Acuerdo nuclear con Irán: un signo importante de la debilidad del imperio

Finalmente parece que alcanzaron un acuerdo en Lausana. No es definitivo, y podría haber zig-zags, pero parece probable que se llegue a un acuerdo entre Irán y el Imperio AngloSionista. Pero en este caso a excepción de otros, los anglos parecen estar claramente más felices que los sionistas. Así que, ¿qué está pasando aquí?

Primero y principal, y lo he dicho en innumerables ocasiones, no se trata de un supuesto programa iraní de armas nucleares. No voy a repetir aquí todos los argumentos en detalle (los interesados ​​pueden mirar en los archivos), pero aquí está un breve resumen de por qué Irán nunca ha intentado tener un arma nuclear:

  1. Los iraníes son muy inteligentes, no estúpidos. Están plenamente conscientes de que tener armas nucleares no haría absolutamente ninguna diferencia en una guerra contra Israel o los EEUU o cualquier otro. Si se utiliza de forma ofensiva desencadenarían una respuesta masiva y si se utiliza defensivamente, en respuesta a un ataque, ni siquiera existirían, en primer lugar porque cualquier ataque comenzaría por un ataque de desarme, posiblemente uno nuclear. Cualquier supuesta fuerza nuclear iraní carecería de la capacidad de supervivencia y flexibilidad necesarias para ser utilizada o incluso para disuadir.
  2. La adquisición de capacidad nuclear militar instantáneamente convierte a Irán en un Estado paria. Vimos las sanciones contra Irán en contra de un programa nuclear imaginario, se pueden imaginar cómo serían en contra de uno real.
  3. Irán es un país que no puede ser invadido: es demasiado grande, el terreno demasiado complejo, la población demasiado grande y, francamente, sus fuerzas armadas demasiado fuertes. En comparación con Irán, Afganistán e Irak son un blanco fácil (¡hay una razón por la cual los EEUU no han intentado siquiera invadir Irán desde 1979!). Irán puede, sin embargo, ser bombardeada con mucha fuerza por misiles y ataques aéreos. Este no es el tipo de amenaza que la capacidad nuclear pudiera disuadir. En otras palabras, Irán ni siquiera necesita armas nucleares.
  4. La comunidad de inteligencia de Estados Unidos coincide en que Irán no tiene un programa nuclear militar. Todo lo que podrían reclamar es que Irán tuvo uno en el pasado. Teniendo en cuenta la presión bajo la que estaba la comunidad de inteligencia de Estados Unidos para el momento, este es un informe tan exculpatorio como el que de forma realista se puede esperar.
  5. Los líderes espirituales iraníes han dicho públicamente en muchas ocasiones, y más importante aún, han declarado oficialmente que las armas nucleares son inmorales, no islámicas y están prohibidas. Los secularistas tienden a creer que la gente religiosa siempre miente, tiendo a creer que siguen los principios en los que creen.
  6. Definitivamente no se trata de que alguien quiera obtener (o evitar) una "bomba islámica", pues Pakistán ya tiene precisamente eso.

Así que si no se trata de armas nucleares, ¿de qué se trata?

¡Simple!

  1. Se trata de no permitir que la República Islámica de Irán se convierta en una alternativa viable, vibrante y próspera a los estados clientes wahabitas y sionistas en la región.
  2. Se trata de mostrar que incluso Irán puede y va a ser forzado a someterse al "Eje de la Bondad".
  3. Se trata de evitar que Irán adquiera su propio programa de investigación nuclear civil, que es una fuente de tecnología y orgullo.
  4. Es un pretexto para imponer sanciones más agresivas contra Irán.
  5. Es un pretexto para atacar militarmente a Irán.
  6. Se trata de subvertir a la sociedad iraní.

Ahora que hemos enumerado lo que realmente está en juego en aparente acuerdo en Lausana, también podemos explicar por qué Obama está impulsando el acuerdo, mientras que Netanyahu está consternado. El Estado profundo de Estados Unidos al parecer llegó a la conclusión de que una guerra con Irán sería un desastre para los EEUU y su Imperio. Los EEUU incluso podrían estar considerando llegar a algún tipo de modus vivendi con Irán antes de que estalle la totalidad de Oriente Medio debido a los múltiple errores de política exterior de los EEUU en la región.

No estamos hablando de un festival de amor entre EEUU e Irán, al menos no todavía, sino más bien una forma de liberar a los EEUU de este enfrentamiento agotador e inútil con la superpotencia regional clave. Ahora con la posibilidad de tres grandes guerras potenciales (Ucrania, Yemen, Irán), los EEUU quieren poner una de ellas en un segundo plano para liberar recursos para las otras dos.

Para los israelíes, esta es una mala noticia, no porque Irán esté a punto de "cometer otro Holocausto" (sic), sino porque pusieron todo su poder, prestigio, influencia y, por último pero no menos importante, su histeria azuzando un demente pánico anti-iraní, y han fracasado. Estos sentimientos de fracaso y el miedo ahora también serán compartidos por los saudíes.

¿Los israelíes atacaran por su cuenta?

Militarmente, no tienen lo que se necesita para golpear de manera significativa a Irán. Pero seguro que puede atacar con la fuerza suficiente como para crear una crisis y ya que crear miedo de forma artificial, caos y tensiones es lo que mejor sabe hacer Israel, hay una buena probabilidad de que lo intenten en su desesperación. El problema con cualquiera de esas estrategias es que Irán tiene numerosas opciones asimétricas que he enumerado ya en 2007 en un artículo titulado "Opciones de respuesta asimétrica por parte de Irán". Mucho ha cambiado desde 2007, pero para Irán estas opciones todavía están allí en lo fundamental.

Tengo que confesar que he estado prediciendo un ataque de Estados Unidos y/o israelí a Irán desde que creé este blog en 2007 y, al menos hasta ahora, he estado equivocado. ¿Los siodementes israelíes me darán la razón ahora? Posiblemente. Para ellos se ha convertido en una necesidad política para mostrar a la región y el mundo "quién es el que manda", y en este momento, es seguro que no parece ser Israel.

Entre la guerra en Ucrania, la guerra en Yemen y las tensiones en torno a Irán, 2015 se perfila como un año excepcionalmente peligroso. Y como sus principales líderes son todos bien tontos, locos, o ideológicamente fanatizados. ¡Dios nos ayude a todos en nuestra resistencia al Imperio y sus tropas de choque!

Notas relacionadas