Así será la presidencia de Trump

La era Trump comienza ahora, con la geopolítica y la geoeconomía listas para una serie de momentos de suspenso, inminentes e impredecibles.

He sostenido que la estrategia de Henry Kissinger, el gurú en política exterior de Trump, de lidiar con el formidable trío de la integración de Eurasia -Rusia, China e Irán- es un remix de "Divide y vencerás"; seducir a Rusia para alejarla del acuerdo estratégico con China, mientras se mantiene el acoso al eslabón más débil, Irán.

De hecho, así es como se está desarrollando, tal como en las salidas de los elegidos para el gabinete de Trump en las audiencias del Senado. Facciones del Thinktanklandia estadounidense, refiriéndose a la política china de Nixon -diseñada por Kissinger-, también estimulan con las posibilidades de contención respecto a, al menos, uno de esos poderes "pontencialmente desplegados contra Norteamérica".

Kissinger y el doctor Zbig "Tablero de Ajedrez" Brzezinski son los principales, y autoproclamados, dalangs -titiriteros balineses- occidentales de la arena geopolítica. En oposición a Kissinger, Brzezinski, el mentor en política exterior de Obama, fiel a su rusofobia, propone centrar el divide y vencerás seduciendo a China.

Sin embargo, una influyente fuente del mundo de los negocios de Nueva York, bastante cerca de la cosa, de los discretos Amos del Universo, que acertadamente predijo la victoria de Trump semanas antes del hecho, no sólo ofreció una evaluación mordaz de esos admirados dalangs: se ofreció voluntariamente a detallar cómo los Amos del Universo desenvolvían la nueva normalidad (the new normal) a Trump, directamente. Llamemos "X" a la fuente.

La vigilancia perpetua a China

"X" comienza reverenciando a sus ídolos, algo que los habituales con conexiones con el Estado profundo estadounidense, al menos públicamente, nunca se atreverían a hacer: "Es importante no atribuirle tanta importancia ni a Kissinger ni a Brzezinski puesto que ellos son apenas frentes de aquellos que toman las decisiones, y es su trabajo disfrazar aquellas decisiones con una pátina de intelectualidad. Su aporte significa casi nada. Uso sus nombres para la ocasión porque no puedo usar el de quienes, en realidad, toman las decisiones".

Esa es la entrada de "X" para detallar la nueva normalidad: "Trump fue elegido con el apoyo de los Amos para inclinarse hacia Rusia. Los Amos tienen a sus monigotes en los medios y el Congreso sosteniendo la campaña de vilipendios contra Rusia, y tienen a su marioneta Brzezinski para que también cargue contra Rusia, manifestando que 'la influencia global de los Estados Unidos depende de la cooperación con China'. Su propósito es amenazar a Rusia para que coopere y ponga sus fichas sobre la mesa de negociaciones con Trump. En una aproximación tradicional policía bueno-policía malo, Donald es retratado como el policía bueno, que quiere buenas relaciones con Rusia, y el Congreso, los medios y Brzezinski son los policías malos. Estos para ayudar a Trump con las negociaciones con Rusia mientras Putin vea la posición 'precaria' de su amigo y pueda estar dispuesto a dar mayores concesiones, de acuerdo a esa línea".

Y esto nos trae a cómo Taiwan -y Japón- terminaron en la mezcla: "Donald le demuestra a los rusos su inclinación al hablar con los taiwaneses, demostrando que el viraje es en serio. Pero se decidió arrojar a Japón dentro de la mezcla como un depredador contra la industria estadounidense, con un ataque a Toyota, absolutamente merecido. Eso moderó la posición ya que los Amos temían a la percepción de un fortalecimiento de Japón contra China la cual sería demasiada provocación".

