La Asamblea Nacional sabotea la recuperación de la economía

La sesión parlamentaria del 27 de septiembre estuvo centrada en boicotear mediática y operativamente la propuesta de canje de bonos de Petróleos de Venezuela.
 

¿Por qué es importante el canje de bonos de PDVSA?

La propuesta de canje de bonos realizada por Petróleos de Venezuela (Pdvsa) el pasado 19 de septiembre es decisiva para la recuperación económica del último trimestre del año. Esta operación, como ya fue explicado con anterioridad por Misión Verdad, busca cambiar los bonos de deuda que vencen en abril y noviembre de 2017, por otro con vencimiento en 2020, extendiendo así los pagos de la deuda externa para mejorar las finanzas de la empresa y elevar el flujo de importaciones del país.

Es decir, de ser exitosa la operación, Pdvsa y en consecuencia el país contarán con aproximadamente 4 mil 500 millones de dólares, cifra expresada por los principales opinadores económicos del chavismo.

Pero lo que hace aún más estratégica esta operación es el contexto en el cual se da: según Reuters finalmente se llegó a un acuerdo de congelamiento y reducción de producción de 5% a lo interno de la OPEP que busca una recuperación de precios en el mercado petrolero mundial a corto y mediano plazo. Venezuela fue un actor clave dentro de esta negociación.

En este sentido, la propuesta de canje de bonos de Pdvsa es un tema de interés nacional, debido que por esa vía el país podrá recomponer medianamente sus finanzas -aprovechando el aumento de los precios del petróleo- e inhibir el bloqueo financiero sostenido por calificadoras de riesgo y bancos internacionales.

El antichavismo no tiene intereses nacionales

Pero como el interés de la MUD no es apoyar iniciativas que lo favorezcan a usted y al país, prefiere hacerle la segunda a Standard and Poor's y a los bancos de la élite financiera global.

Bajo la figura de "Acuerdo sobre los efectos del canje de bonos de Pdvsa", diputados de la MUD perfilados en temas económicos y financieros intentaron restarle credibilidad a la operación. José Guerra, por su parte, afirmó tautológicamente: "¿Por qué la estatal petrolera tiene que plantear un canje?".

Aprovechó su derecho de palabra para decir que "Pdvsa hoy es una empresa en bancarrota y una empresa mal manejada", mientras con un rosario en la mano suplica que los tenedores de bonos confíen en su palabra, no entren al canje para que así la situación del país continúe empeorando.

Luis Stefanelli también intervino durante la plenaria para sacar a relucir el mediatizado "Caso Andorra", intentando incluir a Pdvsa en ese expediente de corrupción. Las gestiones que en algún momento dirigió el Departamento del Tesoro de Estados Unidos sobre el caso no incluyen a la petrolera venezolana, más allá del recurrente amague que es realizada desde los medios corporativos. No existe ninguna prueba sólida.

Nada peor para la agenda de la MUD que el país mejore su situación económica

Freddy Guevara, en su condición de presidente de la Comisión de Contraloría de la AN, afirmó que no reconocerían ningún "acuerdo internacional" y que según sus palabras serían investigados aquellos que participarán en el canje por ser supuestamente ilegal, intentando atemorizar a los tenedores de bonos fabricando un vicio de nulidad que en ninguna ley venezolana existe.

La cuestión de fondo

En la actualidad el canje de bonos de Pdvsa se encuentra en su mejor momento, dado que hubo un mejoramiento de la oferta inicial que ha generado reacciones favorables por parte de los tenedores de bonos.

En este sentido, no es casual que la sesión de la AN se haya centrado en esgrimir falacias e informaciones sesgadas con tal de restarle credibilidad y generar desconfianza en torno a Pdvsa.

En Misión Verdad lo dijimos hace pocas semanas: la Asamblea Nacional gestiona el bloqueo financiero. Y este acuerdo sobre el canje de bonos forma parte de la ejecución del mismo modus operandi desde que tomaron posesión, dirigido a desinformar sobre la situación económica del país con embajadores y encargados de negocios para que se inhiban de participar activamente en proyectos de inversión en distintas áreas de la economía nacional, ya que según los diputados dichas acciones serían ilegales y no reconocidas por un gobierno antichavista.

El país está judicializado mediática, política y financieramente desde el extranjero. Los diputados de la MUD son quienes dirigen a lo interno esa agenda de asedio y agresiones permanentes.

Ese acuerdo, contentivo de imprecisiones, expedientes mediáticos y judiciales de instituciones extranjeras y opiniones dudosas, será entregado a todas las embajadas y encargados de negocios acreditados en el país. Con esta acción intentan generar desconfianza en torno a la operación y a los tenedores en el extranjero, que toman a las embajadas y sus agregadurías de negocios como un cable a tierra para monitorear la situación interna de los países y sobre la base de esas informaciones tomar determinadas decisiones. 

Eso es precisamente lo que buscan influenciar.

Así como el canje de Pdvsa es decisivo para el último trimestre del año, también lo es la recuperación de los precios del petróleo, dos objetivos que el chavismo establece como prioritarios para mejorar la situación económica del país durante este último trimestre que está por empezar. La MUD, por su parte, se dedica al saboteo. Y es un tema de sobreviviencia: nada peor para su agenda política que el país mejore su situación económica. Ellos mismos al encerrarse en el discurso de la crisis explicado por sí mismo y como un problema de gestión económica, asumieron los riesgos que los hace ver descolocados ante la opinión pública. 

Mientras esto sucede, el antichavismo se compromete en hacer hasta lo imposible con tal de que al país no ingrese ni un solo dólar para que usted siga jodido y así se motive a movilizarse por el fallido revocatorio en 2016.

Notas relacionadas