País adentro

El infierno rodante: un negocio sobre ruedas

Que se sepa, el mal llamado transporte público ya era una tragedia por los años setenta, cuando aún existían las luchas obreras y habían dirigentes sindicales de la talla de Simón Márquez o el Negro Prin, hermano de aquel famoso cantante de joropo mirandino el gran Pancho Prin.

Que se hunda este país

Todos estamos de acuerdo en que raspar cupo es simplemente una actividad lucrativa como cualquier otra en el mundo libre, o lo era, porque ya nos la quitaron, una actividad a la que todos debemos tener derecho, porque ese es nuestro petróleo, nuestro oro, y eso se comprende porque es una necesida

El sospechoso habitual con las manos en la masa

Cuando usted escuche unas detonaciones en cualquier rincón de este planeta, sepa que están atracando a un pueblo y no dude en sospechar que detrás de esas pistolas, de esos cuchillos, que generan dolor, gritos, llantos y amargura, están los dueños de este mundo y su ejecutor material, que es el e

Resaca y ratón histórico

Estamos en presencia del fin de la más maravillosa revolución que el espasmo poderoso haya creado. Se acabó la parranda, sólo queda el botellero vacío, los pasapalos rancios, el esterero de borrachos, vómitos, despechos y un CD dando vuelta.

Si no queremos morir de arrechera criticando, es mejor actuar pensando

Hace más de cuarenta años, en el mundo, la izquierda clase media, en nombre de nosotros los pobres, sufría la más grande y aplastante de las derrotas.

Los dueños y aspirantes prefieren morir que cambiar

La burguesía y sus hijos malcriados de la clase media, mundial y nacional, prefieren morir que cambiar. Porque sus miserias, sus carencias de sueños, sus miedos e ignorancias, son infinitas. Y a costa de la vida misma intentarán mantener el sistema actual.

Guatman contra la Constituyente

Guatman proviene de una galaxia lejana llamada El Quinto Punto Cardinal. Sus padres eran el Rey Puputov y la Reina Plastikdemierda. Esta cultura siempre vivió del consumo de otros mundos. Se llamaban a sí mismos los puphumanos, nunca dejaban de acumular y eran consumistas extremados.

Son jirones de una bandera en derrota

Ante el llamado del compañero Nicolás Maduro, los terroristas tendrán que declararse en rebelión armada o sumarse al juego democrático, no tienen otra opción, ya no pueden sostener las apariencias, el juego se les acabó.

¿Comemos guerra?

El ataque por parte de la batería mediática opositora a cualquier alternativa que nazca del pueblo o de los mismos despojos de la debacle capitalista reafirma su rol, tanto en lo que en Venezuela llamamos guerra económica como en la guerra emprendida por el control y mercadeo globalizante de la red de vida en donde estamos la gente y la tierra.