¿De xenófobos a grancolombianos?

Desde el cierre de la frontera colombo-venezolana, hemos leído a los más altos representantes de la derecha nacional acusar al mandatario Nicolás Maduro de "xenófobo" y "violador de los DDHH" (por lo bajito). Sin embargo, meses atrás lo consideraban indigno de ser presidente precisamente "por haber nacido en Colombia", sin mencionar el odio que han fomentado contra el pueblo de Cuba y los países que integran Petrocaribe.

Dos años atrás

Por estos días Capriles Radonski, uno de los principales representantes de la tasajeada derecha venezolana, le envió un "sentido" mensaje a Colombia a través de su cuenta en tuiter: "A nuestros Hermanos colombianos en el país y afuera, no confundir cúpula del Gobierno Nacional y Nicolás Maduro con Venezuela, ese señor no nos representa".

En efecto, a él no lo representa, pues desde que corría el mes de septiembre del año 2013, Capriles afirmó que Maduro era un presidente indigno por ser "colombiano, irrespetuoso y violador de la Constitución Bolivariana" a la par que se preguntó: "¿Dónde está la partida de nacimiento de Nicolás Maduro? Todos nos preguntamos eso. Yo creo que si existiera una duda sobre la nacionalidad de quien habla, yo hubiese tenido a personas repartiendo mi partida de nacimiento (…) no se puede tener doble nacionalidad. Nosotros estamos aquí para luchar por la verdad, que se imponga siempre la verdad".

Entonces, María Corina Machado, Williams Dávila y Walter Márquez hasta se trasladaron al barrio Carora, en Cúcuta, para visitar "la casa donde nació y creció Nicolás Maduro".

Márquez incluso declaró que Nicolás Maduro había "traicionado los ideales de Venezuela" y "no asistió al funeral de su tía (que vivía en Cúcuta) porque en ese momento él era canciller de Venezuela y prefirió ocultarle a Hugo Chávez su verdadero origen colombiano", pues "Chávez poseía una animadversión hacia Colombia" (¿El mismo Chávez que se autodenominada Gran Colombiano: "Yo soy colombiano de origen. Nosotros somos colombianos de origen, de la Colombia originaria, de la Colombia bolivariana. Yo me siento colombiano hasta en la más profunda médula de mis huesos"?).

Ante esto, el presidente venezolano respondió: "Yo nací en Caracas (…) Pero algún demente inventó eso de que yo nací en Colombia. Igual, yo estaría orgulloso de haber nacido en Cali, Bogotá, Santa Marta (…) yo estaría feliz porque habría nacido en la tierra de Bolívar. Yo amo profundamente a Colombia y a sus ciudadanos". Sin embargo, estos sectores insistieron al punto de afirmar que Maduro odiaba tanto ser colombiano que envió "agentes del G2 cubano en combinación con la guerrilla a ocultar las pruebas de su nacimiento".

El coco cubano

Precisamente estos mismos personajes que hoy acusan a Maduro de "xenofóbico" y "violador de los derechos humanos" fueron quienes sembraron en la oposición venezolana el profundo odio hacia los cubanos hasta hacerles creer que los bombillos ahorradores poseían cámaras a través de las cuales serían espiados por el rrrrrégimen castro-chavista.

Además, ¿cómo olvidar que durante el golpe de Estado del 11 de abril de 2002, fue precisamente Capriles Radonski (junto a López Sisco y Salvador Romaní) quien asedio la embajada de Cuba en Venezuela, les cortó el suministro de electricidad y agua, destruyó los vehículos pertenecientes a los diplomáticos, y amenazó al embajador de Cuba en Venezuela, Germán Sánchez Otero, con más violencia si no entregaban a los funcionarios venezolanos "escondidos en esa sede"?

Quienes sembraron en la oposición el profundo odio hacia los cubanos ahora se la dan de grancolombianos

De hecho, durante la campaña presidencial del año 2012, los dirigentes de la autodenominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) manifestaron el deseo de expulsar sin tregua a los médicos cubanos que cumplen funciones en Venezuela, quienes según Capriles "le cuestan al Estado cerca de 628 millones de dólares al año".

En esa oportunidad, Henry Ramos Allup expresó en Twitter: "Que los mercenarios cubiches que han saqueado y ensuciado a Venezuela preparen sus maletas con todas sus bujerías quimioterapéuticas" para luego agregar: "Qué honorable revolución la cubana: viviendo de la chulería a Venezuela, la prostitución, las drogas y de las limosnas que les mandan desde Miami".

Los "chulos" del Caribe

Sin embargo, Cuba no ha sido el único país calificado como "chulo", pues las naciones que conforman Petrocaribe, un organismo a través del cual Venezuela les vende petróleo (con plazos de pago más largos y tasas de interés más bajas) o intercambia (por alimentos como caraotas, arroz, azúcar o carne), tampoco se han salvado de estos ataques racistas y xenofóbicos por parte de la derecha venezolana, quienes hace apenas unas semanas solicitaron crear una ley que le impidiera a Maduro seguir suministrando petróleo a la región caribeña.

En este sentido, hace apenas dos meses el señor Capriles propuso que la nueva Asamblea Nacional (a conformarse en diciembre-enero) "le ponga un parao a estos convenios petroleros pues hay que ver todo lo que se ha podido hacer con el petróleo que se ha regalado a otros países. Son miles de millones que se han regalado".

Pero ante todo este panorama, Maduro sigue firme en la convicción de cumplir con el legado de aquel Comandante Chávez que expresaba: "Si la sacrosanta libertad de empresa rigiera en nuestras relaciones, Petrocaribe no hubiera sido posible (…) Muchos países hubieran tenido que apagar las luces y quizás entrado en bancarrota hace un tiempo, si no hubiese sido por Petrocaribe. Pero acá no importa su tamaño ni su color, sólo importa nuestra hermandad y estamos señalados por la historia para asumir la responsabilidad de integrarnos, que es la única manera de levantar a nuestros pueblos. Sólo unidos podemos pregonar el sueño de Bolívar".

Notas relacionadas

La trampa sale

14 de Septiembre de 2017

Contra el odio, la verdad

17 de Agosto de 2017

Plan B

5 de Julio de 2017

Fascismo transmedia

22 de Mayo de 2017

Solos, desnudos y embarrados

12 de Mayo de 2017