Errores de hacer "política" en Venezuela y no conocer al venezolano

"Paro Nacional": la MUD reconoce que depende de la guerra económica

Bajo el eufemismo de "Paro Nacional" convocado para el día de hoy la dirigencia del antichavismo y sus aliados empresariales aceptan lo que han venido negando durante tres años.

El desarrollo del conflicto político y económico venezolano se va decantando, quitando máscaras y colocando en su sitio los principales actores del antichavismo.

Lo hecho con las manos lo desbaratan con los pies

Todo el manto discursivo construido durante tres años con las manos para esconder las maniobras golpistas del antichavismo, fue desbaratado en cuestión de días: dijeron que la Asamblea Nacional "resolvería los problemas económicos del país" y terminaron intentando un golpe de Estado parlamentario.

Lorenzo Mendoza afirmó, palabras más palabras menos, que su interés no era la política y que tampoco usa su empresa como un arma económica, pero asistió muy contento a la marcha opositora del pasado 26 de octubre, aceptando precisamente todo lo contrario. En momentos y coyunturas de alta conflictividad política como la actual, Empresas Polar tiene como maniobra extrapolítica disminuir su producción para afectar la vida cotidiana de la población con fines políticos. Su foto en la marcha opositora no es de gratis.

 

Igual sucedió con la supuesta intención de no ir a Miraflores "hasta juramentar un nuevo presidente", según lo expresado por Freddy Guevara, como con la negación permanente de que la idea de "Paro Nacional" era un invento del diputado Diosdado Cabello.

No hacemos guerra económica, eso es un invento del gobierno, pero convocamos a la paralización laboral, económica, financiera y comercial en Venezuela para acentur la crisis en Venezuela, buscando exacerbar los ánimos de desestabilización y el clima de inestabilidad política.

Las máscaras se terminaron de caer. La agenda de golpe de Estado continuado contra el chavismo ya no resiste ser ocultada o difuminada. Todos se muestran como de verdad son y han sido siempre, ahora en alta definición, en 3D y con pantalla gigante.

Lo que hay detrás del llamado a "Paro Nacional"

Aunque el denominado "Paro Nacional" convocado por la MUD, propagandizado con alta intensidad por redes sociales y medios de comunicación privados el día de ayer, no ha resultado efectivo a estas horas de la mañana, es necesario develar los factores y elementos que están detrás de ese llamado.

Grandes carteles económicos nacionales, como Fedecámaras y Conindustria, han dicho que no se sumarán directamente al paro, pero que si algunas de sus empresas agremiadas (en su mayoría corporaciones transnacionales) deciden paralizarse e interrumpir el proceso de producción de medicinas y alimentos, ellos no se opondrán.

Entre la contradicción de "no apoyar" el "Paro Nacional" convocado por la MUD y apoyar a quienes decidan acatarlo, se mueve Conindustria. Supuestamente no aplican sabotajes a la producción y distribución, pero si las empresas que ellos representan lo hacen, no se oponen. Es decir, son partes activas del sabotaje y del llamado a "Paro Nacional".

Sin embargo, Conindustria (que concentra el 60% del aparato de producción y de distribución de bienes esenciales de Venezuela) ha reinventado sus formas de hacer paros y huelgas en contra el gobierno. Desde 2012, como refiere una investigación realizada por Misión Verdad, el 40% de las empresas afiliadas a Conindustria disminuyeron su producción, justamente cuando recibieron 16% más en divisas para aumentarla.

El último informe de Conindustria sobre la producción del sector privado en Venezuela para este año es idéntica a la presentada más arriba: una reducción del 40% en los inventarios y empresas afiliadas.

 

Tienen tres años de paro y disminución continuada de la producción de bienes esenciales y apoyan que las empresas que representan se peguen al paro convocado por la MUD. Ante esto, la tesis de la guerra económica ya no se parece tanto a un invento propagandístico del gobierno.

Error: hacer "política" en Venezuela sin conocer al venezolano

El llamado a "Paro Nacional" buscaba, más allá de su expresión en el frente empresarial, que la gente se quedara encerrada en su casa, no saliera a trabajar, no llevara a los chamos al colegio ni que se dedicara a hacer diligencias personales o laborales. Eso también forma parte de la estrategia de guerra económica, que en tanto recurso asimétrico debidamente propagado por los medios, plantea la afectación y/o sabotaje a la cotidianidad económica -sumando a actores con distintas capacidades operativas- del país para su capitalización política por parte de los sectores antichavistas.

Con esta convocatoria a "Paro Nacional" buscaban expandir el radio de influencia y de afectación de la guerra económica, trasladándolo a la calle y a las personas directamente como protagonistas y víctimas a la vez.

Aunque el paro termine infructuoso, el recurso de la guerra económica se engrana a discurso antipolítico y forma parte de su portafolio de operaciones extralegales contra el país. Así lo han ratificado ellos mismos. Este nuevo escenario del conflicto, en lo político, financiero internacional y constitucional, los obliga a llevar hasta las últimas consecuencias esta estrategia de guerra, pues dependen de que esa situación se perpetúe y se mantenga el tiempo para seguir capitalizando el descontento que produce.

Pero no conocen al venezolano de a pie mayoritariamente pobre: un patacaliente, echao palante, trabajador y malabarista de las dificultades, que no se quedará encerrado ni dejará de resolver su día a día porque un cónclave de sifrinos se lo exija.

Comercios, transporte público, servicios y empresas públicas y privadas, tanto en las refinadas zonas del este como en las zonas populares del oeste de Caracas, siguen funcionando como cualquier viernes. El país sigue en movimiento contra la demencia de la MUD. Nadie suicidará su comercio un viernes -cuando se vende más- ni el disfrute de su quincena, bonos y horas extras porque Freddy Guevara lo ordene.

Las dificultades económicas que impone el momento actual le imprime una intensa velocidad al día a día. Resolver la comida para el fin de semana o para ese mismo día, llevar y traer a los muchachos del colegio, atender asuntos personales y buscar redondear el salario para llegar a fin de mes, es la causa principal que ha hecho infructífero este nuevo llamado de paralizar al país.

La MUD, detrás de ese llamado, demuestra su desconexión con el país y el teatro del absurdo que soñaban con imponerle: no salga a resolver la comida para el fin de semana, no trabaje y pierda el dinero de ese día, haga que sus chamos pierdan clases, que no almuercen ni cenen, no salga de su casa.

Es decir, vuélvase protagonista activo de su propia asfixia económica. Sí, Luis.

El venezolano no dejará de vivir ni se quedará deprimido en su casa porque la MUD se lo pida arrodillada.

Notas relacionadas