Políticos y periodistas opositores manipulan muerte de Neomar Lander

A las 4 de la tarde de hoy, 7 de junio de 2017, trascendió en redes sociales la información de un "manifestante" fallecido (de nombre Neomar Lander) en la avenida Francisco de Miranda del municipio Chacao (Caracas), lugar donde ocurría una protesta violenta antigubernamental convocada por la oposición venezolana.

Periodistas de sucesos abiertamente opositores, como el caso de Román Camacho, afirmaron en lo inmediato que la causa de la muerte de Neomar Lander fue producto de un mortero que manipulaba en medio de la refriega, el cual estalló en el área del pecho.

Por su parte el reportero audiovisual del medio colombiano NTN24,  Rafael Hernández, quien realizaba la cobertura de la protesta violenta en caliente, aseveró igualmente que la muerte de Lander fue causada por un mortero de fabricación casera.

Contrariando las afirmaciones que en el terreno hacían periodistas de sucesos, voceros del antichavismo y otros periodistas trasladaron automáticamente la responsabilidad de los hechos a las fuerzas de seguridad del Estado venezolano, manipulando la realidad y tergiversando lo ocurrido.

La muerte de Neomar Lander ocurre en un contexto signado por la baja afluencia de las convocatorias opositoras y por un incremento vertiginoso de la violencia en las calles promovido por los llamados grupos de "La Resistencia", en donde frente a cada episodio o desenlace fatal, voceros, dirigentes y periodistas antichavistas se apresuran a trasladar la responsabilidad de los hechos a las fuerzas de seguridad a sólo minutos de su desarrollo sin que medie investigación alguna.

El caso de Neomar Lander es similar al de Roberto Anesse, quien murió en marzo de 2014 (en el marco del plan "La Salida") debido a la manipulación de un mortero. Las heridas que provocaron la muerte a Anesse fueron en parte del rostro y en el tórax, semejantes a las que ocasionaron la de Neomar Lander.

Notas relacionadas