País adentro

Para pensar el 8D (I): El voto clasista

De regreso a la serenidad y a la responsabilidad que exige el momento histórico, es preciso recordar que el objeto de revisar los resultados electorales. Nos toca discutir y decidir qué hacer con esa realidad que revelan los números.

¿Qué vamos a esperar, a que nos den el golpe?

La ultraderecha venezolana se alinea para dar el zarpazo final, según sus cálculos.

El Potro Álvarez y las comunas

En el barrio, entre birras y conversas. Al fondo, desde la carnicería / cervecería / abasto y vende y paga, suena “El Ratón” de Cheo Feliciano.

La infame pluma de Nitu

¿Escrito con odio? Sí, pero es más que eso. Es ese odio atizado por el miedo:el terror. Es lo que dirige la mano de Nitu Pérez Osuna cuando se sienta a redactar sus emociones más íntimas contra Chávez, Maduro o los pata en el suelo que tanto asco le dan.

Por qué Chávez era antimantuano, está vivo y vive en el barrio.

En la mañana, en la cancha del barrio, empieza a haber movimiento. Dos pelúos tratan de armar a duras penas una pequeña tarima mientras una tercera, parlante en mano, convoca al barrio.

¡Chávez vive la lucha sigue! La revolución chavista del pueblo

Sencilla la consigna, ¿cierto? “¡Chávez vive la lucha sigue!”, consigna que extraordinariamente se ha hecho más fuerte desde la desaparición física del Comandante Presidente.

"Jamás han robado nada, destruyen por destruir"

“Ya se ha hecho común llegar en las mañanas y conseguirnos con que en la noche los vándalos han violentado los espacios del Centro ”.

El barrio tiene voz

“Con hambre y sin empleo con Chávez me resteo”. Con esa consigna nacida desde lo más abajo de los barrios, un pueblo arrecho hirió de muerte las pretensiones oligárquicas de lanzarnos a las calles en contra del presidente Chávez.

Crónicas de la resistencia: La victoria popular en Barinas el 15A

¿Cómo reaccionaron nuestros barrios el 14 de abril en la noche después que el fascismo ordenó a sus mercenarios drenar su arrechera atacando CDIs, asesinando a chavistas, incendiando casas de camaradas?

“No viví lo que mis padres me cuentan pero apoyo a la revolución”

“Yo tengo apenas 23 años. Cuando Chávez apareció, la primera vez que escuché de él yo tenía apenas 10 años”. David Revilla reflexiona un poco antes de hablar, después de una breve pausa continúa: