¿La prensa en crisis?

Desde septiembre del año pasado, varios medios impresos han denunciando que cerrarán sus puertas por falta de papel. ¡No, no, vaya despidiéndose de esa sonrisita, porque todos los periódicos denunciantes siguen circulando!

¡Auxilio!

Desde septiembre del año pasado, varios medios impresos han denunciando que cerrarán sus puertas por falta de papel. ¡No, no, vaya despidiéndose de esa sonrisita, porque todos los periódicos denunciantes siguen circulando! Aunque al parecer algunos diarios regionales sí han bajado su santamaría, pero no me pregunte cuántos porque ninguna cifra publicada coincide (por primera vez los medios privados, las ONG internacionales, y la iglesia, sí, leyeron bien, la iglesia, parecen no estar de acuerdo con los númeritos) y, además, algunos tienen unos nombres tan pero tan raros que la verdad yo no me atrevería a afirmar si alguna vez existieron. Imagínense que hasta hablan de un tal “diario católico” que lleva cien años circulando, es el único impreso religioso de Latinoamérica, y ni los creyentes lo conocen.

Pero, a ver, vamos al grano: ¿Realmente la prensa venezolana está en crisis? Disculpen, qué pregunta tan estúpida. Vamos a reformularla: ¿Qué pasa con el papel periódico en el país?

El cuentico

Venezuela no produce el papel newsprint, utilizado por los diarios, o el tipo glasé, de las revistas, es cierto. De hecho, la mayor parte de ese material se lo compramos a Canadá (incluso el que usan los medios del Estado) y, como toda importación a dólar oficial, pues está sujeta a una serie de trámites. Por ejemplo: Los medios deben presentar la solvencia laboral de sus trabajadores, la cual muchísimas veces no poseen. ¿El Estado se ha aprovechado de esto para negarle los $ a los diarios que despotrican día tras día del Gobierno? Los 108.270.824 dólares que se les entregó nada más durante el año 2013 parecen evidenciar que no.

¡Aja! 108.270.824 dólares en tan sólo un añito. Esto es 30% más en relación al 2012. Y para ñapa el gobierno exoneró del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a este tipo de empresas. ¿Cómo se traduce esto? Fácil: Tuvieron más de 142.000 toneladas de papel casi gratis para bombardear con mentiras a sus lectores. Recibiendo diez bolos por lector, además. Entonces ¿cuál es el drama?

Drama = El Nacional

El diario El Nacional se ha encargado de posicionar, dentro y fuera de nuestras fronteras, que Venezuela está quebrada porque "no hay divisas ni para la libertad de expresión". El chiste se cuenta solo.

Pero estos datos no: De todos los medios impresos El Nacional es quien ha recibido la mayor parte de las divisas para traer papel (Junto a Últimas Noticias y El Universal). Qué distribución tan injusta, ¿no? Y tan solidarios que dicen ser con los periódicos regionales. Además, para este año, El Nacional solicitó 3.298.000 dólares para importar 8.500 toneladas de papel y la petición fue aprobada. Por cierto, una solicitud mucho mayor a la de años anteriores. ¿Será porque ahora también deben sembrar el miedo y tirársela de populares editando El Propio o porque efectivamente comenzaron a comprar más bobinas de papel para revendérselas a precios exorbitantes a diarios más pequeños?

Los incapaces

Por cierto, el presidente del diario El Nacional, Miguel Henrique Otero, ha declarado a la prensa internacional que en Venezuela, "toda importación fuera del control cambiario oficial es ilegal, y se puede pagar con cárcel. Por eso ni siquiera podemos pensar en buscar dólares más costosos en un mercado negro para comprar insumos. Seríamos incapaces", pero bastantes veces que su periodiquito ha defendido a esos "empresarios" que estafan al pueblo venezolano vendiéndole productos costosísimos porque dizque los compraron con dólar paralelo, ¿cierto?

Pero además al Sr. Otero también le sobró tiempo para ir a llorarle (¿o a pagarle?) a la organización gringa Human Rights Watch para que en su informe de fin de año continúen hablando sobre lo malo que fue el gobierno al censurarlos por publicar de portada aquella terrible foto de los cuerpos en la Morgue de Bello Monte. Por cierto, la Human Rights Watch también anda arrecha y considera gravísimo que el Presidente Nicolás Maduro haya prohibido que se exhiba en internet el precio del dólar en el mercado i-l-e-g-al. Ah, pero sobre los torturados en Guantánamo o la invasión a Irak han preferido quedarse siempre calladitos.

Ver para creer

Y pese a todo esto, el Gobierno ha decidido atender las denuncias y ha puesto a la comisión de Poder Popular y Medios de la Asamblea Nacional a investigar y realizar acuerdos para que los diarios impresos estén contentos y no dejen sin empleo a un montón de periodistas que durante esta semana irán arreados a más de una pequeña pero mediatizada manifestación. Pasarán los días y veremos.

Notas relacionadas