Lester Toledo: de paramilitar a ciudadano español

En coherencia con su política de legitimar políticamente el fascismo en Venezuela, el Gobierno español ha concedido la nacionalidad al ex diputado de Voluntad Popular en el parlamento regional de Zulia y prófugo de la justicia, Lester Toledo.

Toledo es beneficiado con la ciudadanía española bajo la imagen de un "perseguido político y exiliado". El Gobierno del Reino de España, en lugar de ejercer una política coherente de Estado, ejecuta más bien una política selectiva propia del PP franquista para victimizar fascistas y colocarlos en la escena pública como muestra de su ideal "democrático". Están siendo más que consecuentes con sus filiaciones políticas con la organización terrorista Voluntad Popular y otras afines como Primero Justicia.

El extraño lobby de un particular "perseguido político"

Muchos verdaderos perseguidos políticos del mundo quisieran al menos la mitad de las atenciones que sí reciben los mal llamados "perseguidos políticos" venezolanos como Lester Toledo, dado que pocos cuentan con el financiamiento para viajar por el mundo y además ser recibidos sin ningún contratiempo por figuras sobresalientes del lobby antichavista.

Estando prófugo de la justicia en septiembre de 2016, Lester Toledo fue recibido en Washington por el secretario general de la OEA, Luis Almagro. En este encuentro promocionado por el mismo Almagro, se abordó el tema venezolano generando los calificativos habituales propios del relato antichavista: dictadura, perseguidos políticos, Voluntad Popular es una organización de blancas palomitas, nos persiguen porque denunciamos la corrupción, etc.

Toledo fue a dar a la oficina de Almagro, como según él lo comentó, apenas cuatro días después de abandonar Venezuela por vía marítima. Vaya que el gesto de Almagro sí que es diligente y especial.

Apenas días luego de la fuga de Toledo y antes que apareciera en Washington, el jefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), Gustavo González López, había solicitado colaboración al gobierno de Colombia para capturar a Toledo, quien se encontraría en Maicao. No hubo respuesta efectiva por parte del gobierno neogranadino.

Toledo en diciembre pasado anunció una gira por Europa para "denunciar a la dictadura venezolana". Encontrándose prófugo de la justicia en Venezuela, cruzó el charco hasta el viejo continente sin ninguna reacción y colaboración de las autoridades. Fijando postura contra el diálogo en Venezuela, Toledo apareció en lugar preferencial y con alta promoción en la pantalla grande de CNÑ hablando de "la barbarie del régimen".

Una vez recibida la nacionalidad española bajo la categoría de "perseguido", Toledo ha dicho que se encuentra en gira por diversas capitales europeas para trasladar su impresión sobre la situación en Venezuela y solicitar, como lo ha dicho, "ayuda internacional".

Toledo está imputado por financiamiento al terrorismo y concierto para delinquir

Crímenes imputados a Lester Toledo

Lester Toledo habría realizado personalmente la contratación de sicarios para producir una escalada de violencia y muerte durante concentraciones de la derecha venezolana el primero de septiembre de 2016 en la llamada "Toma de Caracas". En su momento González López destacó que esos planes "abortados" habrían dado lugar a "situaciones terroristas que podrían crear el ambiente del tan esperado golpe de Estado por parte de sectores opositores (…) Hemos tenido conocimiento de cómo estos planes que no pudieron ponerse en práctica el 1 de septiembre, tienen ya la planificación para ser ejecutados el 7 de septiembre", indicó. En consecuencia, la solicitud de Toledo por parte de la justicia se basa en la imputación de crímenes en su contra como el financiamiento al terrorismo y concierto para delinquir.

González López apuntó que la estructura paramilitar montada en Venezuela se inspira en el desarrollo de un conjunto de acciones que estarían encabezadas por el ex presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez, además de involucrados el comandante para las bandas paramilitares del Bloque del Norte de la Guajira, Juan Carlos Celedón; Giovanny Vázquez (supuesto testigo de la muerte de Danilo Anderson), Yosman Barillas, Jerónimo González, Manuel González y Yoel Méndez. Estos últimos tres ya están capturados y han sido quienes han señalado a Toledo de responsable por el plan frustrado.

En las actividades conspirativas frustradas para el 1 de septiembre de 2016 y que se reeditarían el 7 de septiembre (que también fueron frustradas) en otra concentración antichavista, Toledo tendría el rol de operador intermediario y no es el único que estaría involucrado. También participarían con él en la captación de sicarios Daniel Ceballos, el alcalde Delson Guarate, Yon Goicochea y Carlos Melo, quienes "se convierten en los principales promotores de los actos conspirativos del 1 de septiembre", señaló González López. En el marco de estas acciones también fueron detenidos Yon Goicochea y Carlos Melo, ambos por posesión de elementos explosivos.

Recordemos que las acciones de Toledo no estaban desarticuladas de otras acciones en Caracas. Justo horas antes del primero de septiembre de 2016, unas 92 personas fueron detenidas en Caracas a pocos kilómetros del palacio de gobierno venezolano. En su momento, el mismo Presidente Maduro anunció: "Hemos estado con la Operación de Liberación del Pueblo (OLP) capturando mercenarios. En la zona norte de Caracas, en Manicomio, capturamos un campamento de paramilitares colombianos con 92 personas". El lugar albergaba armas de alto calibre, explosivos, municiones y prendas de estilo militar.

Notas relacionadas