País adentro

La Chigüira: experimento para la vida

En La Chigüira se siembra sin elementos tóxicos, se considera a la maleza (el monte), los animales y la tierra como complementos del ser humano y no como estorbos que es preciso sustituir por cemento.

El ejemplo vivo en el cuerpo: texto compartido en el III Congreso Nacional de Cultura

A partir de 1989 descubrimos que no éramos un país; que a pesar de tener una constitución, un himno, un escudo y una bandera, sólo habíamos sido una mina conectada a la historia de Europa primero y a Estados Unidos después.

Estallan los esfínteres sociales

En una revolución somos luchadores que defendemos intereses, conceptos, posiciones, que pueden ser históricas o circunstanciales, de clases o gremiales.

Testimonio de Benito Briceño Manzanilla, campesino trujillano

Del sudor amargo de la tierra

Benito Briceño Manzanilla, de 79 años de edad, es de esos hombres que al contar su vida también cuentan la de un país; es la historia de una clase que acostumbra a hacer con las manos lo que una opulenta minoría disfruta; la historia que normalmente no sale en serie y de color rosa en los libros y almanaques de forma resumida y que desconocemos. Nacido en Monte Carmelo y desde chamo trabajador de la tierra en el Valle del Momboy, Benito, trujillano macerado, cronista oral de la zona, nos relata parte del siglo veinte venezolano que, con palabras de Enrique Bernardo Núñez, fue “presa o botín de los vencedores”. Aquí su testimonio con su verbo candelita:

La rebelión del hambre

La historia es lakra y no se puede olvidar. Hoy tal vez la veamos con humor desordenado entre conversas y recuerdos. Siempre la papa, la comida  está presente en nuestras conversas, nuestro verbo.

Los colectivos y los territorios de fuerza de la Revolución

Por años Chávez nos visibilizó, nos organizó, nos preparó y ahora, después de él continuamos nosotros la faena.

La historia de Chávez, la historia de Maduro, la historia nuestra

Todo chavista, todo hijo de Comandante que llegue a la presidencia, que llegue a la conducción de este pueblo arrecho, debe pasar por la prueba del odio violento de las clases dominantes, de los poderosos, de la burguesía, del

La convicción de Alejandrina

-¿Vio Alejandrina? Los gringos vienen por nosotros.

Editorial Cayapo 43

Cuando la clase media desea suicidarse pero teme

La desde siempre aterrorizada clase media, clase ascensor, clase arribista, clase raspacupo, clase estudiosa buscando el viaje de gastos “cubridos” que los saque de la mina que tanto odian, profesionales para la explotación calificada, clase acostumbrada a ser explotada, resignada a repetirse ete