En solitario Manuel Rosales mueve más gente que la MUD

Y más específicamente que Voluntad Popular y Primero Justicia.

El pasado jueves 12 de enero el histórico dirigente del partido regional Un Nuevo Tiempo Manuel Rosales hizo presencia en la ciudad de Maracaibo para dirigir un conjunto de actos proselitistas, luego de que fuera puesto en libertad el 31 de diciembre del año 2016, según informó en su cuenta Twitter.

Aunque Un Nuevo Tiempo es un partido regional, con menor militancia y recursos logísticos y financieros que partidos de alcance nacional como Voluntad Popular y Primero Justicia, las concentraciones y caravanas que se suscitaron el pasado día jueves en Maracaibo superaron en cantidad los últimos intentos de movilizaciones de la MUD en los últimos meses de 2016, tanto en Caracas como en el interior del país.

Resaltan a fines comparativos las insuficientes movilizaciones del 7 y 14 de septiembre del año pasado, que no lograron ni la toma de los CNE regionales como estaba planteado ni el lleno total de distintas zonas, autopistas y avenidas principales de las ciudades más importantes del país.

Con la misma suerte corrió su último intento de movilización de 2016 con el publicitado ensayo para la recolección del 20% de las firmas del difunto referendo revocatorio el 12 de octubre, diseñado para 1 mil 335 puntos en todo el territorio nacional, el cual no tuvo mayor impacto o relevancia política que comentar.

Las fotos recopiladas por el portal Lechuguinos dieron cuenta de la poca cantidad de militantes y seguidores antichavistas que acató la convocatoria de la MUD, en un día definido como "crucial" para conseguir el referendo revocatorio prometido irresponsablemente por sus dirigentes.

Manuel Rosales da de esta forma un sólido mensaje de que llegó para quedarse

Es importante señalar que cada uno de estos espasmos de movilizaciones y concentraciones antichavistas contaron con el apoyo total de los medios nacionales aliados de mayor audiencia y con los recursos logísticos, operativos y políticos de los principales dirigentes de la oposición. La realidad demostró una lógica que funcionaba al revés: mientras más unificadas era las convocatorias y más dinero se les inyectaba, menos personas asistían.

Sin contar con ese apoyo irrestricto y seguramente con la envidia de los precandidatos presidenciales de Primero Justicia y Voluntad Popular -desde Henrique Capriles, pasando por Julio Borges hasta llegar a Freddy Guevara-, esa mezcla entre el Conde del Guácharo y Leonardo Padrón nombrada Manuel Rosales logró movilizar muchas más personas que la MUD. En una sola ciudad.

Según información suministrada por La Patilla, "las concentraciones se llevaron a efecto en varios de los principales puntos de la ciudad, tales como Plaza de Toros, Padilla, Bella Vista, Villa Bolivariana en San Francisco, Lagunillas así como también se realizó una caminata desde el Centro Comercial Galerías hasta La Basílica Nuestra Señora de Chiquinquirá donde el pueblo expresó su fervor religioso y agradeció a La Chinita por el regreso de Manuel Rosales".

Asimismo el secretario de la organización de la tolda azul, Douglas Santana, afirmó: "Esta es una prueba de las emociones que tiene la zulianidad con Manuel, ya que él hizo tanto por este estado. Manuel Rosales es el auténtico líder del Zulia".

Manuel Rosales da de esta forma un sólido mensaje de que llegó para quedarse. Para seguir llenando la historia del antichavismo de redundancias repetitivas y de expectativas incumplidas, pero ahora con la comedia de por medio, en menoscabo de los políticos sifrinos que tantas decepciones le han propinado a los antichavistas.

En la parte más emotiva de su discurso de recién llegada, el dirigente zuliano remató como en sus mejores tiempos, orgulloso de lo que representa: "Y después pasé más de un año preso... allá en la cárcel... en una celda".

Notas relacionadas