Maniobras financieras y espionaje: Pdvsa como objetivo

Por ser la quinta empresa petrolera más importante del planeta y el corazón de la economía venezolana, Pdvsa se sitúa en el punto de mira del aparato de agresiones y espionaje estadounidense enmarcado en las operaciones políticas realizadas por instituciones del poder ejecutivo con competencia en la materia y por el capital financiero transnacional.

Entendiendo que el Decreto Obama representa un punto de no retorno dentro de las estretagias de intervención directa de Estados Unidos contra el país, las maniobras tanto mediáticas y financieras como "judiciales" que se ejecutan siempre conservan el mismo objetivo: afectar, erosionar, debilitar las bases políticas y económicas de la Revolución Bolivariana.

En lo político por la vinculación forzada y sin pruebas sólidas de familiares cercanos al presidente Nicolás Maduro con délitos de narcotráfico; en lo económico por los ataques sistemáticos contra la principal industria del país, Pdvsa, desde distintos frentes. No son, ni deben entenderse, como maniobras separadas una de la otra. Aunque en apariciencia se expresen de maneras distintas, todas estas operaciones contribuyen a rellenar el enorme expediente de Venezuela como Estado fallido para justificar en el futuro cercano operaciones de mayor envergadura.

Filtraciones e infiltraciones: de Maryland a Caracas

Las armas económicas moderadas por EEUU, que van desde sanciones comerciales hasta procedimientos jurídicos y órdenes ejecutivas, necesitan de información recabada para la mejor concentración de fuerzas en contra de un objetivo específico, en este caso Venezuela. El espionaje económico, como ha dejado en claro el director de la Oficina Nacional de Inteligencia estadounidense, James R. Clapper, a través de un comunicado emitido el 8 de septiembre de 2013, no es un secreto entre las comunidades de inteligencia de los Estados.

El primer paso de la operación estadounidense de filtraciones contra Venezuela es el espionaje informático (penalizado por la Ley Especial contra Delitos Informáticos, artículo 11º), etapa anterior al espionaje económico. Así lo devela el cable que Telesur y The Intercept filtraron a la luz pública. Allí se comunican los datos personales más expeditos de Rafael Ramírez, entonces presidente de Pdvsa, y de Luis Vierma, quien hacía de director de exploración y producción de la estatal venezolana, para el espionaje directo, vía telefónica, luego de haber ingresado (hackeado) en la base de datos de Pequiven, tal como relata el agente de la NSA.

Pdvsa no es la única compañía petrolera que ha sido espiada por EEUU con fines desestabilizadores y en beneficio de corporaciones competidoras. El escándalo suscitado en 2013, publicado por O Globo, debido al espionaje a Petrobras, la petrolera estatal de Brasil, así como a la presidenta Dilma Rousseff y sus principales asesores, es otro botón de las acciones por parte de la inteligencia gringa, así como señalar a Gazprom, empresa rusa, como un "target" (objetivo).

El espionaje se ha extendido, incluso, hacia los socios de EEUU en Europa, como dicen recientes documentos filtrados por WikiLeaks. En junio se supo que la NSA interceptó conversaciones de dos ministros franceses de Economía entre 2010 y 2014, así como a los presidentes Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy y Francois Hollande. Asimismo, la canciller Angela Merkel también fue objetivo de espionaje, como informó Der Spiegel basado en los cables filtrados por WikiLeaks, por parte del servicio de inteligencia estadounidense.

Todas las filtraciones para concretar los espionajes tienen un modus operandi parecidas. En el caso de Alemania y Venezuela comparten una similitud: según der Spiegel y Telesur-The Intercept, la Embajada estadounidense es centro de operaciones de las actividades conspirativas, como lo afirma Misión Verdad en un trabajo de investigación reciente. De ahí los cables diplomáticos, las directrices desde la Casa Blanca y el Departamento de Estado, las misiones consulares, conducen al mismo fin del espionaje.

El espionaje a Pdvsa ha servido para recabar información a usar en contra

Telesur, en un trabajo especial basado en el cable filtrado, informa que el grupo F6 opera en Caracas desde la Embajada de EEUU, y que “F6 es el código para una operación conjunta entre la NSA con la CIA conocido como el Servicio de Colección Especial, con sede en Beltsville, Maryland (oeste). Los agentes se hacen pasar por diplomáticos (...)”. La ida y venida de agentes consulares, así como las reuniones de ONGs y partidos políticos con el último consejero político de la Embajada estadounidense, denunciado por Diosdado Cabello a mediados de octubre, forman parte de la estrategia de asedio imperial dirigida desde el Pentágono.

