Cuentas imborrables

Las cuentas que saca el imperio norteamericano son simples. Para ellos el mundo es pura aritmética. Operaciones sencillas de sumas y restas. Dónde ganan más, dónde pierden más. "¿Cuánta utilidad nos dejará esta invasión?". Billete mata diplomacia. O la reanima. Las vidas son lo de menos. El valor nominal de los seres humanos está por debajo del valor de los billetes verdes. Nuestras vidas no se cotizan bien en el mercado bursátil de la ignominia. Acciones siempre en baja.

"Sesudos analistas" de derecha e izquierda sacan las mismas cuentas del Imperio (y sorprendentemente algunos "números" les coinciden) olvidando que los principios son innegociables. Guarismo no mata principio

Con Cuba los gringos tenían 52 años sacando cuentas. Muy temprano invadieron la isla buscando una solución rápida sin invertir tanto tiempo. Se encontraron con una muralla de dignidad invaluable. Incontables veces han intentado asesinar a Fidel Castro. Muchas veces más han sido violados los derechos humanos de los prisioneros de la ominosa cárcel de Guantánamo, provincia cubana, donde los gringos tienen una base militar desde 1903. Hace más de 100 años. No hubo celebraciones de este centenario. Guarismos imperiales.

Después del reconocimiento del uso de la tortura en la cárcel de Guantánamo no se nos ocurre qué otra cosa podían hacer los estadounidenses para revolcarse en el desprestigio y la vergüenza. Los números de Guantánamo son exhibidos en un insólito arrebato de sinceridad. Nos preparan tal vez para otra noticia: el cierre de ese centro de torturas. Sume a la cuenta de ganar puntos.

La decisión de Cuba y Estados Unidos de reanudar las relaciones diplomáticas es la noticia de principios de siglo de XXI. El misil más gélido y antiguo de la guerra fría empieza a derretirse.

Los análisis y las especulaciones sobre cómo esta decisión afectará a Venezuela vienen aliñadas con décadas de propaganda anticastrista. "Sesudos analistas" de derecha e izquierda sacan las mismas cuentas del Imperio (y sorprendentemente algunos "números" les coinciden) olvidando que los principios son innegociables. Guarismo no mata principio.

En los últimos 21 años la comunidad internacional representada en la Asamblea General de las Naciones Unidas ha rechazado el bloqueo económico, financiero y comercial de Estados Unidos hacia Cuba. El costo total de este acoso financiero es de 116 mil millones de dólares. Sume puntos a las cuentas por pagar del imperio. 

A estas operaciones aritméticas hay que sumarles nuevos actores. Los inversionistas y especuladores gringos o globalizados se ponen el lápiz en la oreja. Afilan. Mojan la punta de grafito con saliva. Recurren a la calculadora china. Y la vaina no les da. Tienen hasta el trasero en contra.

Nuestras cuentas, las que sacamos en Latinoamérica, no son tan simples. No somos números. Y no nos desaparecemos si le dan a la tecla "clear" o con una goma rosada. Perdón pero nunca olvido. Son cuentas que no se borran, pero se empiezan a pagar con la sonrisa libre de tres hombres. Sigamos.

@mercedeschacin
mechacin@gmail.com

Notas relacionadas