques de anoche en París ha sido oficialmente identificado como un parisino, de acuerdo a la información de los medios locales.

El hombre, que fue abatido en el Bataclan, fue identificado al usar sus huellas digitales, y provenía del vecindaro de Courcouronnes, en el sur parisino.

Las noticias francesas dicen que el hombre, de alrededor de 30, ya era conocido por las autoridades antiterroristas francesas previo a los ataques de anoche".

De forma similar, tras los ataques contra Charlie Hebdó en enero de 2015 que dejó 12 muertos, se reveló que de antemano las agencias de seguridad francesas le hacían seguimiento a los atacantes, habiendo arrestado al menos a uno de ellos en dos oportunidades, encarcelándolo al menos una vez, le siguió la pista a dos de ellos en el exterior donde habían sido entrenados con organizaciones terroristas y posiblemente luchado con ellos en Siria, antes de rastrearlos de nuevo dentro de territorio francés. 

Asombrosamente, las agencias de seguridad francesas nunca procedieron contra los terroristas, alegando que luego de una década bajo vigilancia habían decidido cerrar el caso finalmente por precisamente la cantidad de tiempo necesaria para planificar y ejecutar su gran final.

Más guerras y más vigilancia no ayudan

Emergiendo un escenario similar, particularmente a continuación del ataque contra Charlie Hebdó, donde el aparato de seguridad francés sabía de los extremistas pero fracasaron en impedirlos antes de que realizaran, una vez más, otro ataque de alto perfil, incluso bajo la garantía de mayor vigilancia concedida en la legislación reciente, pareciera que no importa cuánta cantidad de vigilancia intrusiva o guerras en el extranjero contendrán un problema de terrorismo que el mismo gobierno francés pareciera no tener la voluntad de hacer algo al respecto.

El problema detrás los ataques terroristas en Francia es el mismo gobierno francés

El problema no son las leyes de inmigración francesas. Gente peligrosa hay en Francia, pero están siendo rastreadas por las agencias de seguridad francesas. El problema no es Siria. Los terroristas se han ido a pelear para allá, han adquirido habilidades mortíferas y afiliaciones antes de volver a Francia, pero de igual forma han estado bajo seguimiento de la seguridad francesa. En su lugar, el problema es que las agencias de seguridad francesas no están haciendo nada en relación a estos individuos, a sabiendas de conocer dónde viven, dónde trabajan, y aparentemente conspiran dentro de la sociedad francesa.

En los días y horas por venir, el gobierno francés y varios de sus co-conspiradores en su guerra por delegación contra Siria propondrán un plan de acción del que manifiestan que detendrá la amenaza terrorista que enfrentan Francia y Europa. Pero la realidad es que se trata de un problema que el gobierno francés podría resolver, porque el problema es claramente el mismo gobierno francés.

El Isis está detrás de los ataques en París, ¿pero quién está detrás de Isis?

Con el llamado "Estado Islámico" (Isis) emergiendo como el responsable del ataque, la pregunta que permanece es: ¿quién está detrás de la propia Isis? Mientras que Occidente ha intentado sostener que la organización terrorista posee casi habilidades mitológicas, capaz de mantener operaciones militares contra Siria, Irak, el Hezbolá libanés, apoyados por Irán y ahora por el ejército ruso -mientras lleva a cabo ataques terroristas de alto perfil, a gran escala, a lo largo del globo-, queda claro que Isis es el receptor de un patrocinio estatal multinacional.

El ascenso de Isis fue revelado tan temprano como en 2007 en entrevistas que condujo el periodista, premio Pulitzer Seymour Hersh, en su reportaje de nueve páginas titulado "La redirección". Las entrevistas revelan un plan para desestabilizar y derrocar al gobierno sirio mediante el uso de extremistas sectarios -más específicamente, al-Qaeda- armamento y financiamiento lavado a través del aliado regional de Estados Unidos más antiguo y manchado de sangre en la región, Arabia Saudita.