Todo esto tiene que ver con la reorganización del ejército de los EEUU

Así que esperen una China -bajo la prescripción de "no es de tanta importancia" de Kissinger- que estará bajo escrutinio permanente: "Los Amos decidieron reindustrializar los Estados Unidos y quieren recuperar las fuentes de empleo de China. Esto es aconsejable desde el punto de vista chino; ya que para qué vender su trabajo a los Estados Unidos pagados a un dólar que no tiene valor intrínseco y sin ganar nada de esa fuente de empleo, en realidad. En China debería haber un carro chino en el garaje de cada uno de los obreros chinos, y se convertirán en el mayor productor de automóviles, más que los Estados Unidos, la Unión Europea y Japón combinados, y su propia nación conservaría las riquezas en su propio país".

¿Y por qué China en vez de Rusia? "Rusia está exenta de cualquier negociación dura en materia de comercio ya que a duras penas exportan algo más que recursos naturales y equipos militares, siendo en este sentido un país de recursos naturales y un complejo militar-industrial gigantesco (siendo esto último la única razón por la que se le respeta en secreto). Los Amos quieren que regresen los empleos de México y Asia, incluyendo a Japón, Taiwán, etc., y esto lo puedes ver en los ataques de Trump contra Japón. La principal razón de fondo es que los Estados Unidos perdieron el control de los mares y no puede asegurar sus componentes militares en una guerra a gran escala. Esto es todo lo que ahora importa y esta es la verdadera noticia detrás de las cámaras".

En pocas palabras "X" pormenoriza el giro de un ciclo económico: "Los Amos hicieron dinero con la transferencia industrial a Asia (Bain Capital se especializó en esto), y Wall Street lo ganó de las bajas tasas de interés de los dólares reciclados de los déficits comerciales. Pero ahora, el asunto es estratégico, y ahora harán dinero del retorno de las industrias desescalando las inversiones en Asia y devolviéndolas a los Estados Unidos para reconstruir la producción aquí".

"X" todavía mantiene cariño por la estrategia de negocios de Henry Ford; y esta fue su entrada para referirse a un tema crucial: la defensa nacional. De acuerdo a "X", "Ford redobló los salarios que pagaba y ganó más dinero que cualquier otro industrial. La razón radicaba en que en sus plantas automotrices, un sueldo que daba para vivir, que le permitiera a la madre tener varios hijos con el salario del marido, era psicológicamente bueno para la productividad, pudiendo entonces los obreros financiarse su vehículo. De este modo reconoció que debe haber una distribución justa de la riqueza, algo que su admirador, Steve Jobs, nunca logró".

"La productividad masiva de Henry era la maravilla del mundo y eso fue lo que ganó la Segunda Guerra Mundial para los Estados Unidos. Amazon no contribuye en nada a la defensa nacional, siendo un mero servicio de mercadeo por internet basados en programas de computación, ni Google, que meramente organiza mejor la data. Nada de eso construye un mejor misil o un submarino, excepto de forma marginal".

Es el Pentágono, estúpido

Así que sí: todo esto tiene que ver con la reorganización del ejército de los Estados Unidos. "X" hizo un comentario en referencia al informe del CNAS (siglas en inglés para el think-tank Centro para el Nuevo Siglo Americano) que cité en la columna anterior: "Es muy importante para lo que es visible entre líneas. Y eso es que estamos en serios problemas estando tecnológicamente generaciones detrás de Rusia en materia armamentística, lo que sería una continuación de aquella cita de Brzezinski de que ya no somos más un poder global".

Este es un exhaustivo y amplio análisis sobre cómo Rusia se las arregló para organizar las mejores fuerzas armadas del mundo. Y ni siquiera toma en cuenta los sistemas defensivos de misiles S-500, que ahora están siendo desplegados y ya podría decirse que sellan la totalidad del espacio aéreo ruso. Y la próxima generación -¿S-600?- será aún más poderosa.

