Un domingo de confusiones y peleas entre dirigentes antichavistas

Luego de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) decidiera la medida cautelar de casa por cárcel a Leopoldo López, la esposa del dirigente antichavista, Lilian Tintori, reveló que la ex canciller de la República, Delcy Rodríguez, y el alcalde del municipio Libertador de Caracas, Jorge Rodríguez, se encontraban presentes durante el traslado de López desde la cárcel militar de Ramo Verde. Tintori les manifestó su disposición a "trabajar en conjunto" para lograr una solución a la actual situación del país.

Las reacciones de la militancia antichavista 2.0 no se hicieron esperar. Acusaciones de traición e irresponsabilidad contra Tintori así como de negociaciones de López con el Gobierno a espaldas de la MUD, lo cual fue negado por ella en la misma entrevista. Cabe destacar que ella misma declaró en junio pasado que, ante la propuesta, Leopoldo habría respondido "Yo tengo que salir de último".

Trancazos al trancazo: cambio de señas

Luego de 100 días sin un logro propio, una parte de la MUD convocó a otro de sus escenarios violentos bajo la bandera del "trancazo" para este lunes 10 de julio. Al principio se habló de 10 horas, luego el diputado Juan Andrés Mejía, como vocero autorizado, convocó a un "trancazo informativo" de dos horas "con pancartas y hojas alusivas al proceso de decisión soberana del domingo 16 de julio", refiriéndose al plebiscito que convocan para el domingo próximo.

Lo que se pudo considerar como un cambio de señas ante la medida otorgada a Leopoldo López por parte del TSJ y un ablandamiento de la "lucha", que también fue rechazado. El ex candidato Henrique Capriles reaccionó tildando de "mentirosos" a los dirigentes de Voluntad Popular y llamando a su gente a protestar las horas que quisiera mientras que Juan Pablo Guanipa se afanó en su parcela convocando al antichavismo del estado Zulia a trancar por 10 horas.

 

Mientras, en horas de la noche Lilian Tintori y el (de nuevo) segundo al mando de Voluntad Popular, Freddy Guevara, manifestaron vía Periscope que el trancazo sería de 10 horas.

El "efecto Leopoldo"

Llamemos "efecto Leopoldo" al coletazo que generó el casa por cárcel de López en la direccionalidad de la ya agotada agenda violenta de la MUD. Los cambios de agenda e informaciones cruzadas evidencian agotamiento y divergencias profundas, entre concentrar los esfuerzos para el plebiscito por venir y el escalamiento de la violencia. 

La misma noche del 9 de julio el diputado Luis Florido negó que la MUD estuviera negociando con el Gobierno, contradiciendo a Tintori, además dejó entrever la improvisación de cara al plebiscito y habló de "Hora cero". Hace tan solo pocos días, Henry Ramos Allup calificó de "muy peligroso" algún evento "final" antes del 30 de julio, lo que evidencia que no hay concreción, más allá del caos, respecto al desenlace de la escalada que ha dejado más muertes y destrucción que logros y beneficios a la población.

En ese mismo marco temporal Henri Falcón manifestó que "es necesario negociar con el acompañamiento diverso del pensamiento político latinoamericano con grupos de países amigos, además de la ONU, OEA, Unasur y Vaticano" a fin de que sea "concreto, eficaz, productivo y con resultados".

El "efecto Leopoldo" y el desencuentro ya instalado en la MUD parecieran profundizar sus contradicciones y tensiones. El siguiente tuit, ya borrado pero queda la captura, de Javier Cremades, el abogado español de López, es una evidencia más que clara.

Entre otras contradicciones están las de los propios abogados de López. Mientras Javier Cremades afirma que el mérito es exclusivo del dirigente opositor, su colega Alberto Ruiz-Gallardón en una entrevista a ABC resaltó la importancia de la mediación del ex presidente Zapatero. "En este caso concreto, la gestión de Zapatero ha sido positiva y hay que reconocerlo. Lo que solicitamos es que no termine aquí y siga con la liberación de todos los presos políticos", apuntó. 

El tema del diálogo y la negociación es motivo de desencuentro en el antichavismo debido a que, según un sector, fortalecería al Gobierno nacional. Varios voceros han venido advirtiendo que la medida sobre Leopoldo López no se ejecutó antes por la oposición de Lilian Tintori y Freddy Guevara, sin embargo, mientras Lilian niega la negociación atribuye a José Luis Rodríguez Zapatero, ex presidente español y mediador reconocido por los actores políticos en conflicto, parte de las gestiones.

Incluso Tintori había solicitado el beneficio a Leopoldo López ante la Defensoría del Pueblo. 

Rodríguez Zapatero, junto a Leonel Fernández y Martín Torrijos, ex presidentes de República Dominicana y Panamá respectivamente, han promovido el diálogo entre el Gobierno y la oposición con el respaldo de la Unasur pero los dirigentes opositores abandonaron los encuentros y han rechazado la mediación.

Por su parte Caricom ha manifestado su voluntad de no interferir en los asuntos internos de Venezuela y la ONU ha solicitado a los venezolanos que eviten la violencia en las protestas, todo muy alejado del escenario de intervención anhelado por Juan Requesens.

El real problema de un diálogo con el antichavismo consiste en que, como interlocutores, no tienen motivaciones propias, sus cambios drásticos van más allá de sus diferencias internas y extravíos, debido a que responden a agendas foráneas e intereses económicos en los que la población venezolana es simplemente un rehén.

Esta mañana Lilian Tintori fue a Venevisión a una entrevista donde recogió sus declaraciones de ayer, en un intento por evitar la sobreexposición del conflicto interno de la oposición venezolana. 

Notas relacionadas