Invasiones de nuevo cuño: el pretexto de la salud en Venezuela

En días pasados publiqué un artículo en este mismo medio sobre las nuevas políticas de invasión de los Estados Unidos y la salud: "Invasiones de quinta generación". Ya había comentado sobre el tema en el año 2011, pero los movimientos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) las actualizó, o más bien, las concretó.

Llama la atención que en estos últimos días, nuestro Ministro de la Salud anunció que se habían adquirido centenares de equipos de fumigación para cubrir la extensa área del sur venezolano, estados Bolívar y Amazonas (los de mayor territorio). Es usual para poder hacer una fumigación que resulte eficaz en grandes territorios, utilizar el método aéreo en avionetas y/o helicópteros acondicionados para tal fin, igual como se hace en la fumigación de grandes plantaciones agrícolas.

En mi opinión se trata de un tema de seguridad nacional. Es necesario informar al mundo lo que estamos haciendo en pro de la salud pública. Debemos investigar y salirle al paso a falsos positivos que la mediática quiere imponernos. Por ejemplo: me enteré, por un colega médico, que en la zona de Veroes, estado Yaracuy, descubrieron, una nueva cepa de Plasmodium malariae (*). De ser cierta esta información, es necesario que el Ministerio del Poder Popular para la Salud tome las medidas epidemiológicas correspondientes que protejan a la población, pero, si se trata de un falso positivo, el Estado venezolano debe tomar las medidas punitivas correspondientes a quienes quisieran crear falsas alarmas para justificar una invasión "humanitaria".

Y esto me atrevo a decirlo porque la OMS ha superado la fase retórica del tema de los "ejércitos de la salud". La OMS está instalando "Centros Operativos Estratégicos”.

Caso clave y de gran prioridad es el manejo de los brotes epidémicos. La OMS ha creado "el mecanismo de coordinación global para la investigación y desarrollo a fin de prevenir y responder a los brotes epidémicos" ("Global Coordination Maechanism -GCM- for Research and Developement -R&D- to prevent and respond to epidemics"), algo que visto por el nombre no llamaría la atención y pasaría como otro proceso normal de la OMS. Lo que despierta sospecha es que las organizaciones que forman parte de este cuerpo fueron nombradas de la noche a la mañana por funcionarios de la OMS, sin consultar a los países miembros, y claramente son organizaciones muy poderosas de los países centrales, que obviamente no pasaron por el mecanismo de triaje necesario para poder ser validadas como actores no gubernamentales (ONGs) en interacción con la OMS; mecanismo éste que fue aprobado por los países miembros después de arduas discusiones.

La excusa que se da es que este grupo no tendrá inferencia técnica o científica con los expertos nombrados formalmente, sino más bien de coordinación y facilitación de los organismos políticos, filantrópicos, farmacéuticos, para que puedan contribuir de manera inmediata aportando su capacidad técnico/científica. Por ejemplo: diagnóstico, prevención, tratamiento y operación. Es decir, organizarán "los comandos de ataque" que con el visto bueno de la OMS deberán ser "acogidos con beneplácito" por los países afectados sin preguntar a cuál costo pecuniario y/o político.

Parece ser que no hay interés en hacer las preguntas pertinentes por parte de los representantes de países soberanos, y menos aún en actuar. Hay quienes ven con tristeza que la representación venezolana, o no se presenta cuando se abordan los temas, o que cuando lo hace, asiste sin preparación ni conocimiento necesario técnico y fundamentalmente político para poder defender la soberanía en esa trinchera.

Hay que ponerse las pilas, comprender la geopolítica, la política de salud (no la de enfermedad), y comprender que no basta con fumigar con avionetas.

Recordando al General Perón: "La verdadera política es la geopolítica, el resto es cabotaje".


(*) Plasmodium malariae es un protozoario parásito que causa malaria en humanos y perros. Se relaciona estrechamente con Plasmodium falciparum y Plasmodium vivax que son responsables por la mayoría de las infestaciones.

Notas relacionadas