Fondo de inversión descarta default en Venezuela para 2017

Desde los Estados Unidos se ha tratado de empujar, mediante agresiones financieras y fraudes informativos, a Venezuela hacia el pozo sin fondo del impago o default. Sin embargo, toda vez que se ha querido endilgarle una deplorable situación financiera al país, la mentira es señalada y puesta en su lugar como una simple mampara de ataque calculado.

Declaraciones de Guerra

Bien es sabido que las grandes corporaciones y bancos de Wall Street tienen su vocería instalada en la MUD, aquí en Venezuela. Lo que declaran altos operadores desde sus opulentas oficinas en Nueva York se replican en todos los medios que se hacen llamar a sí mismos independientes.

Uno de los tiburones más agresivos de Wall Street es JP Morgan, que había declarado en noviembre de 2016 que Venezuela caería en default para unirse al coro de las calificadoras de riesgo, que continuamente levantan informes fraudulentos en torno a la economía y las finanzas del país.

El diputado José Guerra, economista premium de la MUD, repitió como un loro que Venezuela tenía uno de los riesgos-país más altos del mundo. Lo trató de explicar en unas declaraciones durante un programa de radio de la coalición opositora con un tono técnico digno de un pichón de Harvard, desestimando para su audiencia la agresión financiera en curso.

Asimismo, mostró un supuesto informe del banco JP Morgan para "demostrar" el incumplimiento del pago de los bonos por parte del Gobierno Bolivariano:

No es la primera vez que el presidente Nicolás Maduro denuncia públicamente las agresiones financieras que sufre el país por parte del Departamento del Tesoro gringo y los bancos aliados de Wall Street. En diciembre pasado, dijo que desde el norte se busca empujar a Venezuela a un estado de impago de sus deudas mediante el sabotaje y la desinformación a cuenta de grandes intermediarios financieros como JP Morgan o Citibank.

"Cuando se hizo el canje de bonos de Pdvsa, hasta el último minuto estuvo Estados Unidos y su Departamento del Tesoro amenazando a los tenedores de bonos para que no hicieran el canje, nosotros logramos el 53% del pago y llegamos a 60 mil millones de dólares en 20 meses", dijo el presidente Maduro durante una alocución hace un mes.

Las declaraciones desde Nueva York replicadas por José Guerra fueron desmentidas posteriormente por el mismo banco JP Morgan, aunque la mediocracia local tiene el tupé de llamarle corrección y nunca caretablismo informativo.

El impago venezolano, otra peligrosa ficción

Calificado como uno de los fondos de inversión más respetables del mundo, Adar Capital Partners asegura que Venezuela "esquivará" el impago de sus deudas en 2017.

Con sede en las Islas Caimán, el fondo especializado en Latinoamérica y Europa considera que los que apuestan por el default venezolano a consecuencia de la caída del petróleo "se han equivocado".

El fondo de cobertura (en inglés hedge fund), que cuenta con el grueso de sus clientes en los EEUU, considera que el cumplimiento de obligaciones seguirá por buen camino como viene ocurriendo desde el año 2014, tiempo en el que ha afrontado vencimientos por 32 mil 400 millones de dólares.

En el informe, publicado en diciembre, explica que en el "hipotético" caso de que Venezuela se viera privada de acceso al mercado internacional de capitales, y por tanto no pudiera emitir nuevos bonos para refinanciar las emisiones próximas a vencimiento, "sólo" habría de amortizar papeles por 6 mil 600 millones de dólares. Una cifra que desde Adar se reconoce "alta" pero que se relativiza en función del "tamaño y potencial" de la economía del país.

La conclusión del informe es tajante: Venezuela seguirá afrontando puntualmente su calendario de compromisos de deuda. El país no entrará en impago en 2017 a pesar de las crecientes tensiones derivadas de la continua depreciación del petróleo. Los vencimientos no serán problema incluso sin nuevas emisiones.

Esta convicción se apoya en el hecho de que "el Estado es el principal exportador e importador de productos", dice Diego Marynberg, gestor de cartera de Adar Capital Partners. En este sentido, califica de "catastrófico" el efecto que tendría entrar en default para el conjunto de la economía nacional por obvias razones.

Ante esta posibilidad, Marynberg señala que "en las peores circunstancias imaginables" el presidente Nicolás Maduro ha asumido un rol de "absoluta responsabilidad y pragmatismo" al abonar "cada uno de los vencimientos tanto de capital como de intereses", a la par que ha dado un nuevo impulso a los esfuerzos por reducir la deuda externa del país en un momento de difícil cuadratura de presupuestos y estabilidad de las arcas públicas.

Notas relacionadas