Estos son los titulares de inicio de semana

A telefonazo limpio

Tal parece que a Trump le han revelado un secreto, una clave fundamentalísima: a los presidentes latinoamericanos de derecha se les bajan las medias cuando reciben la llamada de un presidente yanqui (a sus acólitos se les bajan con solo ver el video de un gringo cualquiera). Cuando se da el encuentro en persona, el arrodillamiento y la bajadera de pantalones ya no es normal. Ahora le tocó al panameño Varela: telefonazo del magnate, tembladera generalizada y "sí señor, cómo no, hay que castigar a Venezuela".

Antes recibieron su dosis Santos, Macri y Kuczynski. Ya veremos para dónde va y a dónde llega esta latigueadera telefónica. Porque algo queda claro: tanto calentamiento de orejas debe tener algún fin; Trump parece y probablemente es medio loco, pero para algo querrá ganarse la voluntad y la sensación de fraternal cercanía de nuestros vecinos. Jugada medio chistosa pero digna de meticulosa revisión.

Sofía Ímber

Se le fue la juventud pujando para ver derrocado a Fidel y la vejez pujando para ver derrocado a Chávez y a Maduro. En los obituarios los "analistas" la llaman "mujer exitosa". Paz a sus restos (a los restos de los analistas).

La ¡firrrme! e indoblegable prensa venezolana

Para los periódicos de la derecha local, todo lo que se acerque a menos de diez kilómetros al Gobierno de Venezuela ya es sospechoso de corrupción, perversidad, hijueputismo, mala entraña. El pobre Rodríguez Zapatero se ha embarrado de esos señalamientos y acusaciones docenas de veces, tan solo porque en su condición de mediador entre el Gobierno y el antigobierno de la MUD el hombre no se ha puesto del lado de la oposición. En El Nacional lo consideran la peor llaga del más destrozado leproso, porque viene a apoyar el diálogo, y dialogar, según los aguerridos jerarcas de El Nacional, es síntoma de debilidad y de traición.

Así que Zapatero viene, soporta su lluvia de excrementos, se larga, espera que la tempestad medio se calme y vuelve a venir. Parece que ahora anda por aquí otra vez. Increíblemente, han pasado cerca de 6 horas desde que llegó y no ha recibido todavía el primer bofetón en los medios. ¿Saben por qué? Pues porque el Zapatero ha cambiado la táctica: el hombre en vez de dirigirse desde el aeropuerto hasta Miraflores ha ido directo a reunirse con los dueños de portales y periódicos.

Y adivinen qué. Pues sí, adivinaron: ahora miren con cuánto respeto y elegancia se refieren a él en la cloaca El Nacional: "La llegada del también facilitador del diálogo en Venezuela a Caracas se confirmó luego de que se reuniera este lunes con representantes de la Cámara de Periódicos de Venezuela, quienes consignaron un documento en apoyo a su gestión en la mesa de diálogo y le solicitaron la incorporación de este sector a las deliberaciones entre el gobierno y la oposición". Tan bravotes y valerosos que parecían, ¿no? Universitarios.

En Harvard

Un extraño aquelarre de universidades para ricos ha premiado a un grupo de cachorros de burgueses de la UCAB y la Simón Bolívar, como ejemplo y modelo de nosequecosa de las Naciones Unidas. En eso se la pasan, insulflándose ánimos y trasegando por esa vía algunos dólares, cualquiera se imagina para financiar qué cosa. Para los distraídos: la Universidad de Harvard es aquel burdel donde le enseñaron a Leopoldo López a hacer las cosas sorprendentes que ha sido capaz de hacer: jurar que gracias a su enorme popularidad acabará en pocas semanas con el Gobierno y terminar preso por varios años, sin que el pueblo lo recuerde siquiera. Harvard es (lo mismo que la UCAB y la "Simombo") eficiencia, compromiso, eficacia, guao, insignia de profesionales y líderes visionarios y competentes. Felicitaciones.

Hablando de López

Dos (2) eurodiputados se pronunciaron por la liberación de Leopoldo López; en los medios venezolanos el titular fue: "EUROPA exige a Venezuela que libere al tipo". Todo un continente en la voz de dos señores (Panzeri y McAllister son sus apellidos). Una declaración de Antonio Tajani (presidente del Parlamento europeo), en Twitter, reza: "Es contradictorio tener presos políticos y llamarse democracia". Como en Twitter se escribe tan corto no le alcanzó el espacio para precisar si ese señalamiento fue contra Estados Unidos, Israel, Italia, España, Francia, Canadá, Argentina, Colombia, Perú, México, Alemania, Gran Bretaña, Arabia Saudita, Libia o Irak (países donde se pudrieron o se pudren actualmente miles de presos políticos), pero todo parece indicar que se estaba refiriendo a Venezuela. Qué raro.

Todos contra Lenín; todos con Lenín

La derecha ecuatoriana no tenía por qué ser distinta a la del resto de los países del continente: gritó fraude cuando fue derrotada, y ahora será capaz de negociar cuanto haya que negociar parta evitar que el ensayo de gobierno revolucionario tenga continuidad. De cara a una segunda vuelta lograda en agónico final, han comenzado a moverse las fichas decisivas en el tablero en el país suramericano. La Revolución Ciudadana tendrá que echar el resto para tratar de contener al mismo espíritu facho que llevó al poder a un Macri mediante idénticas jugadas. Toda nuestra atención y nuestra energía con el pueblo de Ecuador.

Notas relacionadas