El Departamento del Tesoro contra Ramírez y Pdvsa

  • Dos días después de haber sido firmado y publicado el Decreto Obama, la división de Delitos Financieros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos emprendió una investigación sobre el supuesto involucramiento de Pdvsa y "otros fondos venezolanos" en actividades de lavado de capital "derivado de la corrupción" en la Banca Privada de Andorra (BPA). El documento reseña que 2 mil millones de dólares supuestamente entraron a las arcas del banco citado a través de un "alto ejecutivo" (nombre no especificado hasta el sol de hoy) al cual Pdvsa le otorgaba jugosas comisiones, sin especificar con nombre y apellido quién sería el supuesto intermediario.
  • Sin embargo, Rafael Ramírez aún no figuraba como punto clave dentro de las primeras investigaciones emprendidas por el Departamento del Tesoro. Pero ese "cabo suelto" sería amarrado por el infomercenario José de Córdoba en The Wall Street Journal el 22 de octubre del presente año, afirmando que según fuentes del Departamento del Tesoro, Rafael Ramírez y Pdvsa (nuevamente) están bajo investigación "sobre la posibilidad de que líderes venezolanos hayan usado Pdvsa para saquear miles de millones de dólares del país a través de sobornos y otros ardides, dicen fuentes al tanto".
  • Y son esas mismas "fuentes al tanto", más fantasmagóricas que reales, las que le dicen a José de Córdoba que "también tratan de determinar si Pdvsa y sus cuentas bancarias en el extranjero fueron utilizadas para otros fines ilegales, incluidos el manejo de divisas en el mercado negro y el lavado de dinero del narcotráfico". Acá colude el caso Flores y la urgente necesidad de vincular a Pdvsa con delitos de la misma especie.
  • El mismo día, el medio especializado en temas financieros Bloomberg Business reseñó que las investigaciones que había emprendido nuevamente el Departamento del Tesoro podrían poner en riesgo (de embargo) 8 mil millones de dólares en activos petroleros que Venezuela, a través de Citgo, posee en Estados Unidos.

Pero una cosa es que el expediente contra Ramírez y Pdvsa que ha venido sistematizando el Departamento del Tesoro se haya nutrido holgadamente del espionaje que la CIA, la NSA y la Embajada de Estados Unidos con sede en Caracas realizan con dedicación contra nuestra principal industria, y otra es la exigencia de activar una parte importante del Decreto Obama referida al embargo de activos petroleros de Venezuela en Estados Unidos, con el propósito de asfixiar ingresos y rentas medulares del Estado venezolano, lo cual afectaría planes de inversión social a mediana y gran escala y las reservas internacionales del país.

El Decreto Obama reza: "Todos los bienes e intereses en propiedades que están en Estados Unidos, que de ahora en adelante ingresen a Estados Unidos, o que están o en el futuro entren en posesión o control de cualquier persona de Estados Unidos de las siguientes personas quedan bloqueados y no podrán ser transferidos, pagados, exportados o retirados". Coloca, a su vez, "la corrupción pública por funcionarios de alto nivel en el Gobierno de Venezuela" como una razón para bloquear bienes e intereses.

Dentro de las especificaciones del Decreto Obama, "persona se entiende como un individuo o entidad; el término entidad se entiende como una sociedad, asociación, fideicomisario, empresa conjunta, sociedad, grupo, subgrupo, u otra organización".

Varias maniobras por parte de EEUU tiene sus actores petroleros de vanguardia, como Rockefeller

Intereses contra Pdvsa

La reciente escalada contra Venezuela y Pdvsa ha tenido tres interesadas petroleras como actores de vanguardia en la desestabilización: Conoco Phillips, Exxon Mobil y Chevron, las tres devenidas de la escisión supuestamente antimonopólica de Standard Oil, el trust del principal industrial estadounidense Rockefeller (cuyo papel en Venezuela ha sido descrito aquí). Las dos primeras fueron afectadas por la expropiación de yacimientos petroleros en Venezuela y la segunda ha trazado últimamente una ofensiva desde Guyana para quedarse, de facto, con el Esequibo y sus recursos naturales.

El caso de la tercera, Chevron, es aún más evidente porque es quien pagó a congresistas para que aprobaran la ley de sanciones contra Venezuela, un instrumento jurídico que puede ser utilizado por el Departamento de Estado en caso de que lo considere necesario, según declaró Thomas Shannon en su audiencia en el Congreso para que fuese aprobada su nominación como subsecretario de Estado para Asuntos Políticos.

Y no se queda aquí el ataque porque últimamente grandes actores financieros como Barclays, Moodys, Bank Of America y Standard and Poor's, han bajado la calificación de los bonos de deuda de Pdvsa a la condición de basura y agitado el fantasma del impago de deuda (default) por parte de Venezuela. El objetivo: volver imposible un endeudamiento de la petrolera, bloquearla de facto en los mercados financieros y, como consecuencia, debilitarla para dar el salto final sobre ella y de retruque sobre el país.

Como vemos, el espionaje, el boicot, el ataque financiero predeterminado y, por última vía, las sanciones son el modus operandi de este tipo de pranes mundiales, cuyos antecedentes más recientes y visibles son la megaoperación de inteligencia aplicada a la petrolera Petrobras y las sanciones a Gazprom y Rosneff bajo la excusa de la guerra en Ucrania, que en el Congreso "casualmente" fueron financiadas por Exxon Mobil y Chevron.

Luego de estos episodios, estas empresas energéticas han sido atacadas sistemáticamente en los mercados financieros, golpeadas mediante su judialización, y políticamente cuando, por ejemplo, se larga una ofensiva, auspiciada por Chevron, para sacarle a Petrobras la exclusividad de explotar la Cumbre Pre-Sal, uno de los yacimientos más grandes del mundo, y otra para que la Comisión Europea no permita la construcción de un nuevo gaseoducto a Europa (el South Stream).

El tiempo político y electoral es su mayor enemigo. Las circunstancias históricas, más allá del despliegue de estructuras de espionaje funcionando en la Embajada y la extracción de datos sensibles sobre Pdvsa, no los favorecen y mucho menos en plena campaña electoral, donde el chavismo fortalece su blindaje ante artimañas de distinto tipo. Falta poco para que la MUD, en su condición de lambesuelas privilegiada de Estados Unidos vuelva a fingir demencia. Ellos creen que sus posturas antivenezolanas sostenidas y defendidas durante todo el año 2015 van a salir ilesas el 6D. Están bien equivocados.

Notas relacionadas