Marco Rubio proviene de una familia de narcotraficantes

Este senador republicano escribió sus memorias en un libro que bautizó con el nombre de "An American Son", publicado en el año 2012. En el libro asomó apenas de manera superficial que su cuñado era un comprobado lord del narcotráfico y toda la familia (de origen cubano y radicada en Miami) lo sabía.

En una nota del Washington Post del año 2015, se da a conocer la historia de Orlando Cicilia, esposo de Bárbara, una hermana mayor del senador republicano. Cicilia era un testaferro y operador del circuito de narcóticos, concretamente de la cocaína, en tiempos de su máximo apogeo en EEUU, cuando Miami era considerada la capital de la cocaína en Gringolandia.

Concretamente, Cicilia trabajaba para Mario Tabraue, otro narco de origen cubano, a quien se le allanó una casona llamada por los agentes federales "La mansión Playboy", donde se encontraron drogas, armas largas y dos leopardos propiedad del capo, quien jugaba a ser Pablo Escobar. Durante el operativo en el que fue detenido Cicilia, fue detenido también Tabraue.

Corrían casi en su ocaso los años 80, cuando Orlando Cicilia fue capturado a partir de un allanamiento a un inmueble adyacente al de la familia de Rubio. El acaudalado "hombre de negocios" que parecía ser Orlando Cicilia y su grupo más cercano, tenían sobre sus espaldas acusaciones, entre las que destacaba el asesinato de Larry Nash, un informante encubierto de lo que entonces era la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego adscrita al FBI, en 1980. Al momento de caer en manos de la justicia Orlando Cicilia (también de origen cubano), Marco Rubio tenía apenas 16 años. Pero su ambiente familiar ya era bastante "turbio", señala el tabloide británico Daily Mail.

Las suspicacias de los medios norteamericanos dirigidas hacia Rubio yacen en el rol que tuvo Bárbara Rubio en el auge de esa familia en los años 80, justo en tiempos de la "mayor prosperidad" de su esposo Orlando. El planteamiento es obvio: se trata de una familia que alcanzó privilegios gracias a la venia de su familiar político.

El ascenso político de Rubio tuvo siempre esa nube negra. Reseña Washington Post que en una oportunidad el portavoz de Rubio, Todd Harris, señaló que Rubio "tenía sólo 16 años en el momento de la detención y ve esto como una cuestión familiar e íntima privada, siendo estos acontecimientos que tuvieron lugar hace casi 30 años". En varias entrevistas y durante su ascenso político, Rubio se negó a responder a las preguntas de los medios acerca de si Orlando Cicilia proporcionó apoyo financiero a él o a su familia.

Señalamientos de tráfico de influencias y favores a criminales

La polémica de este caso rodea a Rubio, no por tratarse de conducta impropia de un familiar político en tiempos en que Rubio era un adolescente. La polémica recae por los eventos que han tenido lugar luego de despegar la carrera política de Rubio. El senador, integrante de la macolla cubano-mayamera más rancia, ha sido señalado de ayudar a su cuñado con beneficios judiciales empleando para esos fines su ascenso político.

Marco Rubio alienta la intervención estadounidense en Venezuela desde el senado gringo

Orlando Cicilia, afamado por ser uno de los operadores más conspicuos del narcotráfico en Miami, recibió mucha atención en su momento y fue condenado a más de 35 años de cárcel. Pero Cicilia cumplió apenas poco más de 12 años, salió en libertad plena justo cuando Marco Rubio ascendió como representante al Congreso de los Estados Unidos en el año 2000. Orlando Cicilia salió de la cárcel apenas cuatro días después de que Rubio tomara el cargo de diputado.

El antiguo jefe de Orlando, Mario Tabraue, sobre quien pesaba una pena de 100 años de cárcel por sus delitos, salió de prisión en el año 2003, con apenas 15 años de pena cumplida.

Marco Rubio en diversas oportunidades ha sido increpado por los grandes favores judiciales que recibió Orlando Cicilia, cuestión que ha negado con vehemencia. Todd Harris, vocero de Rubio, incluso ha escrito al Washington Post indicando que bajo ninguna circunstancia ese rotativo debe inferir que Cicilia alguna vez ha recibido el favor de su cuñado, pues, Cicilia y Bárbara Rubio permanecieron casados y sentimentalmente unidos durante los 12 años de encarcelamiento del referido narco.

Según el Washington Post en los años que siguieron a la detención del narcotraficante, las familias Cicilia y Rubio "han permanecido profundamente entrelazados personalmente, financiera, política y emocionalmente". El equipo político de Rubio se quejó con vehemencia cuando el caso "olvidado" de Cicilia fue objeto de un informe en 2011 por la red de televisión en español Univisión, lo que quiere decir que el senador es un practicante abierto de la censura en su propio país. Al día de hoy Orlando Cicilia ha sido visto públicamente como parte del equipo político de su cuñado.

La obsesión con Venezuela

Marco Rubio es el principal promotor, junto a Ileana Ros-Lethinen, del asedio a Venezuela desde el senado norteamericano. Ambos son agentes del caos y promueven una agenda muy activa que se desplaza desde Cuba hasta Bolivia. Sus objetivos son los países del ALBA y actúan con especial énfasis sobre Venezuela.

Los señalamientos de Marco Rubio hacia Venezuela han sido: 1) la denuncia de "asesinatos y encarcelamientos políticos" por parte del gobierno venezolano, 2) la existencia de una "red terrorista islámica que compromete la seguridad norteamericana", con patrocinio venezolano, 3) la denuncia de "un cártel del narcotráfico en las más altas esferas del chavismo", 4) la existencia de una "dictadura" en Venezuela. Todos estos señalamientos, caracterizados por su estridencia y por ser presentados en medios de comunicación, sin ningún tipo de pruebas, alentando siempre la intervención a Venezuela.

La más reciente actuación de este lobbysta ha sido la de criminalizar a Venezuela y a su dirigencia creando antesala para Lilian Tintori en la Casa Blanca, presentándola ante Donald Trump como una pobre mujer cuyo esposo es una "víctima de la dictadura, un preso político". Lo que vemos acá es a un turbio criminal político, cuyos antecedentes familiares se entretejen con un muy denunciado tráfico de influencias y encubrimiento a factores criminales. Cuestión que lo desdibuja como un desinteresado político en ascenso dedicado a la defensa de la democracia.

Notas relacionadas