Análisis de matrices del 13 al 18 de julio

Cómo los medios venían encubriendo la catástrofe MUD adentro

Ya hace casi tres semanas mediáticas (por decirlo de alguna forma), el actual escenario de ruptura interna en la dirigencia de la MUD venía prefigurándose en el ambiente: la táctica de los medios consistió en despersonalizar a todo actor político para poder aumentar el peso del personaje "la crisis". Como se ha podido ver, los hechos otra vez se impusieron sobre la fábrica de percepciones. Se quebraron igualito.

La famosa “crisis económica” y el bochinche interno de la MUD cumplen su función como doble rasero mediático: utilizar la escasez de productos de higiene personal para proyectar una imagen fracasada del modelo económico, y encubrir inteligentemente la desbandada conspirativa de las fuerzas de la derecha como algo secundario sin ningún tipo de conexión. La expectativa empresarial y la nueva ordenación de la estafa gremial imponen la agenda hacia la unificación cambiaria, dándole así un nuevo significado al imaginario mediático de la crisis, diversificando su accionar simbólico.

Matriz: guerra económica

La creación del Cencoex y la aparición del Sicad (I y II) fueron, para los objetivos estratégicos de la burguesía parasitaria criolla, una especie de conteo regresivo. El cero soñado por los empresarios anuncia, en tal sentido, la soñada unificación cambiaria que, por un lado, dilapide los subsidios que benefician a la mayoría de la población y, por otro lado, consecuencia directa de lo primero, que capte tranquilamente la renta petrolera sin ningún tipo de control estatal, para de esta forma apalancar la exigencia salidera desde los espacios naturales, igualmente conspirativos, del enfermo empresariado nacional.

La distribución de la temática en la prensa muestra, por sí sola, cómo los empresarios imponen su agenda para utilizarla como nodo neurálgico y simbólico y presionar mediáticamente la unificación cambiaria: solución mágica para acabar con la crisis vertiendo hacia la nación cantidades inimaginables de productos gringos, dando al traste con la angustia y la desesperanza del "pueblo" que no puede pegar un ojo en toda la noche porque no podrá encontrar al día siguiente lo que por su condición humana subdesarrollada necesita.

En la siguiente tabla el mayor número de menciones (diez) recae en la escasez de carne para las cadenas de supermercado. Nueve hacen referencia a empresas de maletín relacionadas con la importación del rubro. Otros diez términos y repeticiones agrupadas en 5 y 5 prefiguran la demanda gremial sobre el aumento necesario de la carne y la leche: hablar de la sequía y reconocer que el aparato productivo no fue pensado para que consumiera la mayoría demostraría ineficiencia (condición natural del latifundio); es mejor, políticamente hablando, exigir aumento y racionalidad en la especulación galopante para atar cualquier cabo suelto responsabilizando al Gobierno por la escasez en el rubro.

Encontramos, de igual forma, seis menciones que reflejan la insuficiencia de artículos de higiene personal. Un dato interesante: las menciones sobre la Revolución fiscal alcanzan un 9% y la espera por el aumento de la gasolina refleja siete repeticiones.

Temática en TV: hablar sobre la crisis que nos interesa

Por televisión se horizontaliza, por decirlo de alguna manera, el "desastre económico nacional" con la capacidad de reacción del presidente Maduro. Le plantean así un abanico de angustias al que debe darse respuesta para avanzar y dejar de lado el caos que significa tener 15 años con un "modelo económico fracasado" (otra vez, "el modelo").

Y como aquí los principales medios privados de televisión (Venevisión, Televen, Globovisión) están sometidos a la censura del rrrrégimen, le agregan 115 (100%) términos negativos hacia la gestión de Gobierno, borrando a Maduro para hacer de "El Modelo" el actor principal.

En lo más alto de la temática nacional figura la “crisis económica” con un 42%. En segundo lugar, el bochinche de la oposición con un 15%. La mitigación de la guarimba, en tal sentido, tiene como reflejo mediático el siguiente dato: al recomponerse la embestida hacia el presidente Maduro, la estrategia sigue siendo, aunque ahora más zonificada, la deslegitimación de las políticas económicas (copando el espacio televisivo hablando sobre la crisis). Y como se pueden callar entre ellos porque la guerra intestina en su "organización" es tal, hacerlo al menos inteligentemente para no perder foco discursivo: responsabilizar al Gobierno por tanto caos y desastre nacional, exponiendo sus conflictos “partidistas” como algo secundario y sin relevancia.

Industrialización mediática de la "crisis nacional"

En la siguiente tabla se avizora la constante sobre economía como expresión mayoritaria de la crisis actual. Sin embargo la crisis hospitalaria rescata a placé con un 18%. Los  hechos delictivos ocurridos —la semana estudiada en este informe— en el Clínico Universitario funcionaron como trampolín para que la Federación Médica Nacional tuviera "con qué" hablar sobre las dificultades del sector salud: la inseguridad deja de ser mediática por sí sola, funciona en la actualidad como enclave para presionar estafas gremiales que refuercen el imaginario de la crisis.

Más importante que el trabajador herido en el Clínico, es la falta de "insumos" y el bajo salario que reciben los médicos, que al no ser atendidos por el Gobierno no les quedará de otra que ir a las clínicas privadas, esas que son de buena gerencia pero que igualito viven de las ingentes cantidades de dinero que lanza el Estado hacia las aseguradoras.

Hablar de crisis, en esta guerra mediática sin cuartel, es hablar de responsabilidades específicas, de deslegitimación galopante. La gestión de Gobierno es Nicolás Maduro, es imposible despersonalizar de la actividad del Estado por más que la encubran una semana y a la siguiente lo responsabilicen de todo, según necesidades de la agenda. Por eso vemos que cada ataque, publicación, artículo y nota de prensa que hable sobre este gobierno corrupto, ladrón, que no quiere entregar las divisas y que sonríe produciendo pobres porque sólo así gana elecciones confecciona la agenda actual de la derecha proempresarial que utiliza prensa, radio, televisión y redes sociales como megáfono, ya que después de más de un año conspirando no tumban al hombre.

Pero por sobre toda las cosas, la maniobra despersonalizadora también buscaba amortiguar el atajaperros de la MUD, el negativo fotográfico que planteó el escenario que ya anunciaba el actual desenlace dirigencia opositora adentro.

Notas relacionadas