Análisis de matrices del 13 al 19 de septiembre

Guerra mediática contra el sector salud

Durante la semana del 13 al 19 de septiembre la prensa escrita privada destinó 31% de su espacio a posicionar la existencia de una crisis terminal en el sector de la salud, mientras 44% de la televisión privada hizo exactamente a lo mismo. ¿El nuevo capítulo de la eterna guerra informativa?

Prensa escrita: ¿Crisis en la salud o en la MUD?

Desde el 13 al 19 de septiembre los diarios privados El Nacional, El Universal, Tal Cual, Últimas Noticias, El Nuevo País2001 destinaron 27.568,37 cm2 de su superficie redaccional, es decir, 82 amplios artículos, a posicionar la crisis en el sector salud.

Por ejemplo, 13% del espacio se usó para hablar sobre la muerte de 10 pacientes por el supuesto "virus desconocido" que se apoderó del Hospital Central de Maracay, otro 13% resalta la escasez de Acetaminofén (el único medicamento prescrito para casos de chikungunya), seguidos por un 9% que afirma que Venezuela es el país de Suramérica con mayores casos de chikungunya pese a que sólo tenemos 1.239 casos sospechosos de los cuales han sido confirmados nada más 398, mientras en la hermana Colombia la cifra corroborada supera los 2.000 y el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, advirtió que para el año 2015 serán más de 700.000 los colombianos contagiados.

Para tamaña patraña la prensa escrita utilizó distintos mercenarios. El repetido alcalde mayor de Caracas, Antonio Ledezma, en medio de su delirio, afirmó que "la emergencia en salud se pretende ocultar con amenazas a médicos y a usuarios de los centros hospitalarios", y el director de El Nuevo País, Rafael Poleo, señaló que "hay unas cuantas pestes sanitarias en pleno desarrollo".

En medio de esto, la prensa han utilizado un 84% de términos negativos (adjetivos simplones y baratos) para atacar al presidente Nicolás Maduro, entre los que resaltan "esperpento" (38%), "mentiroso" (23%), "líder débil" (15%), "irresponsable" (8%), etc.

Pero al resto del Gobierno Bolivariano les fue aún peor, pues obtuvieron 320 términos negativos, lo que se traduce en un 88%.

En relación a análisis anteriores en los que siempre despuntaba bien fuera el Gobierno, el Presidente o "el modelo", ahora lo unifican en un sólo personaje cuyo telón de fondo es, nunca olvidemos, "decretar" mediáticamente y contra toda prueba real y concreta el Estado fallido.

Es decir, entubar el conflicto como si más nada estuviera ocurriendo o mereciera igual atención.

Porque una cosa es señalar que exista una situación en particular que presente riesgos o dificultades (sin omitir que el Gobierno establece un Estado Mayor para la enfermedad entre otras soluciones) y otra muy distinta histerizar con vaguedades (el "virus desconocido") para disparar los resortes del pánico colectivo con el simple propósito de activar el frente psicológico en lo que se vislumbra dentro de una actualización de la agenda golpista, en un intento de apretar las tuercas de la guerra informativa.

Pero si al menos la mayoría de los medios estudiados funcionaran regidos por el interés genuino de informar al país y su lectoría, el tratamiento sobre la muy dudosa situación del Hospital Central de Maracay la semana pasada hubiera sido radicalmente distinto. Pero los intereses son otros, a tal punto que el idiota de turno que pusieron a difundir el rumor actualmente se encuentra fugado y solicitado por la justicia. Y el Gobierno convoca a una comisión que estudie la nada descartable posibilidad de que el repunte de casos sospechosos de chikungunya tenga como causa un acto de guerra bacteriológica. 

Tratar de vender la sensatez cuando no se tiene

A la par, levantan la figura del dirigente político de AD, Henry Ramos Allup, quien se ubica como el personaje de la semana con la publicación de 8 artículos, que se traducen en 4.060,75 cm2, donde se leen promesas como esta: "En los próximos días resolveremos en la MUD las cosas pendientes que nos han separado circunstancialmente para demostrarle a Venezuela que somos capaces de dirigirla", porque a todas luces quien realmente está en crisis (y sin medicamente que valga) es la MUD.

Mientras tanto, la triste dirigencia de la MUD deshoja la margarita en el ventanal esperando a ver si el harto sospechoso Chuo Torrealba les da el sí para asumir el cargo de secretario. Triste despecho, sobre todo cuando Carlos Raúl Hernández y Fernández Daló no quisieron nada con esa secretaría.

TV: salvando a Ocariz

Por su parte, los canales privados Venevisión, Televen y Globovisión del 14 al 19 de septiembre destinaron 34% de su tiempo, es decir, más de 17.020 segundos, a instaurar -en la psique de sus televidentes que Venezuela atraviesa por una crisis nacional sin límites.

Esta supuesta crisis la enfocaron en cinco frentes: crisis en el sector salud (44%), crisis en el sector educación (29%), pese a que esa misma semana se iniciaron las clases con la matricula más alta en toda la historia del país (10.508.538 de estudiantes), la crisis de papel (11%) ignorando por supuesto las 24 bobinas que la empresa estatal de papel Maneiro le entregó al diario El Impulso del estado Lara, la crisis habitacional (10%) y la crisis del sector automotriz (6%).

Mientras tanto, se utiliza 100% de términos negativos para referirse al mandatario venezolano, Nicolás Maduro, a quien señalan de “burócrata”, “director del régimen”, “hombre con problemas en la construcción de su liderazgo”, “sin unanimidad”, etc.

Pero tú sabes: en este país prela la censura, no hay libertad de expresión, porque un periódico privado decidió botar de su plana a una caricaturista racista y xenófoba.

Notas relacionadas