Vacío de imaginación y cobardía: los comentarios más infelices sobre los ejercicios militares

Una vez más la burla y el odio se juntan en el relato común de la oposición 2.0. El recurrente odio que expresan hacia la FANB los operadores más aberrantes de la mediática burguesa (y algunos cuantos disociados) es una miserable extensión del desprecio histórico que siempre le han tenido a los pobres de Venezuela.

A diferencia de otros países latinoamericanos, en Venezuela el estamento militar está compuesto por las clases populares. El caso más icónico sobre esta realidad fue sin lugar a dudas la rebelión militar del 4 de febrero de 1992.

Superficialmente la mediática oficial de aquel entonces reaccionó nombrando a Chávez como un "traidor" que había violado la "Constitución (moribunda)" y el "juramento realizado ante CAP". Pero en el fondo de la podredumbre burguesa atragantada de petróleo y privilegios, la reacción fue radicalmente distinta: el insurrecto en cuestión era pobre, flacuchento y parecía un indio. Así había que darlo a entender.

Ese miedo y ese rencor acumulado se quedaron en las cuatro paredes de la Quinta Esmeralda. Todas las burlas, ridiculizaciones y rencores execrados por operadores y disociados hacia la FANB, al final del día los lleva al punto inicial de la miseria política: no tienen nada que proponer más que insultos y mentiras. Habla (y tuitea) la impotencia escuálida.

Las maniobras militares iniciadas en todo el país el día sábado sacaron a relucir el desprecio acumulado (y ejercitado) durante años. Fue la oportunidad de oro, el momento clave para vomitar parte de la indigestión crónica que padecen como clase.

Por eso empiezan banalizando (una vez más) los ejercicios para defender la soberanía del país:

 

 

Y los gafos que se creen graciosos no hallan cómo servirle mejor a la patria:

 

También están los otros gafos que haciendo uso del "humor" manifiestan hacia este país su odio abierto y sincero:

 

Y otros que, desde la página de Últimas Noticias, comentan que se ríen pero que no se sabe desde dónde se ríe la tirria contra el chavismo:

 

El desprecio de clase tiene pocos matices. Sobre todo cuando se es un desclasao realmente enchufao:

 

Y otros que comentan desde el yanquismo como estupefaciente:

 

La ignorancia supina también se la da de graciosa. Habrá que ver si ríen cuando una bomba les cae:

 

El abuelo del barrio que está honrosamente dispuesto a defender Venezuela es motivo del ensañamiento vendepatria:

 

 

Así como este tipo de comentarios que ya tienen manual de estilo, una tendencia, obediencia debida a una línea prestablecida:

 

 

 

Porque en opinión de la miseria escuálida la patria sigue siendo lo que sale y limpia el culo:

 

 

La historia de estos comentarios es repetitiva. No es, siquiera, el rebusque provocador, tampoco el golpe moral. Algo tiene que suplir ese vacío imaginativo y personal, ese vacío diario en sus propias vidas. Qué fácil debe ser tener que bajarle línea a una corriente de opinión tan cretina. La misma que se aterra cuando luego de la guachafita por redes sociales en la calle les cunde el mismo miedo de siempre. Ni talento para huir hacia adelante. Cobardes.

Notas relacionadas