Tres respuestas para disipar algunas dudas sobre el Petro

Han pasado casi dos meses desde que el presidente Maduro hizo el anuncio del Petro y poco a poco podemos empezar a tener una idea más clara de las implicaciones que va a tener en la sociedad venezolana y en el resto del mundo, basados en las declaraciones hechas por los actores oficiales, algunos números y las expectativas que han surgido desde la colectividad. Algunas declaraciones van a contrapelo, posiblemente por el estado de desarrollo de este criptoactivo y porque aún no se ha emitido el "Libro Blanco" del Petro, que es el documento técnico con las especificaciones del mismo.

¿Qué se ha dicho?

Carlos Vargas, superintendente de Criptoactivos, Criptomonedas y actividades conexas, además de constituyente electo, ha hecho varias declaraciones en radio, televisión y encuentros con sectores sociales y en cada una de estas apariciones ha dejado nuevos datos.

Recién anunciado el Petro, declaró detalladamente cómo se va a manejar el respaldo en los recursos existentes en el primer bloque de la Faja Petrolífera del Orinoco. La primera emisión será de 100 millones de Petros, cada uno por el valor de mercado de un barril de petróleo. Recientemente dijo que tal cantidad de barriles de petróleo corresponde apenas al 2% de los más de 5 mil millones de barriles que están certificados en el primer bloque de la Faja, cosa que deja la ventana abierta para dos posibilidades: que esos 100 millones de Petros pasen a valer no el 2% sino la totalidad de dicha reserva, multiplicando su precio inicial por 50 luego de su emisión, o que se puedan emitir más Petros respaldados en el resto de las reservas (unos 4 mil 900 millones de barriles de petróleo) e incluso deja abierto que se pueda emitir Petros respaldados en otros minerales certificados a su precio de mercado internacional.

Cada Petro entrará en circulación luego de su compra en la llamada "Venta Inicial" que será realizada sólo a cambio de divisas y por otros criptoactivos. En principio no se tiene planteado que los Petros sean creados mediante "minería digital", ya que el petróleo y el oro no pueden ser creados y dicho respaldo es una de sus características esenciales. El Estado será el que controlará la venta inicial, en primer lugar para distribuir el criptoactivo de la mejor manera posible y también para evitar la legitimación de capitales de origen dudoso. Luego de esa venta inicial la responsabilidad del Estado queda depositada en cada comprador y se dejará abierta la posibilidad de un mercado secundario donde el valor de mercado podrá moverse libremente.

A pesar de que el Petro no será creado mediante "minería digital" se hizo un registro de mineros para regular la actividad dentro del país, pues Venezuela es el centro de minería de criptoactivos a nivel regional por los bajos costos asociados, y el Estado conociendo esta realidad se vio en la necesidad de regular y despenalizar la minería. De cualquier forma seguirá siendo ilegal proveer criptoactivos para "lavar" y legitimar dinero proveniente de la delincuencia, robar energía eléctrica y financiar actividades ilícitas.

Regular la minería tiene también la finalidad de crear una cultura del criptoactivo en la nación, de forma que no sea más una actividad relacionada a pequeños grupos o incluso a la ilegalidad. Esto porque en principio no existe nada ilegal en prestar poder de procesamiento para la red de criptomonedas y recibir una recompensa a cambio, como tampoco hay demasiada complicación en usar una "cartera" digital para hacer y recibir pagos.

Por su parte Daniel Peña, secretario del Observatorio Blockchain, siempre ha dejado claro en sus intervenciones públicas la necesidad de que el Petro circule libremente dentro del país, siendo posible intercambiarlo por bienes y servicios con toda libertad. Para esto se crearán incentivos a los comerciantes y al público en general.

También agregó que el mercado secundario que se creará a partir de la "Venta Inicial" no tendrá límites geográficos, desde cualquier parte del mundo se podrán comprar y vender Petros desde las casas de cambio virtual (más conocidas como exchange en inglés) y a través de una plataforma que está en desarrollo por parte del Observatorio Blockchain donde se podrán intercambiar Petros y muchos otros criptoactivos. Pero a pesar de esto, desde las vocerías oficiales, se da más importancia a su normalización dentro del comercio interno que a su capacidad de cambio por otras divisas y criptoactivos.

