Puntos de reanimación de la locura

La cinematografía cazabobos

El arte de mantener en las trincheras a un puñado de idiotas que creen que ser héroe es lo mismo que ser desquiciado pasa, en este tiempo de herramientas virtuales, por algunos puntos de reanimación de la locura: cuando se te acaba la gasolina, vas a uno de esos puntos y te llenas de ánimos, nuevos bríos y repotenciada pajudez.
 
Estos puntos se encuentran casi siempre en tuíter, en los insólitos mensajes "en clave" de los astrólogos y estafadores del momento; en las voces de apoyo de famosos irresponsables que estimulan a los más enfermos a matar o propiciar muertes en las calles mientras ellos ven el verguero por televisión. Y ahora, para venir a engrosar la lista, aparecen unos sifrinos dispuestos a narrar algunos episodios en clave de epopeya.
 
El video que se muestra arriba es una apología del enfrentamiento y al mismo tiempo una exaltación del bobo de urbanización que ya pasó antes por un punto de reanimación de la locura: la película "V de Vendetta".
 
Cree el sifrino enardecido (y también el cabrón desclasado que vive en el barrio y sale a defender a los hijos de sus opresores), hipnotizado por la película, que cuando en historia y en política se habla del pueblo están hablando de él. Que en Venezuela está pasando lo mismo en en la película y que él es el nuevo héroe que Venezuela esperaba: el relambepipe que vive en una urbanización y disfruta de comodidades y privilegios de rico o de clase media, pero que es tan chévere y desprendido que liberará al pueblo pobre... del Gobierno de los pobres.
 
Este ejercicio (la realización de micros donde los defensores de empresarios son los héroes), con todo y sus manipulaciones de imágenes y su concepto apologético de la guerra, puede que no sea ilegal. Pero siempre habrá alguien dispuesto a mirarlo como lo que es: el intento de insuflarle ánimos a un sector ya penetrado por bandas mercenarias y financistas a quienes nosotros, los chavistas, ya les zampamos la gran "vendetta" cuando echamos a los poderosos del control del Estado.

Notas relacionadas