Las contradicciones de Lilian Tintori en torno a los 200 millones

El 30 de agosto del año en curso el Fiscal General de la República, Tarek Willian Saab, anunció el decomiso de la cantidad de 200 millones de bolívares en un vehículo perteneciente a la dirigente opositora Lilian Tintori, el cual era conducido por su hermano.

Profundizando en los hechos, se supo que el día 29 de agosto en la tarde el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) realizó un procedimiento en la urbanización Los Palos Grandes en el cual, por medio de labores de inteligencia, lograron incautar la cantidad descrita.

En seguida la activista del partido Voluntad Popular informó mediante un tuit lo siguiente: "Este dinero es para pagar los gastos de mi abuelita que tiene 100 años y está hospitalizada desde hace días. Ella no tiene seguro".

Posteriormente, el abogado de Tintori, Juan Carlos Gutiérrez, se presentó ante las autoridades del Cicpc y les dijo que la mencionada suma sería destinada a una "fundación de niños de la calle y personas de bajos recursos económicos que requieren atención médica".

Ahora bien, ambas versiones son frágiles ya que si el dinero era destinado a su abuela o a una fundación, lo cual es válido y respetable, cabría preguntarse por qué esta transacción financiera no se realiza de manera electrónica, que sería lo más sencillo en estos casos.

Igualmente surge otra duda, qué fundación o qué centro de salud acepta estas cantidades en efectivo, ya que incluso por razones de seguridad (contar el dinero, verificar que no haya algún billete falso, etc.), es preferible una transacción vía web.

Aunado a todas estas versiones, el día 2 de septiembre la ciudadana Tintori manifiesta una nueva versión, para unirse a los anteriores, y es que no posee cuentas bancarias porque ningún banco se las abre por ser esposa de lo que ella denomina un preso político, y textualmente expresa: "¿Por qué el dinero en efectivo? Porque ningún banco me abre una cuenta, no uso tarjetas de crédito, ningún banco me abre cuentas porque soy esposa de un preso político. Desde hace más de tres años manejo dinero en efectivo".

Esta nueva versión es incluso más extraña que las anteriores. Es muy similar al razonamiento dado por John Connor en la parte 3 de la exitosa franquicia llamada Terminator 3: la rebelión de las máquinas, en la cual el personaje principal manifiesta no tener tarjetas de crédito, ni usar cuentas bancarias para evitar que Skynet (inteligencia artificial del futuro que busca eliminarle) lo pueda rastrear, y así acabar con su vida. Ahora bien, ¿será acaso que Lilian Tintori es una elegida para salvar a la humanidad de un eventual apocalipsis futurista provocado por el levantamiento de las máquinas contra la humanidad? De ser así está más que justificada la ausencia de cuentas y uso de tarjetas.

No obstante, a la suposición anterior, y tomando como cierta su afirmación de que ningún banco le abre una cuenta desde hace tres años, cabría preguntarse si Lilian Tintori no tenía antes de casarse con el penado López alguna cuenta en algún banco, ya que es muy común que los padres le abran cuentas de ahorro a sus hijos en bancos públicos o privados cuando son adolescentes, y en algún momento cuando iniciamos nuestra vida laboral se aperturan cuentas para el pago del salario que se percibirá por la labor prestada, o será acaso que Lilian Tintori nunca ha trabajado o no ha abierto una cuenta en Venezuela en sus 39 años de vida.

Al respecto de lo sucedido, en un video publicado en su cuenta Twitter, la militante de la MUD anuncia que fue imputada por el Ministerio Público, a lo que la ciudadana exclama lo siguiente: "No es un delito tener dinero en efectivo en tu propiedad. No es un delito tener dinero en efectivo en tu camioneta, en tu casa, así lo aclaré el día que reconocí que era mi camioneta y mi dinero. Yo no soy funcionaria pública, yo soy mamá, soy esposa, soy activista de derechos humanos ¿qué buscan? Dañarnos, humillarnos".

Ante estos alegatos es necesario recalcar que los funcionarios públicos no son los únicos que deben rendir cuentas ante situaciones como la acontecida, ya que de su declaración se desprende que las personas que se dedican a actividades privadas pueden hacer lo que quieran, sin embargo el ordenamiento jurídico venezolano se rige bajo el principio de igualdad, razón por la cual todas y todos somos responsables ante la ley bajo los mismos deberes y derechos.

Con base a lo anteriormente expuesto, se desprende algo que es totalmente cierto: no es un delito cargar dinero en efectivo, siempre y cuando sea de tu propiedad, y no dudamos que ese dinero sea propiedad de Tintori, es más, hasta confiamos en ello, razón por la cual esta situación no configura delito. No obstante a lo anteriormente expuesto, esta situación sí amerita una averiguación para responder algunas interrogantes que surgen al respecto:

  1. ¿Por qué el dinero estaba en cajas de madera muy similares a las usadas por el Banco Central de Venezuela para transportar el dinero desde el aeropuerto de Maiquetía a su destino?
  2. ¿Cómo es posible retirar una cantidad de dinero tan amplia si la disponibilidad de dinero en efectivo ha sido un problema las últimas semanas?
  3. ¿Si la conocida política ha manifestado que no tiene un trabajo formal, de dónde obtiene estas cantidades para ayudar a fundaciones o cuidar a su abuela?
  4. Al ser esposa del presidente de un partido político, ¿no ameritaría conocer si se está violentando la normativa de financiamiento a partidos políticos prevista por el poder electoral?
  5. Al existir denuncias de financiamiento a grupos paramilitares vinculados con Voluntad Popular, ¿acaso este dinero no podría estar destinado a ellos?

Todas estas preguntas son sólo algunas que los organismos de seguridad del Estado y el ciudadano común se hacen ante esta situación, razón por la cual su investigación a profundidad será necesaria para esclarecerla.

Entre tanto, y a pesar de haber un proceso de investigación en torno a Tintori el día 2 de septiembre, como si nada pasara, la ciudadana en cuestión iba a realizar una gira por Europa (no sabemos con qué dinero compra los pasajes, ya que como ella menciona no tiene cuentas ni tarjetas) para denunciar la crisis que vive Venezuela, según palabras del diputado Julio Borges, con el cual viajaría.

Como era de esperarse, se le prohíbe la salida del país por instrucción del Ministerio Público hasta que se aclaren los hechos que giran en torno a los sucesos descritos. Sorprendentemente, esta situación generó la movilización de los embajadores de España, Alemania e Italia en solidaridad con ella, y en rechazo a estas acciones, por considerarla un atropello.

Lilian Tintori es presentada como una activista de derechos humanos, lo cual no es cierto, es una activista política de un partido reaccionario venezolano. Ahora bien, pretender presentarla como una víctima de los atropellos de un "gobierno opresor", es una forma de desviar la atención ante hechos irregulares que ameritan una averiguación profunda, que puede corroborar su versión o no. Sobre esto no emitimos opinión ya que esperamos responsablemente el resultado de las averiguaciones, para establecer las responsabilidades civiles y penales correspondientes.

Notas relacionadas

Ni fuerza, ni fe

27 de Julio de 2017

Rehenes de la locura

3 de Mayo de 2017

Diosdado Cabello y los fantasmas

7 de Noviembre de 2016

Una oposición esquizofrénica

26 de Junio de 2016

La tramposería sale

20 de Junio de 2016

El mundo no se acaba el 6D

1 de Noviembre de 2015