La carta de Tareck a la oligarquía financiera global

El pasado 22 de febrero una carta escrita por el Vicepresidente venezolano fue publicada en The New York Times, dirigida al titular del tesoro estadounidense Steven Mnuchin.
 

En la misiva Tareck El Aissami puso en entredicho las sanciones impuestas por la OFAC (agencia dependiente del Departamento del Tesoro) el pasado 13 de febrero, sobre la base de acusaciones endebles y sin evidencias con respecto a la relación del Vicepresidente con el narcotráfico internacional.

El Aissami se refirió a la lucha contra el narcotráfico que él mismo dirigió durante cuatro años y la del Gobierno Bolivariano en general, la cual desmonta la matriz del "narcoestado" que busca imponerse desde EEUU: "Debería saber que cuando estuve a la cabeza de los cuerpos de seguridad pública de mi país entre 2008 y 2012 nuestra lucha contra los carteles de la droga alcanzaron el progreso más grande en nuestra historia y en el hemisferio occidental, ambos en términos de los negocios trasnacionales para el narcotráfico y sus estructuras logísticas, durante esos años las autoridades de Venezuela en materia antidroga bajo mi mandato capturaron, arrestaron y trajeron  cabecillas de organizaciones criminales para el narcotráfico no solo a la justicia venezolana, sino también a las de otros países en donde estos eran buscados. De estos capturados fueron deportados 21 prontamente a los Estados Unidos y 36 a Colombia, de acuerdo con los requerimientos hechos por las autoridades de cada país conforme a los acuerdos internacionales en la lucha contra el crimen organizado, hecho reconocido por las autoridades estadounidenses y colombianas".

Asimismo Tareck El Aissami se refirió en la carta a los reconocimientos internacionales que ha recibido Venezuela -desde la ONU principalmente- sobre su lucha contra el narcotráfico y que desde la promoción de la "guerra contra las drogas" impulsada por Estados Unidos, "los carteles son hoy día más fuertes que nunca, la producción ilegal de droga se ha multiplicado produciendo pérdidas económicas y más importante pérdidas de vidas humanas".

También se preguntó: "¿Cuántos jefes de organizaciones criminales del narcotráfico han sido capturados por los Estados Unidos en su territorio? ¿Cuántos bancos y paraísos fiscales han sido cerrados por los Estados Unidos por apoyar a este gigantesco negocio ilegal y crimen contra la humanidad?".

El Vicepresidente remató evidenciando lo "absurdo y patético" de la sanción de la OFAC, debido a que estaría congelando bienes y recursos financieros en Estados Unidos que no están en posesión de Tareck El Aissami. Apuntó, además, que el Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, debería informarse mejor sobre la sanción aplicada, ya que carece de pruebas y evidencias sólidas.

La oligarquía financiera tiene en Steven Mnuchin uno de sus cuadros más preparados

Algunos datos sobre Steven Mnuchin

Si bien la carta permitió romper el cerco mediático de la sanción del Departamento del Tesoro, explicándole al grueso de la opinión pública estadounidense y global las inconsistencias y falsas acusaciones que se buscan imponer contra un alto funcionario del Gobierno Bolivariano, también es cierto que a quien está dirigida la misiva no es a cualquier burócrata estadounidense, sino a uno de los agentes de la oligarquía financiera global. El verdadero poder.

Steven Mnuchin, secretario del Tesoro de la administración Trump, trabajó durante 17 años en el banco Goldman Sachs, la institución financiera más poderosa del mundo y de Wall Street, la cual controla la dirección económica del gobierno estadounidense, de la Unión Europea y buena parte de los países de la región latinoamericana. Goldman Sachs estuvo involucrado en el fraude de las hipotecas que detonó la crisis financiera mundial en 2008, dejando a miles de estadounidenses sin casas y sin empleos. 

La fortuna de Steven Mnuchin asciende a 500 millones de dólares según medios estadounidenses. Es uno de los cuadros financieros más influyentes de la banca estadounidense.
Mnuchin fue contratado por el fondo de cobertura de George Soros, SFM Capital Management, para especular con deudas de alto riesgo. Con ayuda de Soros, Mnuchin fundó en 2004 su propio fondo de cobertura denominado Dune Capital Management, ampliando sus conexiones financieras.

En Misión Verdad hemos realizado decenas de investigaciones que evidencian el papel de George Soros como operador político del golpe de Estado en Ucrania en 2014, además de dirigir redes de ONGs que desestabilizan gobiernos adversos a Washington: Rusia, China, Nicaragua, Venezuela, etc.

Aprovechándose de la crisis financiera de 2008, compró la empresa hipotecaria (quebrada) IndyMac, con la que botó de sus casas a 36 mil estadounidenses que mantenían deudas con esa entidad de préstamo. Ellos le llaman "ejecución de hipoteca" a quitarle el derecho a la vivienda a su población, afectada por la crisis que ellos mismos generaron.

De esas 36 mil ejecuciones hipotecarias una en especial resaltó sobre el resto. Una mujer de 90 años que mantenía una deuda de 27 centavos de dólar -sí, 27 centavos de dólar- fue sacada a la fuerza de su casa por la entidad hipotecaria de Mnuchin. IndyMac fue vendida años después, lo que se tradujo en 200 millones de dólares más para su bolsillo.

Según Newsweek Mnuchin contribuyó con miles de dólares a las campañas presidenciales de Hillary Clinton y Barack Obama en el ciclo electoral de 2008, y a las campañas presidenciales de John Kerry en 2004 y Al Gore en 2000. También financió a varios candidatos republicanos, incluyendo la campaña presidencial de Mitt Romney en 2012. Antes de 2012 las donaciones a los demócratas superaron en mucho a la entregada a los republicanos. Mnuchin, además, contribuyó financieramente a la campaña de Barack Obama de 2008. Desde el año 1995 Steven Mnuchin, según un centro de intregidad política de EEUU, ha financiado con 120 mil dólares a distintos actores políticos del partido demócrarta y republicano, incluyendo la campañas al senado de Barack Obama al inicio de su carrera política. 

Es un banquero que hace política y que juega en todas las bandas que sean necesarias para captar cuotas de poder en el gobierno estadounidense. Sus donaciones mayoritarias al partido demócrata lo insertan dentro de la estructura de poder de los grandes lobbys aliados a Israel, del negocio armamentístico y financiero global, que atacan frontalmente a Venezuela, mediante estrategias de guerra no convencional: bloque financiero, sanciones, asedio diplomático, intimidación militar, guerra mediática, etc. 

La oligarquía financiera tiene en Steven Mnuchin uno de sus cuadros más preparados. Ahora como Secretario del Tesoro estadounidense el diámetro de su poder se amplifica. Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, es uno de los objetivos más deseado por estos poderes fácticos. De esa imperiosa necesidad las sanciones contra el Vicepresidente de Venezuela, en palabras de un pran de Wall Street.

Notas relacionadas