MUD anuncia que no asistirán al diálogo acordado para hoy

Para hoy se tenía previsto otro encuentro entre el chavismo y la MUD en el marco del diálogo que estas fuerzas políticas sostienen con intermediación de la Unasur y el Vaticano. Hasta ahora, lo que se sabe es el "no se vistan que no van".

"Esta es una decisión de toda la Mesa de la Unidad Democrática (MUD)", manifestó Jesús "Chúo" Torrealba, secretario ejecutivo de la MUD, luego de anunciar que este martes la alianza opositora no asistirá a la reunión de la mesa de diálogo por el "incumplimiento de los acuerdos" por parte del Gobierno.

"Seguimos en el mecanismo de diálogo pero no asistiremos a esa reunión el día de hoy y vamos a mantener nuestra relación únicamente con los mediadores, especialmente con el Vaticano, para hacerle seguimiento al cumplimiento de lo ya acordado y cuando eso se cumpla estudiaremos restablecer la normalidad de nuestra participación en el diálogo", puntualizó Torrealba, quien informó que se reunirán con el monseñor Claudio María Celli, representante del Papa, y el Nuncio Apostólico, Aldo Giordano, para "tratar el tema de los presos políticos y la huelga de hambre que mantienen quienes están en el Helicoide".

Patadas elegantes

Como una partida de dominó trancada, la MUD se queda con "la cochina". No logran botar la piedra a tiempo y al parecer buscan estilos "elegantes" para dejar la mesa, con la excusa de irse a orinar, para no volver. Es la imagen que dan.

Casi al cierre del año, diciendo que "siguen en el diálogo, pero que no van a asistir" la MUD se repliega de este espacio político que ha significado, para ellos, importantes enfrentamientos intestinos y en consecuencia la consumación de divisiones y pugnas que ya estaban declaradas.

Dice la MUD que "estamos en el diálogo pero no me da la gana de ir"

El retiro táctico del diálogo es para la MUD un ejercicio de control de daños, de contención de un acelerado desplome de su base de apoyo político frente al alud de críticas que se les vinieron encima. Sin revocatorio, sin elecciones generales, sin enjuiciar a Maduro y sin ningún cumplimiento a una seguidilla de promesas irrealizables que demagógicamente vendieron a sus seguidores, el 2016, año de oportunidades de la MUD, se despide.

La MUD necesariamente debe dialogar a lo interno. Su errática agenda sigue dando tumbos, dando más señales de improvisación, desarticulación y conflictos internos. Los factores adversos al diálogo cobran espacio en la MUD y en la escena pública sabemos de la solicitud de la cabeza de Chúo Torrealba por parte de algunos partidos del abandono del diálogo. Hay un hervidero de contradicciones a la vista. Voluntad Popular parece estar picando adelante.

Queda impuesta para ellos la agenda para el 2017 con elecciones regionales fechadas a mitad de año. Es sabido que la pugna interna de la MUD será de quienes "se dejaron domesticar" en el diálogo y quienes "siguieron en las calles" y eso los mantendrá ocupados a lo interno con peleas por candidaturas y protagonismos. En el plano público de la política, la MUD insiste en presentarse como una organización sólida, desafiante e irreverente frente al chavismo, cuestión vital para sostener su piso electoral. He ahí que las ambigüedades no se hacen esperar, como esta de "estamos en el diálogo pero no me da la gana de ir". Algo así.

Está por verse si el retiro no tan elegante del diálogo, puede consumarse definitivamente y si, en consecuencia, tendrá reacción por parte de actores en la mediación y el chavismo que puedan descolocar a la MUD. Eso está por verse. Aún no termina el 2016 y los desvaríos de la MUD tampoco.

Vale recordar que la MUD el pasado 11 de noviembre ratificó que se reunirían el día de hoy y que combatirían cualquier agresión o sabotaje a la economía venezolana. Desde esa fecha Dólar Today ha continuado su salvaje ataque al signo monetario nacional, el banco JP Morgan produjo una falsa alarma de default y la empresa Credicard afectó la plataforma de pagos electrónicos en casi todo el sistema bancario el pasado viernes. Ninguna de esas violentas agresiones han sido repudidadas por el antichavismo, lo cual demuestra su respaldo automático, violando los acuerdos suscritos a la fecha.

Ellos fueron los primeros en violar esos acuerdos.

Notas relacionadas