Peña dejó claro que el código informático para el Petro y sus desarrollos relacionados serán creados bajo licencias libres en consonancia con la Ley de Infogobierno y con la intención de que cualquier persona con interés y conocimiento pueda colaborar en su mejora y en la creación de aplicaciones añadidas. De esta forma si alguien quiere hacer una aplicación para teléfonos inteligentes que trabaje con Petros podría hacerlo sin ningún problema ni restricción.

¿Cómo fue recibido el anuncio del Petro?

Dentro del país hubo una etapa de confusión inicial por la desinformación que en los días se ha ido disipando, al punto de que ahora se ha convertido en tema de conversación de iniciados y no iniciados en el tema por igual. Inclusive en redes sociales algunas personas identificadas como opositoras por todos lados, con evidente pesar encuentran en el Petro una manera de estabilizar la economía del país a mediano plazo de ser bien implementado, y lamentan que los principales políticos de la oposición subestimen la capacidad de esta nueva herramienta.

Internacionalmente hubo una explosión en la prensa y en menor medida algunos acontecimientos en los mercados de criptoactivos. Luego de ese domingo 3 de diciembre cuando Maduro anunció el Petro, cada medio y agencia internacional de prensa tuvo una postura al respecto.

Hay un dato interesante, por una confusión algunas personas que pensaron que el Petro ya estaba en curso y había sido lanzado se volcaron a invertir en una criptomoneda con un nombre muy parecido, el "PetroDollar" o por sus siglas "XPD". En el gráfico podemos ver cómo apenas al día siguiente se disparó el precio y la capitalización de esta criptomoneda para luego volver a sus valores iniciales cuando se disipó la confusión. Sin embargo el "PetroDollar" se dio a conocer entre mucha gente, y aun cuando bajó rápidamente ha tendido a subir nuevamente en los días siguientes.

Este detalle es importante, porque a pesar de las terribles calificaciones de riesgo que recibimos como país por parte de la Standard and Poor’s y Moody’s, queda demostrado que en el mercado internacional están más que dispuestos a poner dinero en Venezuela. Como el Petro es un criptoactivo y no hace parte de la banca tradicional, las trampas tradicionales de guerra financiera, como las calificaciones de riesgo amañadas, no afectan demasiado las opiniones de los posibles inversionistas. Para los que apuestan por el fracaso de esta decisión y se la pasan desmoralizando a la gente, esto puede representar una mala noticia, pero para la mayoría no.

¿Para qué puede servir?

Algunos detractores argumentan que es un simple contrato de "futuros" o inclusive una emisión de deuda disfrazada; la realidad es que es mucho más complejo que eso, pero sí tienen algo de razón. El dinero proveniente de la "Venta Inicial" del Petro seguramente servirá para financiar el resurgimiento de PDVSA luego de la operación de desfalco y además para darle cuerpo a la economía que supere el rentismo petrolero, objetivo explícito de Maduro desde que asumió la presidencia. También hay que recordar que aún no se ha visto el primer bono de la deuda o un contrato de futuros amenazando la dictadura cambiaria de Dólar Today, como tampoco a la primera persona haciendo mercado con alguno de esos instrumentos, pero las capacidades del Petro son evidentemente superiores.

Aún sin conocer cuál va a ser la forma que tendrán los incentivos al uso del Petro dentro del comercio y la economía local, fácilmente se puede ver en el futuro cercano un interés por cambiar los bolívares, hoy apaleados por Dólar Today, por Petros dentro de ese mercado secundario que surgirá tras la "Venta Inicial". Que el Petro logre la hegemonía como moneda de curso legal dentro del país, y que además sea adoptada como medio de pago para el comercio internacional, dejaría sin efecto muchas de las sanciones que actualmente nos tienen bloqueados financiera y comercialmente, además de apuntar a una recuperación económica modesta pero segura.

Las heridas que la guerra económica están dejando en los venezolanos no se pueden curar con un decreto de forma inmediata, pues éstas no sólo radican en el precio de las cosas o en el poder de consumo, sino que están en nuestro comportamiento como seres sociales, donde la mezquindad ante la carestía y el difícil acceso a bienes necesarios, en algunos casos, han sacado lo peor de nosotros en los momentos más difíciles. Esto sólo podrá revertirse a partir del esfuerzo consciente que hagamos todos los venezolanos deseosos de ponerle fin a esta pugna que nos tiene desgastados y expectantes.

Notas relacionadas