"X" sí se aventura en adentrarse en territorio tabú del Estado profundo, como en cómo Rusia, en la última década, logró dar un salto dejando atrás a los Estados Unidos, "eclipsándolo como el poder militar más fuerte". Pero el juego puede estar lejos de terminar; ilusamente o de cualquier otra forma: "Tenemos la esperanza de que James Mattis, el Secretario de Defensa, comprenderá esto y que el vicesecretario de Defensa tenga habilidades avanzadas en materia tecnológica, habilidades organizativas y la visión para entender que las armas para la Tercera Guerra Mundial serán misiles ofensivos y defensivos, y submarinos, y no el poder aéreo, tanques o portaaviones".

"X", un realista, admite que el belicismo del status quo neocon/neoliberalcon -representados por la mayoría de las facciones dentro del Estado profundo- nunca abandonarán la posición base de hostilidad incesante hacia Rusia. Pero él prefiere enfocarse en el cambio: "Dejemos que (Rex) Tillerson reorganice el Departamento de Estado sobre la base de eficiencias de Exxon. En eso podría ser de valor. Puede que él y Mattis no tengan agallas, pero si le dices la verdad al Senado podrían no confirmarlos. Así que lo que dicen no significa nada. Pero observa esto sobre Libia. La CIA tenía el objetivo de expulsar a China de África, e igual el Africom. Ese era uno de nuestros secretos de la intervención en Libia".

¿Quién se impondrá, los Amos o el Estado profundo?

No es que haya funcionado: la OTAN y el Africom convirtieron a Libia en un terreno baldío gobernado por milicias, y China, todavía, no ha sido expulsada del resto de África.

"X" también admite que "Siria e Irán para Rusia son líneas rojas. Lo mismo el este de Ucrania desde el río Dnieper". Está completamente consciente de que Moscú no permitirá ningún tipo de maniobra orientada hacia el cambio de régimen en Irán. Y también está al tanto de que "las inversiones en petróleo y gas iraní de China también implican que no permitirán un derrocamiento del gobierno iraní por parte de los Estados Unidos".

La cosa se pone dura cuando se llega a la OTAN. "X" está convencido de que Rusia "invadirá Rumania y Polonia si esos misiles no se retiran de Rumania y sea rescindido el compromiso misilístico con Polonia. El asunto no son los devaluados misiles defensivos de los Estados Unidos sino la posibilidad de sustituir esos silos con misiles nucleares ofensivos. Rusia no tolerará semejante riesgo. Esto no está sujeto a negociación".

En contraste con "la amenaza perpetua" de la propaganda perpetua del Partido de la Guerra estadounidense, Moscú se basa en hechos reales sobre el terreno desde los 90; la fractura de Serbia, el aliado eslavo; las naciones del Pacto de Varsovia e incluso antiguas repúblicas soviéticas incorporadas a la OTAN, sin mencionar los intentos de también incluir a Georgia y Ucrania; el despliegue de revoluciones de colores; el fiasco del "Assad tiene que irse", entendiéndose como forzar el cambio de régimen en Siria incluyendo el armar a los yijadistas-salafistas; las sanciones económicas, una guerra de los precios del petróleo y los ataques al rublo; el indetenible acoso de la OTAN.

"X", completamente consciente de estos hechos, agrega que "Rusia siempre ha querido la paz. Pero no van a jugar un juego con los Amos del Universo que tenga a Trump como el tipo bueno y al Congreso, la CIA, etc., como los malos dentro de esa estratagema de negocio. Así es cómo lo ven. Ellos no ven este circo como algo real".

El circo podría ser sólo una ilusión. O wayang -teatro de sombra balinés- como lo he sugerido. "X" adelanta una interpretación tajante a futuro del juego tras las sombras desde el punto de vista de Moscú, al permitir "varios meses para ver si Putin puede armar una distención con Trump que creáse una Ucrania oriental autónoma, un tratado de paz en Siria con Assad en su lugar, un retiro de las fuerzas de la OTAN de vuelta a la línea de defensa de los tiempos de Ronald Reagan".

¿Quién se impondrá, los Amos o el Estado profundo? Prepárense para la colisión.


Tomado de la edición en inglés de Sputnik, la traducción para Misión Verdad la realizó Diego Sequera.

Notas relacionadas