En un informe más reciente de la Agencia del Departamento de Inteligencia (DIA, por sus siglas en inglés), redactado en 2012 (.pdf) se reconoce que:

"Si la situación se resuelve, existe la posiblidad de establecer un principado salafista, declarado o no, en la Siria oriental (Hasaka y Deir Er Zor), y esto es exactamente lo que los poderes que apoyan a la oposición quieren, en función de aislar al régimen sirio, considerado como parte de la profundidad estratégica de la expansión chiíta (Irak e Irán)".

El informe de la DIA enumera preciamente quiénes son estos "poderes que apoyan":

"Los países occidentales del golfo (pérsico) y Turquía apoyan a la oposición; mientras que Rusia, China e Irán apoyan al régimen".

Y al día de hoy, al simplemente observar en cualquier cantidad de mapas que detallen el territorio que dominan varias facciones dentro del conflicto sirio, queda claro que Isis no es un "Estado" de ningún tipo, sino una invasión en desarrollo emanando del territorio turco, país miembro de la Otan, siendo el principal corredor de suministros el que cruza la frontera turco-siria entre el pueblo sirio de Ad Dana y la rivera occidental del Éufrates, un corredor que cada vez se encoje más.

 

Francia ha amontonado la sangre derramada y los cuerpos quebrados de sus propios ciudadanos

(Imagen: el territorio controlado por Isis, que se ve en gris oscuro, forma un corredor que va directamente hacia arriba, hacia la frontera turco-siria; o dicho con más precisión, comienza en la frontera turco-siria. En días recientes, este corredor se ha enfrentado con ser completamente cortado por las ganancias territoriales dentro y alrededor de Alepo hacia la rivera occidental del Éufrates por las operaciones en conjunto siria-rusas. La ribera oriental del Éufrates ya está efectivamente controlada por fuerzas sirias y kurdas. Claramente, la Otan es la proveedora del principal apoyo a Isis, y aún así se le acusa de estar detrás de un ataque contra un miembro de la Otan.)

De hecho, la desesperación exhibida por Occidente y sus esfuerzos por defenestrar al gobierno sirio mientras salva a su fuerza delegada que ahora está siendo reducida por las operaciones conjuntas sirio-rusas, es directamente proporcional a la disminución del tamaño y la estabilidad de este corredor.

Apenas la semana pasada, las fuerzas sirias reestablecieron un control firme sobre la base aérea de Kuweires, que estuvo asediada por dos años consecutivos. El aeropuerto está a apenas 30 kilómetros del Éufrates, y mientras las fuerzas sirias apoyadas por el poder aéreo ruso avanzan en dirección a la frontera turca a lo largo de la costa siria, se constituye un frente unificado que esencialmente aislará a Isis mucho más dentro de Siria para siempre.

De cortarse las líneas de suministro de Isis por el norte, la de otra manera inexplicable capacidad de combate de la organización se atrofiará. La ventana de oportunidad para el "cambio de régimen" de Occidente se cierra con rapidez, y tal vez en un último esfuerzo, Francia ha amontonado la sangre derramada y los cuerpos quebrados de sus propios ciudadanos bajo esa ventana para evitar que se cierre definitivamente.

La realidad es que Francia sabía de los atacantes de Charlie Hebdó, conocía de antemano a los involucrados en el más reciente ataque en París, y muy probablemente sepan de los que esperan su propia oportunidad para atacar. Con este conocimiento, se hicieron los indiferentes y no hicieron nada. Más aún, pareciera que en vez de mantener a Francia segura, el gobierno francés eligió emplear este conocimiento como un arma para y en contra de la percepción de su propio pueblo, para que avence su agenda geopolítica en el exterior.

Si el pueblo francés quiere atacar con fuerza a los responsables de los repetidos ataques terroristas dentro de sus fronteras, podrían empezar por aquellos que estaban al tanto de estos ataques y no hicieron nada pare detenerlos, que son, coincidencialmente, las mismas personas que apoyaron el ascenso de Isis y colaboraron para que se perpetuara hasta este mismo día.


Publicado el 14 de noviembre, fue tomado del portal Land Destroyer. La traducción para Misión Verdad la realizó Diego Sequera.

Notas relacionadas